| Secciones
| Clasificados
SÁBADO 15.06.2024
DÓLAR HOY: $884 | $943
DÓLAR BLUE: $1250 | $1280

A dar la bienvenida al Club de Ciencias

Por Marina S. Andreasen 

El próximo lunes 4 de noviembre, a las 9.30, se presentará oficialmente el Club de Ciencias de Claromecó: “Custodios Cre–Activos”, único con esas características en Tres Arroyos. 
Quienes asistan, además de escuchar, en una primera parte, la presentación protocolar, podrán disfrutar de distintas sorpresas especialmente preparadas para ese día, así como también vivenciar algunos aprendizajes en modalidad taller. 
Esta actividad es una invitación a la comunidad a conocer el trabajo que se viene realizando, así como también a aprender jugando.

La historia 
El grupo surge en el año 2017, con una serie de salidas de observación de la naturaleza, enmarcadas en la materia de Ciencias Naturales, que en 1° año de secundaria dictaba la profesora Romina Rico. En ese momento, la fauna y la flora autóctona fueron los principales temas de acercamiento e investigación. En estas primeras salidas, también estaban Gabriel Francia, Paula Taraborelli y Analia Belaus
En el año 2018, desde el proyecto de Saberes Coordinados del formato de La Nueva Escuela Secundaria, se articula el trabajo de las materias Ciencias Naturales y prácticas del Lenguaje, y se incorpora la participación de Margarita Tourn desde el espacio de Biblioteca, con la búsqueda y selección de información, y posterior realización del libro de autores. 
Ese año, se suman también al proyecto Paula Taraborelli y Analía Belaus, como integrantes del COA (Club de Observadores de Aves) y aportan la posibilidad de acercarse de otra forma a la naturaleza, con la incorporación de tecnología, como lupas binoculares y telescopios. Su participación implicó la incorporación, no sólo de nuevos instrumentos de observación y análisis de flora y fauna autóctona, sino también y fundamentalmente de la concepción de un modo de acercarse a la naturaleza, no invasivo y respetuoso. 
“El telescopio fue todo un descubrimiento. Podíamos observar las aves acostados, sin molestarlas cuando, por ejemplo, están con sus pichones”, cuenta Analía. Y Romina agrega: “Para nosotros fue como una revolución, porque pudimos observar un montón de cosas, formas, colores y movimientos que antes no veíamos” 
El COA, a su vez, brindó material bibliográfico específico a la Biblioteca Popular Bernardo Houssay, que durante todo el proceso fue compartido en el turno mañana, para estar también a disposición de la escuela secundaria. 
El libro de autores 
El resultado final del proyecto de Saberes Coordinados fue la producción y edición del libro “Aves de mi pueblo”, que es una producción de autores de un único ejemplar, que puede ser consultado en la biblioteca del Instituto Secundario. Se describen distintas especies de aves que viven en Claromecó, sus características, comportamientos, alimentación y hábitat, producto de la investigación de estudiantes, docentes y colaboradores comprometidos con el proyecto
“Algo muy lindo de este proceso fue la posibilidad de contactarnos con fotógrafos y fotógrafas locales, que privilegiamos usar en las imágenes del libro”, cuenta Margarita Tourn, quien personalmente encuadernó y dió forma final al libro de autores. 
“Fue dejar una huella”, reflexiona Romina Rico: “Ellos hicieron este libro, que al principio fue una tarea, pero luego se engancharon, y ahora trascienden a través de él. Pueden buscarse y verse en el libro, y a su vez otros pueden aprender a partir de lo que ellos trabajaron”, valora. 
El disfrute
“Habíamos recolectado tanta información, teníamos una investigación tan grande del 2018, que queríamos hacer algo con ella, queríamos mostrarla, participar de Feria de Ciencias”, señala Romina. Y así lo hicieron. Pero desde el principio notaron que no tenían las características propias del formato de feria, que está pensada para proyectos acotados al interior de un curso. En cambio, en esto estaban involucrados estudiantes de 1° a 3° años, varias materias escolares, profesionales interesados por fuera de la institución, y también las familias. 
Para poder llevar a cabo el proyecto, trabajaron al interior de las distintas materias, se reunieron una vez por semana en horario escolar en la biblioteca, y también se juntaron muchos sábados, para realizar las salidas de investigación y observación en el campo. 
En el proceso de preparación para presentarse a la Feria, descubrieron que existía la figura de Club de Ciencias, que, sin saberlo, era lo que estaban llevando a cabo en su trabajo interdisciplinar, motivamos por el deseo y la curiosidad de muchas y muchos que voluntariamente se reunían a explorar, disfrutar y aprender juntos. 
En ese momento, decidieron que se presentarían a la Feria de Ciencias de Tres Arroyos, pero con dos stands: uno, con el trabajo de investigación realizado, y otro, con la presentación de la experiencia del grupo, que había decidido conformarse como Club de Ciencias. 
A partir de entonces continúan aprendiendo, enmarcados en este nuevo formato, que les permite transitar la investigación y la vida en la naturaleza de una manera más descontracturada, motivada por el propio deseo de encontrarse, compartir conocimiento y pasarla bien. “Como Club, yo creo que lo que nos une es el disfrute. Todos disfrutamos, todos aprendemos, y todos aportamos un poquito de nosotros”, concluye Romina, sonriendo.

  

COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR