| Secciones
| Clasificados
VIERNES 19.07.2024
DÓLAR HOY: $905 | $962
DÓLAR BLUE: $1430 | $1455

Continuaban buscando en el arroyo el arma perdida de Nestor Zoquini

A los efectivos que llegaron el martes, se sumaron buzos tácticos y tecnología de rastreo bajo el agua. Por qué se alimenta la hipóstesis del suicidio tras el hallazgo de un plomo en el cráneo de la víctima

Buzos tácticos de la Policía Bonaerense continuaban buscando ayer el arma calibre.22 de la que partió la bala que dejó inconsciente a Néstor Zoquini antes de caer a las aguas del Arroyo Claromecó, donde según la investigación, finalmente falleció ahogado.

A las tareas que el martes encabezaba el instructor judicial de la UFI N°16, el doctor Fabricio Alé, se le sumó la incorporación de tecnología específica, como un detector de metales y un imán que va por debajo del agua, con el objetivo de localizar el caño del arma buscada.

 

Cabe recordar que, en la víspera, se conoció el hallazgo de un plomo de ese calibre en el interior del cráneo de la víctima, tras la realización de una re autopsia efectuada a pedido del particular damnificado, en sintonía con la Fiscalía del doctor Gabriel Lopazzo.

 

Es que, párrafo aparte, la actuación del primer médico de policía que analizó el cuerpo en Coronel Dorrego, pasó por alto la existencia de un orificio de entrada en el paladar y esa circunstancia demoró y generó muchas dudas ante la existencia de agua en los pulmones del cuerpo hallado semanas más tarde de su desaparición.

 

Según recordaron fuentes del caso consultadas por LA VOZ DEL PUEBLO, cuando fue hallado el cuerpo de Zoquini, en Tres Arroyos no había médico de policía disponible porque estaba de licencia. No obstante, las partes tomaron el recaudo de filmar la autopsia y, con esas imágenes, surgió la duda que motivó la exhumación del cuerpo y la re autopsia donde se encontró el plomo.

 

Ahora, la responsabilidad del perito responsable de la primera audiencia,  consistirá en saber cómo pudo pasársele por alto la existencia de la perforación en el paladar y la presencia de un plomo en el interior de la cabeza. La Fiscalía General de Bahía Blanca va a pedir explicaciones al respecto.

 

 

 

¿Una razón para morir?

 

Pero ahora, con todos los elementos que se conocen, ¿por qué la Justicia no cambia la carátula de “averiguación de causales de muerte”?

 

Desde la Fiscalía se sostiene que, la hipótesis del suicidio era muy fuerte, porque sigue habiendo elementos para pensar que Néstor Zoquini haya tomado esa decisión.

 

“Él sabía que estaba siendo investigado por la Justicia de San Martín, que ya había detenido a otra persona que habría comercializado cocaína con él. Esos fundamentos él los sabía. Sabía que había quedado involucrado en esa causa”, dijo un vocero de la investigación que fue más allá, “de hecho, hay testimonios que dan cuenta de que, él, cuando se entera de eso, desaparece”. Esa fue la última vez que fue visto con vida.

 

Para los investigadores, el daño que una investigación por comercialización de estupefacientes le pudo haber hecho a su vida, encerraba sobradas razones para dejarse llevar por el trágico final.

 

Tenía un nombre estaba vinculado a Playas Limpias, a actividades sociales en Claromecó y, de golpe, su buen nombre iba a quedar involucrado en el comercio de estupefacientes.

 

Lo que no cerraba a los investigadores era que haya elegido el ahogamiento como forma para suicidarse. Una muerte lenta y sufrida, que no le coincidía con la personalidad de una persona que sabía nadar.

 

Sin embargo, la desaparición de una carabina 22 de su propiedad, a pesar de que la busco su madre y es lo que está buscando la Fiscalía, ahora le estarían dando forma más concreta a la teoría del suicidio.

 

¿Pero cómo cae el cuerpo y el arma al agua sin que nadie los encuentre en poco tiempo? El suicidio habría sido en una zona comprendida por la punta del alambrado del campo, hasta la zona en la que apareció el cuerpo, precisamente en un sector que tiene barrancas y puede pasar, que caiga el cuerpo y, detrás de él, el arma.

 

Tal como pudo averiguar este diario, la Fiscalía sigue con una hipótesis de homicidio abierta, a raíz de lo que significa estar vinculado a una actividad como lo es el comercio de estupefacientes; donde se notaba que no tenía experiencia en esa materia. Un rubro al que habría ingresado “por la ventana” tras el supuesto hallazgo de un cargamento de droga perdido en el mar.

 

Aparentemente, y de acuerdo a una investigación impulsada por la Justicia Federal de San Martín, haberle hecho tratos con personas de aquella zona del Conurbano, lo llevó a verse involucrado en una investigación que, posiblemente, lo llevaría a la cárcel. Según varias hipótesis, una realidad que Zoquini no estaba dispuesto a tolerar.

COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR