| Secciones
| Clasificados
Tres Arroyos, SÁBADO 13.04.2024
// 15.1 °C
DÓLAR HOY: $855 | $913
DÓLAR BLUE: $975 | $1005

Atrevidos, siguen los robos en comercios y viviendas vigiladas

Vistas de esta entrada: 1

El celo policial incrementado durante el control del aislamiento social obligatorio previsto para evitar la propagación del Coronavirus, la existencia de cámaras seguridad o la presencia asegurada de vecinos en sus domicilios, no alcanzan para calmar a la delincuencia en nuestra ciudad. 

Como muestra de ello basta observar la zona céntrica donde fueron perpetrados los últimos casos que trascendieron públicamente: un kiosco y taller de reparación de celulares en Hipólito Irigoyen y Coronel Dorrego, la casa de Alberto Mazzara, a la vuelta, sobre Betolazza y el local de Camila Peetoom y su madre, acerca del cual se informó en nuestra edición de la víspera, a metros del primero, hacia Saavedra. 
El más significativo de los dos más recientes, lo sufrió Federico García Bugallo en Metrópolis, su kiosco ubicado en la intersección de las calles Coronel Dorrego e Hipólito Irigoyen.
El local, que comprende también un taller de reparación de celulares, un servicio que el propietario incorporó en los últimos años a su actividad comercial, tiene una ventana metálica sobre Hipólito Irigoyen, precisamente el lugar elegido para entrar a robar entre las 2.45 y las de las 3 de la mañana de ayer. 
“Sinceramente no sé cómo hicieron para levantar la persiana”, comentó Federico a LA VOZ DEL PUEBLO, antes de informar que se llevaron efectivo, mercadería, principalmente cigarrillos y cuatro celulares que estaba reparando; un faltante que superaría los 100.000 pesos. 
“Esto es como un juego de la ruleta en el que la bola nos cae en cualquier momento. Hoy me tocó a mí. Me llevaron pocas cosas, pero que valen dinero”, señaló haciendo referencia a la frecuente repetición de hechos en su cuadra. 
Casado con otra comerciante que también sufre el parate económico de la cuarentena, Federico y su trabajo son el único ingreso de la familia por el momento, seguramente una de las razones por las que no pudo dormirse más después del llamado de esa vecina que le advirtió sobre el robo.
Sin embargo, la actitud de su clienta más perjudicada con la situación, no solo le generó gratitud, sino también un poco de alivio, “una señora, que me había dejado dos celulares de los cuatro que me robaron, se acercó y me dijo que no me preocupe, que estaba todo bien. Eso un poco te ayuda a ver cómo te recuperas”.

Horas antes 
La tarde del lunes también fue un momento propicio para robar en la manzana de enfrente. De manera extraoficial, trascendió que el conocido sonidista e iluminador local, Alberto Mazzara, sufrió el robo de una computadora portátil y otros elementos del interior de su vivienda en la calle Betolaza al 400. 
Los ladrones aprovecharon un descuido del vecino, para entrar y, en pocos minutos, alzarse con el citado botín.
Ambos casos se sumaron al robo y daño sufrido por Camila Peetoom y su madre, Cristina Peralta, en la noche del domingo en su local de la calle Hipólito Irigoyen 490, donde luego de violentarle la puerta del frente, delincuentes le sustrajeron mercadería de su local de venta de ropa.

 

          0000000000000000000000000000

Tentativa en un minimercado
Un minimercado ubicado en la calle Sarmiento al 700 volvió a sufrir una tentativa de robo en la noche del lunes. Se trata del mercadito “Miscelánea”, donde un solitario delincuente intentó ingresar por los fondos pero, aparentemente a sabiendas de la existencia de una alarma en el lugar, abortó su intención. 
No obstante, según se lo confirmó Sergio Alem a LA VOZ DEL PUEBLO, el hallazgo de un marco de abertura roto y el ruido escuchado por otra vecina alrededor de las 23, confirmaron la existencia del ilícito que, ante la ausencia de faltantes, no fue denunciado ante las autoridades, se indicó. 
COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR