| Secciones
| Clasificados
MARTES 25.06.2024
DÓLAR HOY: $890 | $949
DÓLAR BLUE: $1262 | $1292

Concejo Deliberante: Mucha crítica y poca autocrítica

Gustavo Moller argumenta su pedido de informes relacionado con el horario de trabajo de sus pares en el Concejo. Desde Unión por la Patria respondieron

Por Marcos Fersen

 

Por estos días, en el Concejo Deliberante hay ediles que, internamente y entre pares, han mostrado su descontento por la escasa repercusión mediática que tienen sus trabajos en el ámbito legislativo. “Nosotros no tenemos prensa”, dijo la concejal Marisa Marioli en la reunión de la comisión de labor deliberativa del pasado miércoles, a lo que otro integrante del bloque de Juntos por el Cambio acompañó esa postura y, además, cuestionó la falta de presencia de los medios en el ámbito del deliberativo. Y acá surge una pregunta: ¿Será que la cobertura mediática de la prensa local no es la esperada por los concejales porque desde ese ámbito no surgen contenidos de interés para la comunidad?

 

Mientras algunos concejales -pocos, y no todos- se preocupan y cuestionan internamente el rol de la prensa local, hay otros que tienen muy en claro que es necesario redireccionar la mirada y apuntar a lo que demanda el vecino o la vecina de Tres Arroyos, al que poco le interesan, por ejemplo, los repudios que nacen de los bloques a los gobiernos nacional y provincial.

 

El ciudadano local, el que mes a mes afronta con esfuerzo –actualmente más que nunca, y el que puede- todas las obligaciones impositivas vigentes, espera otra actitud de quienes cumplen un rol en el Concejo Deliberante.

 

Antonio, mecánico de toda la vida; Martín, empleado y a su vez emprendedor dando sus primeros pasos; María Inés y Magdalena, ambas jubiladas, ya no quieren oír o leer discursos vacíos, ni “debates” irrelevantes entre concejales que solo buscan alimentar sus egos personales y “lucirse” en discusiones, sobre todo en asuntos que a nivel local poco importan.

 

En la última sesión eso quedó puesto de manifiesto con claridad. Gustavo Moller (LLA) le pidió al Departamento Ejecutivo que informe sobre los horarios de ingreso y egreso de los concejales y funcionarios. Propuesta innecesaria, por cierto. Tan innecesaria como la respuesta del edil Adolfo Olivera, quien se sintió afectado por la presentación del libertario y lo cruzó con modales poco amigables con el ámbito legislativo. Moller, mientras el edil le respondía desde su banca, solo atinó a ver su teléfono celular y nada más.

 

Olivera versus De Grazia

 

De la sesión del pasado jueves quedó otra “nota de color” para destacar. Al pedir la palabra para defender un pedido al Ejecutivo relacionado con la rendición de cuentas 2023, la concejal Daiana De Grazia (JxC) tuvo un picante ida y vuelta con Adolfo Olivera, quien justo en ese momento ocupó por unos minutos la presidencia del cuerpo, en reemplazo de Mara Redivo.

 

– «Tiene la palabra la concejal De Grazia», dijo Olivera desde el estrado presidencial.

 

– «Gracias concejal Olivera», respondió De Grazia desde su banca.

 

-A lo que Olivera retrucó: «Perdón…presidente en este momento».

 

-«Disculpe, señor concejal. Nosotros hemos presentado un escrito. Todavía no está resuelto y usted todavía no está en funciones de vicepresidente de este cuerpo», replicó la edil de JxC.

 

-«Es su opinión», indicó Olivera.

 

-«Exactamente», dijo De Grazia.

 

-«Cuando se dirija, hágalo como señor presidente», le sugirió Olivera a De Grazia.

 

-«Gracias señor concejal», desafió De Grazia, quien agregó: «No lo voy a hacer porque usted sabe que está en discusión…».

 

 

-«Entonces no le voy a dar la palabra», advirtió Olivera.

 

-«No me dé la palabra. Va a ser bajo su perjuicio», respondió De Grazia.

 

Olivera, finalmente, le concedió la palabra a la concejal Cecilia del Aguila y la sesión pasó a un cuarto intermedio. Al regreso, luego de unos minutos, y bajo la presidencia de Mara Redivo, la jornada siguió con normalidad.

 

El origen de este conflicto se dio a partir del desacuerdo que el bloque de JxC tuvo en su momento con la designación de las autoridades del cuerpo, una decisión que fue consensuada entre los bloques de Unión por la Patria y el vecinalismo.

 

Por discusiones sin sentido como la anterior, el desinterés del ciudadano de a pie, que poco tiene que ver con la política, por la actividad del Concejo Deliberante va en franco ascenso. Que la prensa -término abstracto si los hay- acuda poco al Palacio Municipal para cubrir asuntos legislativos, a lo mejor resulta beneficioso para más de un concejal; sino quedarían demasiado expestos ante los pocos vecinos y vecinas que siguen la cotidianeidad del cuerpo deliberativo.

 

En definitiva, menos crítica y más autocrítica.

COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

No se encontraron noticias.

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR