| Secciones
| Clasificados
LUNES 27.05.2024
DÓLAR HOY: $874 | $932
DÓLAR BLUE: $1190 | $1220

«Es muy triste ver las condiciones en las que quedó el edificio»

Así lo afirmó Vanina Galván, directora de la Escuela de Educación Secundaria Agraria Nº 1 (ex Argentino Danés). En diálogo con este diario, describió los daños que sufrió el edificio tras el último devastador temporal. En el predio hubo caídas de árboles y ramas, como así también se vieron afectadas instalaciones de inmueble. A diez días de la tormenta, siguen sin energía eléctrica, ni agua. De todos modos, su comunidad educativa trabaja de manera intensa para recuperar la normalidad

 

La Escuela de Educación Secundaria Agraria Nº1 (ex Colegio Argentino Danés) fue uno de los establecimientos educativos de la zona rural que más sintió el impacto del devastador temporal del 16 de este mes. El casco de la entidad, que cuenta con más de cien años de antigüedad, sufrió los embates de los fuertes vientos registrados esa noche, un fenómeno que, al igual que en otros puntos del distrito, generó destrozos en el edificio por la caída de una gran cantidad de árboles y ramas de los montes existentes en el predio.

 

La rotura de aberturas y vidrios del inmueble, como así también la falta de energía eléctrica y, por ende, agua potable fueron solo algunas de las consecuencias que provocó la tormenta de hace diez días. Ambos servicios, según dijeron desde la entidad educativa, aún no fueron restablecidos y tampoco hay tiempos previstos para una solución. Desde la escuela esperan que se resuelvan lo antes posible, sobre todo para que la familia que reside allí -cuidadora del predio- pueda contar con las prestaciones elementales para el día a día.

 

En contacto con este diario, Vanina Galván, directora del establecimiento, describió los daños que sufrió el predio donde está ubicado el colegio y, al mismo tiempo, destacó de especial manera el trabajo hecho -y que se sigue haciendo- de toda la comunidad educativa del colegio post temporal. «La tormenta nos afectó muy fuerte, al igual que todas las instituciones educativas de la zona rural. No solo nos impactó en cuanto a los servicios, sino que también con respecto a la caída de ramas y árboles. Eso complicó muchísimo el funcionamiento de nuestra escuela», expresó.

La directiva indicó que el temporal provocó destrozos en puertas y ventanas del colegio. «A diferencia de lo que pasó en otras escuelas, el viento no nos afectó en la cobertura y techos del colegio. Se trata de un edificio con más de cien años y, lógicamente, han sufrido más de un temporal, pero creo que ninguno de las características de este último», manifestó.

 

Galván, en tanto, expresó: «El temporal generó la rotura de aberturas y vidrios. Eso hizo que no podamos retomar la actividad en el edificio, de momento. Desde el día del temporal seguimos sin energía eléctrica y eso, al mismo tiempo, provoca que no tengamos provisión de agua».

 

 

Manos a la obra

Ante lo sucedido, destacó de especial manera el accionar de la comunidad educativa. «Afortunadamente, siempre responde y está muy presente para con nuestra escuela. En este caso, contamos con el acompañamiento de uno de los productores de la zona. Se trata de Enrique Rybner y su familia, quien tiene una vinculación muy especial con el colegio. En un primer momento nos acercó una cisterna con agua para el casero de la escuela. Además, facilitó un generador de energía pero ahora necesitaríamos la provisión de combustible para ese equipo», indicó Galván, quien, además, valoró la predisposición del cuerpo de Bomberos Voluntarios de Copetonas que días pasados colaboró con el aporte de agua para la familia que reside en el edificio del establecimiento.

 

Galván espera que el servicio eléctrico se restablezca lo antes posible, aunque sabe es que es difícil -a pesar del trabajo del personal de la CELTA- por el impacto del temporal en toda la zona rural cercana al colegio. «Sabemos que las pérdidas son importantes. No quedó un cable en pie, ya sea del exterior como también del interior del establecimiento», sostuvo.

 

«Es muy triste ver las condiciones en las que quedó el edificio, pero paso a paso nos vamos recuperando», expresó.

 

La directora del establecimiento que ofrece la formación agraria aclaró que los alumnos que están en períodos de mesas de examen están concurriendo a las instalaciones del Instituto Superior 33 (edificio de la Escuela 1), mientras que el proceso de inscripción para el ciclo lectivo 2024 se lleva a cabo en la Escuela de Educación Secundaria Nº 7.

 

«Todo se dio en medio de este evento climatológico. Tenemos que recuperar el entorno del colegio de cara al año que viene. Por eso la necesidad del combustible para el generador de energía, como así también de postes y varillas para restablecer los alambrados y de chapas usadas», puntualizó.

COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR