| Secciones
| Clasificados
Tres Arroyos, MIÉRCOLES 24.04.2024
// 15.1 °C
DÓLAR HOY: $859 | $916
DÓLAR BLUE: $1005 | $1035

Argentina aún tiene un alto índice de consumo de cigarrillos

La epidemia de tabaquismo es un problema internacional con consecuencias sanitarias, sociales, económicas y ambientales devastadoras. El tabaquismo es responsable de unas 7 millones de muertes anuales a nivel mundial, y de costos sanitarios y ambientales que, en general, exceden las recaudaciones fiscales por los impuestos al tabaco. 

En Argentina, la prevalencia de consumo de tabaco ha sufrido un descenso en los últimos años, como consecuencia de la puesta en marcha de políticas públicas de control de tabaco. Según la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (ENFR), que el Ministerio de Salud de la Nación realiza periódicamente junto al INDEC desde el 2005, la tasa de consumo de tabaco en adultos viene descendiendo de modo sostenido en el país. 
Mientras que en 2005 la prevalencia de fumadores era de 29,7%, en 2018 era del 22,2%. A pesar de la tendencia descendente del consumo de tabaco, la prevalencia de fumadores es aún muy elevada en la Argentina y es una de las más altas en la región, por lo que las políticas deben ser profundizadas. 
Además, preocupa el hecho de que la epidemia de tabaquismo se desplaza hacia las mujeres, que hoy fuman más que los varones en edades tempranas, y se desplaza a edades cada vez más jóvenes, encontrando en la actualidad que la edad de inicio del consumo son los 12-13 años.
También ha disminuido la frecuencia de exposición al humo de tabaco ajeno. 
Sin embargo, datos del 2018 muestran que un 25% de personas siguen estando expuestas al humo de tabaco en los hogares y 21% en los lugares de trabajo. El humo del tabaco contamina los ambientes cerrados ya que contiene más de 7000 sustancias químicas, 69 de las cuales pueden producir cáncer. 
Aunque el humo puede ser invisible e inodoro, puede permanecer en el aire días, meses y hasta años exponiendo a las personas a un gran número de sustancias tóxicas.
En nuestro país un estudio reciente del Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria (IECS) muestra que cada año, 92.974 fumadores sufren Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), 25.707 sufren neumonía y 9514 sufren cáncer de pulmón debido a su consumo de tabaco. 
Las principales enfermedades que producen la muerte en los fumadores son las cardiovasculares (10.628). Sin embargo, cada año, de todas las muertes atribuibles al tabaquismo, 8846 se deben a la EPOC, 8247 al cáncer de pulmón, 3544 a neumonía y 5160 a la exposición pasiva al humo de tabaco ajeno. 
En promedio, un fumador vive 10 años menos que un no fumador. Además, uno de cada 4 fumadores llega a perder más de 20 años de vida como consecuencia del tabaco.
Del total de todas las muertes que ocurren en nuestro país, el 13,6% son consecuencia del consumo de tabaco y de la exposición al humo de tabaco ajeno.
La Organización Mundial de la Salud ha dispuesto que el Día Mundial Sin Tabaco 2019 se centre en las múltiples maneras en las que la exposición al tabaco afecta la salud pulmonar.
Cuando se empieza a fumar, casi desde el minuto uno, el tabaco tiene claro su primer objetivo: el pulmón. 
Las más de 7000 sustancias tóxicas que ingresan en las vías aéreas a través del humo atacan directamente la función pulmonar y, progresivamente, la van debilitando. El humo del tabaco contiene muchas sustancias químicas y partículas que irritan las vías respiratorias y los pulmones. 
Cuando un fumador inhala estas sustancias, el cuerpo trata de eliminarlas al producir mucosidad y al toser. Es importante tener en cuenta que el aerosol (vapor) que emiten los cigarrillos electrónicos no es inocuo y también puede producir daño importante en el pulmón, incluyendo lesiones similares al enfisema. 
Las principales consecuencias del tabaquismo a nivel del pulmón incluyen: alteración de la función pulmonar, cáncer de pulmón, enfermedades respiratorias crónicas, neumonía, tuberculosis, en útero (bebés expuestos a las toxinas del humo del tabaco): en la infancia (niños pequeños cuya función inmune se ve alterada por la exposición al tabaco).

Medidas 
Lo mejor que puede hacer el fumador para prevenir estas complicaciones es dejar de fumar.
A su vez, es importante que se respeten los ambientes cerrados 100% libres de humo de tabaco para reducir la exposición en fumadores y no fumadores y no dejar que nadie fume adentro de una casa y/o automóvil. 
El ejercicio físico puede actuar como aliado y atenuar los daños que produce el consumo de cigarrillos en la salud respiratoria.

 

               —————————————————————————–
Contacto
El CPA Tres Arroyos se encuentra ubicado en 1810 Nº 475. Su teléfonos son (2983) 422949 y (2983) 15649142.
Forma parte del Ministerio de Salud de la provincia, Subsecretaría de Determinantes Sociales de la Salud y la Enfermedad Física, Mental y de las Adicciones.  
COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR