| Secciones
| Clasificados
VIERNES 14.06.2024
DÓLAR HOY: $884 | $943
DÓLAR BLUE: $1215 | $1245

Carta de lectores: un año sin escuela

Señora directora: 
Esta pandemia ha traído consigo gran cantidad de cambios jamás imaginados por el común de los mortales. Dejando de lado el hecho de que mucha, muchísima, gente se ha visto relegada a una pobreza súbita ante la imposibilidad de trabajar, dejando también de lado que estas situaciones nuevas suelen mostrar las caras más solidarias y también las más miserables de muchos de nosotros, los niños y los jóvenes adolescentes se han encontrado, de pronto, recluidos en sus casas, en el mejor de los casos, sin amigos, sin escuela, sin maestros, con, no todos, acceso a la virtualidad, que debió ser encarada por docentes que tuvieron que aprender rápidamente, y no siempre sin dificultad, los misterios de la enseñanza-aprendizaje por zoom u otras ignotas formas. 
La reapertura, aunque fuera parcial, de las escuelas, fue quedando relegada sistemáticamente. En algunos lugares se podía practicar un deporte, ir a natación, comer en un restaurante, pero no ir a clase. Como si la educación no fuera una prioridad en nuestro mundo. 
Pero claro, a lo largo de meses sin clases presenciales, poco se ha avanzado en adecuar aulas y demás espacios como para comenzar, aunque sea con pequeños grupos, un par de días por semana, menos horas diarias, en fin, como posibilidades, pueden ocurrírsenos multiplicidad de variantes, a poner a alumnos y docentes en contacto real. 
Con escuelas de gestión oficial que, casi siempre, dependen del esfuerzo de la asociación cooperadora para contar con la cantidad necesaria de elementos de limpieza, y me estoy refiriendo a épocas sin pandemia, resulta simple entender que, de no mediar la inversión necesaria, poco probable es que nuestros pibes y pibas regresen a las aulas prontamente. 
Y siempre regresamos a lo mismo, hasta tanto los sucesivos gobiernos no le den a la educación el lugar de actividad esencial que debe tener, seguiremos improvisando, apoyándonos en los esfuerzos de docentes mal remunerados, exprimiendo a cooperadores agotados y avanzando a los manotazos en algo tan básico y fundamental como es la formación de las jóvenes generaciones.
COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR