| Secciones
| Clasificados
Tres Arroyos, LUNES 15.04.2024
// 15.1 °C
DÓLAR HOY: $855 | $913
DÓLAR BLUE: $975 | $1005

Florencia encontró su Sintonía

Con la incertidumbre propia de dar comienzo a un proyecto nuevo y propio, hace un año, precisamente el 1º de mayo de 2019, el emprendimiento familiar de Florencia Mari y Alejandro Astrada daba sus primeros pasos. “Es como si fuera un bebé para nosotros. Es algo que lo vimos nacer y ahora lo estamos viendo crecer”, expresó Florencia, quien, con esas palabras, hizo un resumen del significado que para ella tiene su iniciativa denominada Sintonía Alfajores Artesanales. 

La marca fue creada por Florencia y Alejandro a mitad del año pasado y, poco a poco, logró meterse en diversos comercios de la ciudad. A base de horas y horas invertidas en lo que es la producción, presentación y logística, este producto cien por ciento artesanal y con ADN tresarroyense fue afianzándose en el mercado local con resultados más que alentadores.
“Haciendo una evaluación de lo que fue el primer año, podemos decir que el balance es más que positivo”, señaló Florencia, quien, inmediatamente, transformó en palabras lo que siente con las devoluciones que recibe de su clientela. “Es muy gratificante la respuesta de la gente. Nos elogia las variedades y la calidad del producto. Eso, sin dudas, nos da un envión para seguir”, afirmó. 
Si bien el actual contexto que se vive por la pandemia aplacó los ánimos de muchos emprendedores que se ven invadidos por la incertidumbre, tanto Alejandro como Florencia mantienen una alta dosis de optimismo. Como todos, saben que pensar a largo plazo es un riesgo que, al tener en cuenta el actual escenario, no están dispuestos a afrontar. “Por ahora, la idea es afianzarnos y, a partir de eso, ir creciendo como marca”, remarcó Alejandro. 
Inicios 
Florencia es Analista en Calidad de Alimentos. Durante diez años, trabajó en Cereales 3 Arroyos -ex Laso- pero el ya conocido desenlace de la firma la obligó a incursionar por otro camino. Lejos de bajar los brazos apostó por un proyecto personal, el cual, al poco tiempo, se convirtió en familiar. 
Con el apoyo de su esposo Alejandro, transformó el garaje de su vivienda en una impecable sala de elaboración, la cual, más allá de disponer con el equipamiento necesario, cuenta con todos los permisos y habilitaciones correspondientes para la fabricación de alfajores artesanales. 
Los inicios fueron complejos, como sucede en todo emprendimiento productivo. En el comienzo, los clientes eran familiares y allegados a la familia. El famoso “boca a boca” fue fundamental para que la clientela vaya en aumento. Otro factor clave para eso fue el máximo aprovechamiento de las redes sociales, una herramienta utilizada a pleno para dar a conocer el producto. 
“Fue un camino difícil, pero logramos que Sintonía crezca y pueda instalarse. Transcurrimos el primer año del proyecto. Fue justo un año de elecciones, que en nuestro país siempre son especiales. Ahora estamos en cuarentena, pero seguimos con el mismo optimismo del primer día”, expresó Florencia, quien desde su niñez siente algo especial por el mundo de la gastronomía. 

Clave 
En los comienzos, Florencia centró sus esfuerzos en producir cuatro variedades de alfajor artesanal: dos de negro, una de blanco y otra de fruta. Luego, anexó conitos negros y posteriormente el conito blanco. Más tarde agregó el alfajor puro chocolate. 
Cuando Florencia se refirió a “siempre ir por más”, dio elocuentes muestras de eso. No se quedó con los positivos resultados conseguidos en nuestra ciudad, sino que fue por más. En la última temporada de verano, logró instalar el producto en Claromecó y en Reta, destinos en los que también cosecharon elogios de parte de los consumidores de la marca Sintonía. 
Mientras tanto, y en el marco de la Semana del Alfajor, que es del 4 al 10 de mayo, Florencia introdujo una novedad a su propuesta: el alfajor de nuez. “En la Fiesta Provincial del Trigo, en la cual estuvimos con un stand para mostrar y dar a conocer la marca, nos pidieron mucho el alfajor de frutos secos. Y como nos pareció que la nuez podía ser lo más rico para un alfajor, diseñamos esta nueva variedad que estamos lanzando ahora”, expresó la emprendedora al referirse al nacimiento de una nueva variedad producida por ella misma. 
Tanto Florencia como Alejandro son conscientes del producto que ofrecen. Y, a su vez, admitieron que encontraron la receta y combinación de factores para lograr que los alfajores hayan causado un positivo impacto en los consumidores. “La gente que probó algo por primera vez y le gustó eso que probó, luego, cuando vuelve a probar el producto, quiere que siga siendo igual. Eso es clave. Nosotros seguimos con la misma calidad. Tratamos de mantener la relación precio-calidad y, al mismo tiempo, vamos incorporando variedades para ir satisfaciendo las necesidades de los distintos clientes”, mencionó Florencia. 
No obstante, quienes llevan adelante el emprendimiento familiar no se conforman con lo conseguido hasta el momento, pero mantienen una línea de trabajo sustentada en dar pasos cortos pero seguros. “La idea es expandirnos y llegar a más lugares. Lo importante es sostenernos y afianzarnos. Hemos mejorado mucho el packaging. Por más que el alfajor sea de muy buena calidad, si no tiene una buena presentación y no es vistoso, no llama la atención. Mucha gente se acercó al stand de la Fiesta del Trigo porque le gustó lo que vio a simple vista”, sostuvo. 
Repercusión 
La llegada de la marca Sintonía a Claromecó y Reta derivó en que en el producto ya sea conocido en diversos puntos del país. “Hubo gente de Buenos Aires y de otros lugares que en las vacaciones probó el alfajor y que, por medio de Facebook, me preguntó dónde se podían conseguir en sus lugares de residencia. Nos ha pasado, por ejemplo, que nos ha llamado gente de La Pampa para felicitarnos. Eso nos pone muy contentos y nos da un envión para seguir”, comentó Alejandro. 
“En el verano y en la Fiesta del Trigo nos fue muy bien. Nos demandó, como todo, muchas horas de trabajo y dedicación. Este producto es netamente artesanal. No es nada industrializado”, indicó Florencia, quien, en sintonía con su pareja, Alejandro, agradeció a los clientes y comercios que apostaron por la marca que ella impulsó y que, poco a poco, fue ganando terreno en el mercado local. 
COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR