| Secciones
| Clasificados
JUEVES 13.06.2024
DÓLAR HOY: $884 | $943
DÓLAR BLUE: $1245 | $1275

Pesadillas

Al abrir aquella vieja puerta marrón, aquella que se abre con la furia e ímpetu del viento, aquella que lleva al desolado y olvidado jardín, me sentí pequeña, comprendí lo insignificante que somos, somos superficiales, nos complacemos con cosas materiales, hasta que llegamos a un punto en que nos han arrebatado todo. Ahí entendí que las mejores cosas son aquellas que no podemos ver. Anhelamos tanto al atardecer porque es ese el preciso momento del día en el que todo lo material pasa a ser un simple contraste. 

Sentir la tranquilidad que transmite el brillante y cálido resplandor del sol que me azota el rostro de una forma en la que me hace olvidar todas aquellas imperfecciones de este mundo en destrucción, aquel lugar hermoso, vibrante, lleno de vida y felicidad que en algún momento fue. Éramos felices y no lo sabíamos. El preciso momento en el que abandonás la comodidad y el calor que emitía aquella máquina, creadora de bellos momentos que luego guardarás en tu memoria tal vez por algunos pocos minutos, el instante en el que empiezas a recorrer el lugar paso por paso, los mismos del día anterior y el día anterior a ese, aquel recorrido que te sabés de memoria y que no te lleva a ningún lado. Esperás con todas tus fuerzas que esta pesadilla termine, poder volver a la rutina, poder salir a la superficie y no ahogarte en el camino. 
Y luego desperté, armé las fuerzas suficientes para ponerme de pie, caminé con prisa hacia el único lugar que deseaba ir. Girando con mis muñecas armé una hermosa melodía con los objetos metálicos que abrazaba en mis manos, respiré hondo, puse mi mejor sonrisa y mi cuerpo por inercia salió corriendo por aquella vieja puerta marrón. 

COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR