| Secciones
| Clasificados
VIERNES 24.05.2024
DÓLAR HOY: $874 | $932
DÓLAR BLUE: $1235 | $1265

“Fue el incendio más grande en el que me tocó actuar”

Luis Nielson, integrante del cuerpo activo de Bomberos Voluntarios de Copetonas, participó días atrás como brigadista en el siniestro ocasionado en el Parque Nacional Los Alerces en la provincia de Chubut. En diálogo con este diario, contó la experiencia que le tocó vivir

 

El 25 de enero se desató un incendio forestal en el Parque Nacional Los Alerces (Chubut) que afectó a una enorme cantidad de hectáreas de bosque nativo. Los brigadistas forestales y varias dotaciones de Bomberos Voluntarios de todo el país trabajaron en la zona para combatir el fuego y desactivar así el foco ígneo.

 

 

En relación a este hecho, cabe destacar que el distrito de Tres Arroyos tuvo allí representación, ya que desde el 31 de enero hasta el 11 de febrero se hizo presente en el lugar un Bombero Voluntario de Copetonas. Se trata de Luis Nielson, quien en diálogo telefónico con La Voz del Pueblo se refirió a la experiencia que le tocó atravesar a 35 kilómetros de Esquel.

 

“Fui convocado como brigadista de incendios forestales, ya que tengo hecho los cursos de defensa civil. Viajé en representación de la Región Sur, solamente había 8 cupos para ir y uno de esos bomberos fui yo. Fue una experiencia increíble porque se trabajó totalmente distinto a lo que estamos acostumbrados acá. Los helicópteros y aviones también fueron herramientas muy utilizadas”, expresó al inicio de la nota Nielson.

 

Una tarea nada fácil

 

Sobre cómo fueron las duras jornadas transcurridas, agregó que “al incendio se lo trabajó con movimientos en líneas de defensa indirecta. Al fuego se lo puede abordar de dos formas. Una es directamente e indirectamente es cuando esperas las llamas en algún lugar concreto para hacer que terminen ahí”.

 

Junto a otros servidores públicos, le tocó la tarea de limpiar el piso de varios sectores para ir haciendo una franja de un metro de ancho sin dejar nada al paso, “solo el suelo mineral limpio. Utilizamos herramientas manuales para que cuando el fuego llegara a ese punto no tenga poder de continuidad en su avance. Se trabajó con ese sistema al no poder entrar a algunas zonas con agua, por eso optamos por esa metodología”.

 

No obstante esto, aclaró que en otras oportunidades le había tocado participar en otros incendios desatados en provincias como San Luis y Córdoba, pero que “nunca había visto un incendio de semejante magnitud. Fue el incendio más grande en el que me tocó actuar, sin lugar a dudas. El cuartel de Copetonas estuvo a la altura de las circunstancias, todos somos parte de un gran equipo”.

 

El clima

 

La crecida del fuego fue algo tremendo para él y así lo describió. “Hasta el domingo 4 de febrero veníamos trabajando bien, pero justo ese día el viento rotó y el fuego nos pasó por encima. Eso nos obligó a replegarnos y de 3000 hectáreas que estaban prendidas en ese momento, pasaron a más de 8000 en un día. Fue una locura. Es una tristeza enorme, te da mucha impotencia. Luego, el clima mejoró y pudimos avanzar en nuestra tarea. Se trabajó muy bien y eso fue clave”, sostuvo.

 

Con orgullo y tranquilidad por haberlo dejado todo, dijo que “quedó alta la bandera de Bomberos Voluntarios de Copetonas, un pueblo de 1000 habitantes de los cuales 23 somos bomberos. Estuvimos a la altura una vez más. Es fundamental poder seguir capacitándonos para poder actuar con responsabilidad ante cualquier tipo de siniestro”.

 

Con 40 años de edad, hace 10 que es miembro del cuartel de la vecina localidad. Antes del cierre, Luis Nielson concluyó en que “lamento no haberme involucrado antes. Ingresé a este mundo por un amigo que me insistió. Yo también manejo un camión, pero acá descubrí una pasión. El compañerismo y la vocación de servicio es algo hermoso. Dejas muchas cosas de lado, pero vale la pena. Regresé con el pecho inflado y tranquilo por dar el máximo de mí”.

 

 

COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR