| Secciones
| Clasificados
Tres Arroyos, DOMINGO 14.04.2024
// 15.1 °C
DÓLAR HOY: $855 | $913
DÓLAR BLUE: $975 | $1005

Una lluvia estratégica para el campo

Tres Arroyos volvió a recibir una bendición del cielo en esta campaña fina. A menos de un mes de las lluvias que encaminaron los cultivos, las precipitaciones registradas entre la noche del lunes y el mediodía de ayer resultaron más que oportunas para que cebadas y trigos despierten muy buenas expectativas. “Se trató de una lluvia estratégica de acuerdo a cómo veníamos”, definió Fabricio Lazzarini, presidente del Centro Regional de Ingenieros Agrónomos de Tres Arroyos (CRIATA). 

“A partir de estas precipitaciones, la cebada cervecera va a terminar con un buen llenado, respetando los potenciales que se venían teniendo en cada zona de acuerdo a lo que había llovido antes. Porque cada zona tiene su techo ya que en algunos lugares hubo estrés hídricos antes que en otros, más que nada por la profundidad y también por la fecha de siembra”, explicó. 
En esta campaña, las fechas se siembra más tempranas sufrieron un poco la sequía. Y en este sentido, Lazzarini advirtió que “para esos lotes puede haber llegado un poco tarde incluso la anterior lluvia”, la del 17 de octubre. 
El cultivo más beneficiado por el agua de esta semana fue el trigo que ya estaba atravesando su período crítico. “La lluvia fue estratégica para lo que es trigo pan y trigo candeal. Las precipitaciones vinieron muy bien para empezar un buen llenado, obviamente que después va a faltar otro golpe de agua, pero este vino muy bien”, analizó el ingeniero.

Favorecidos 
Así como campañas anteriores a Tres Arroyos y su zona de influencia le tocó sufrir con la seca, en este ciclo esta región ha sido favorecida. Porque la foto que muestra el sudoeste y el oeste de la provincia nada tiene que ver con lo que se observa acá. “Cuando se hablan de pérdidas de magnitud en la cosecha fina, no es para nada lo que está ocurriendo acá”, comentó. 
Y agregó: “Si bien el potencial de rinde no es como el año pasado en esta zona, yo pienso que vamos a estar en un buen promedio, vamos a llegar bien. No se van a escuchar seguramente los rendimientos del año pasado, que fue muy bueno, pero va a haber una buena cosecha”. 
En cuanto a la diferencia ocurrida con otras regiones, Lazzarini hizo hincapié que pesó tanto el volumen de lluvias registradas, sino cuándo se produjeron. “La importancia de las precipitaciones muchas veces no tienen que ver con la cantidad sino con el momento. La realidad es que a nosotros el agua vino en el momento justo. Sí hay que decir que hubiese sido necesario en algunos casos puntuales del partido de Coronel Dorrego que hubiera llegado antes la lluvia. Pero en general, en los momentos que se produjeron vino muy bien”, indicó. 
Y completó: “El agua de estos días fue más que oportuna porque hay muchos trigos en floración, muchos espigando y algunos en post floración. Vino en el momento justo, en el período crítico del cultivo”. 
Mejor el trigo 
Debido a esto, haciendo un análisis de cómo está la foto hoy de la fina en la zona, el presidente del CRIATA manifestó que hoy “veo mejor a los trigos que a las cebadas. Tal vez tengan un potencial un poco mayor, están en mejor condición”. Y argumentó: “En la cebada el período crítico empezó un poco antes y en algunos casos no llegó a tiempo la lluvia. En cambio, el trigo al ser un cultivo de ciclo un poco más largo, esta lluvia le cayó mejor y tal vez puedan desarrollar un potencial mayor, siempre y cuando acompañe la tecnología de fertilización”. 
En tanto, a la hora de valorar los momentos en los que llegaron las precipitaciones, el ingeniero no duda: “Aquella lluvia de octubre fue la que realmente salvó la cosecha. Si tardaba 10 días en darse, ahí sí íbamos a tener una merma importante en el potencial de rinde de los cultivos”, dijo. 
Mientras que a la lluvia de esta semana la definió como “la frutilla del postre”. 
Otro factor positivo que ha presentado esta campaña fue la menor presión de enfermedades. “Sanitariamente el año es mucho más tranquilo que 2018, si bien ya se ha aplicado tecnología de fungicida, la realidad es que no es la misma presión del año pasado”, aseguró. 
“Eso tiene que ver con las condiciones del año, en 2018 hubo mayor régimen de lluvias y mayor humedad relativa. En este ciclo el cultivo se desarrolló menos y con menos humedad en el suelo y en el ambiente”, completó. 
Por último, Lazzarini destacó lo bien que también le cayó a cosecha gruesa esta lluvia. “Estamos en plena siembra y vino muy bien porque en algunos sectores ya se había secado esa capa superficial donde necesitas colocar la semilla. Así que estas precipitaciones van a permitir una buena siembra”, comentó. 
En lo que tiene que ver con los cultivos de verano, ya hay mucho maíz sembrado y las siembras de girasol y soja están en pleno desarrollo.

  

COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR