| Secciones
| Clasificados
JUEVES 20.06.2024
DÓLAR HOY: $887 | $945
DÓLAR BLUE: $1270 | $1300

Servir entre la lucha contra un brote interno y el desafío de no colapsar

Por Enrique Mendiberri


En la clínica Hispano Argentina hay dos frentes de lucha en la cruzada tresarroyense contra la pandemia. Por un lado, el cuidado de los lugares disponibles para internación, con reprogramación de cirugías y alojamientos en distintas salas, y por otro, la espera del fin de los 14 días de aislamiento que exige el protocolo a los contactos estrechos de dos empleadas administrativas que dieron positivo de Covid19. 
El doctor Sebastián Desperés es el director médico del centro de salud privado que, de manera excepcional e inédita a nivel nacional, se integró al sistema público de salud local para darle un orden a los recursos sanitarios de Tres Arroyos contra la pandemia. 
En diálogo con este diario, el profesional médico compartió el escenario en el que se debate día a día, las opciones para acelerar la normalización del servicio y hasta la existencia de situaciones violentas que sufre parte del personal ante la intransigencia de los que no terminan de aceptar ciertos puntos de la nueva normalidad que se vive en todo el país desde el pasado 19 de marzo.
“La situación en la clínica Hispano la podemos dividir en dos aspectos, uno es el de la atención al público, donde por un lado estamos condicionando nuestro trabajo, fundamentalmente en lo que son internaciones programadas, donde reprogramamos muchas cirugías para reducir esas internaciones y tener siempre disponibilidad de camas para hacer de respaldo al hospital cuando lo necesite, en caso de desborde. Nuestro compromiso fue hacer de respaldo para la internación de pacientes no Covid19, cuidando de que no se nos sature la capacidad”, explicó, antes de referirse a la internación propiamente dicha, “si bien los pacientes que son positivos son alojados en el hospital (Pirovano), a los casos sospechosos, hasta que tengamos los resultados, los mantenemos aislados con las mismas medidas como si fueran positivos. Así que tenemos un sector de la clínica destinado a los pacientes sospechosos, donde se trabaja con las mismas medidas como si fuera un área Covid19”. 
Contagios y complicaciones 
Sin embargo, como ya ocurrió en distintos ámbitos de la ciudad, el Coronavirus se filtró entre el personal de la Clínica, administrativo en este caso, y, su articulación con el aspecto sanitario, por consiguiente, se ve resentida.
“Tenemos dos chicas del área administrativa que dieron positivo y, por lo tanto, no solo a ellas, sino a todos los contactos directos que estaban en su lugar de trabajo, los tenemos aislados. Entonces, tenemos a la mitad del personal en aislamiento preventivo. En ese aspecto estamos complicados”, explicó. 
En ese sentido, Desperés se refirió a las decisiones preventivas y protocolares que se tomaron, “el aislamiento se hace porque un empleado administrativo presenta síntomas, se le hace el test, da positivo, y todas las personas que hayan estado en contacto estrecho con ella por más de quince minutos en ambiente cerrado, por más que haya estado con las medidas de protección, tienen que aislarse de manera preventiva por 14 días”, agregó. 
Según explicó el director de la clínica privada, no le consta que los casos positivos se hayan contagiado en su lugar de trabajo, “se pueden haber contagiado afuera, simplemente, como después dieron positivo, aquellos que estuvieron con ellas en el lugar de trabajo, se tienen que aislar y todas las que están aisladas, son personal administrativo”, remarcó.
Los temores y dudas de sus compañeras, que no tuvieron contacto estrecho, motivaron el pedido de test para conocer sus respectivos estados de salud, aunque según reconoció, no en forma masiva, “en algunos casos piden (test), lo que pasa es que no está indicado que se haga. Nosotros seguimos todas las directivas que emanan desde los estamentos oficiales, tenemos un comité de control de infecciones con infectólogos que nos aconsejan qué es lo que corresponde hacer en estos casos y es que, desde el último día que estuvo en contacto estrecho, se debe aislar por 14 días. Esa es la manera. No hay un test rápido, podría hacerse un hisopado al décimo día si uno quiere hacer un acortamiento porque quiere que el trabajador vuelva, pero no hemos optado todavía por ese camino. No hemos tenido la necesidad”, reconoció. 
La única solución 
A la hora de pensar en soluciones, Desperés subraya la responsabilidad individual y coincide con la idea de que la solución es independiente de la cuarentena, “parece difícil de entender, pero más allá de las definiciones políticas, el tema es la responsabilidad personal de cuidarse cada uno allí donde esté. Es lo más sano, si todos nos cuidáramos de esa manera, podríamos estar con mayores aperturas en cuanto a lo laboral”, enfatizó.
Ya en el cierre, el profesional también tuvo espacio para lamentar la existencia de situaciones violentas que, muchas veces le toca vivir al personal sanitario a su cargo, a raíz de la exigencia en el cumplimiento de ciertas reglamentaciones que hacen a los protocolos de cuidado, “nos cuesta mucho hacerle entender a la gente que, en la clínica, no hay horario de visitas. Existe la posibilidad de que haya un acompañante por persona, pero no se puede ingresar más de uno. Parece una tontería, pero a veces se generan situaciones de violencia verbal, agresiones, nada serio, pero encima que las enfermeras tienen que hacer cumplir los protocolos que les bajamos, encuentran una actitud un tanto complicada entre ciertas personas”, concluyó.

 

COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

No se encontraron noticias.

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR