La Confederación Farmacéutica Argentina (COFA) presentó hoy un recurso de amparo ante la Justicia para frenar el decreto de necesidad y urgencia (DNU) del presidente, Javier Milei, que prevé la desregulación de la actividad.

La presentación de la medida judicial fue acompañada por una concentración frente al Palacio de Tribunales y el cese de actividades en farmacias entre las 12 y las 13 en todo el país.

Con distintos carteles y aplausos reclamaron contra el DNU presidencial que, entre otros cambios, permite que los medicamentos denominados de venta libre y de especialidades farmacéuticas, puedan ser vendidos fuera de las farmacias.

Bajo la consigna: “En defensa de la salud pública y el futuro de nuestra profesión”, los representantes del sector farmacéutico se movilizaron con pancartas donde se podía leer: “¡Alerta! Su farmacia de confianza está en peligro” y “Medicamentos seguros, sólo en farmacias”.

En la previa de la movilización, la Federación Argentina de Cámaras de Farmacias (FACAF) había advertido que el DNU generó «una profunda inquietud en el seno de la farmacia argentina, ya que sus postulados ponen en riesgo la salud, el modelo de farmacia profesional vigente, la integridad de la profesión farmacéutica y los principios constitucionales de la división de poderes y el federalismo».

«La esencia misma de la farmacia Argentina, concebida como un centro de salud con dispersión territorial, se ve amenazada por las disposiciones de este decreto, que promueven un modelo probadamente desacertado al intentar desregular la función de la farmacia», alertaron desde la entidad.

Y añadieron: «Esta pretendida acción que viene a salvaguardar la competitividad, deja abierta la comercialización, como si el  medicamento fuese una mercancía común y entonces, se asemeja más a un plan de negocios que al uso racional de una herramienta esencial para la salud de los argentinos».

¿Qué cambios introduce el DNU en el sector farmacéutico?

-La posibilidad de que los medicamentos denominados de venta libre y de especialidades farmacéuticas, puedan ser vendidos fuera de las farmacias.

-Que las farmacias funcionen sin profesionales farmacéuticos para realizar y controlar las dispensas.

-Que en la receta prescripta por el médico se describa sólo el nombre genérico y no se especifique la marca comercial.

-La medida reduce los controles sanitarios sobre los medicamentos al aumentar las bocas de expendio fuera de las farmacias, y según los farmacéuticos esto hará más difícil quitar el lote del mercado en caso de algún problema en la partida. (NA)