Los nacionalistas euroescépticos eran los que más crecían en las elecciones al Parlamento Europeo celebradas el domingo, lo que llevó a un debilitado presidente francés Emmanuel Macron a convocar unas elecciones anticipadas, produciendo gran incertidumbre sobre la futura dirección política de Europa.