| Secciones
| Clasificados
VIERNES 21.06.2024
DÓLAR HOY: $887 | $945
DÓLAR BLUE: $1270 | $1300

Juan Carlos Bermegui, el padre de Ciclista campeón

El Globo chavense logró su primer título oficial en la Liga de Tres Arroyos, y el DT contó el proceso de tres años que finalmente dio sus frutos. “Es el premio a un gran y largo trabajo”, destacó

 
Por Jorge López de Ipiña 
 
La historia la escriben los que ganan; también los que trabajan a pleno, los que a su inteligencia le suman sentido común, aquellos que anteponen el significado colectivo por sobre el individual, los que se dejan llevar por la fuerza que les regala el corazón y la pasión, esos que por sus sanas y claras ideas reciben el apoyo incondicional de sus compañeros en el objetivo; y con letras de sangre, a la victoria la escriben las buenas personas… 
 
En la noche del pasado miércoles, Huracán Ciclista de Adolfo Gonzales Chaves ganó su primer título Oficial de la Liga Regional Tresarroyense de Primera División. El Globito acababa de vencer 2-0 a Huracán de Tres Arroyos, redactando con letras de oro su página de mayor gloria en sus 80 años de existencia, y mientras una multitud vivía y disfrutaba algo que había soñado toda su vida, por el centro de la cancha aparecía él, Juan Carlos Bermegui (55 años), el técnico campeón, la persona que cambió a este Ciclista, el responsable del crecimiento de un club pasional como pocos. El hermosamente “culpable” de tanta alegría… 
 
Parecía tranquilo, pero el interior de su cuerpo era una catarata de emociones; con su habitual amabilidad y perfil bajo, el Chaqueño, nacido en la ciudad de Canchay, nos regaló esos valiosos primeros minutos como técnico campeón: “Esto es increíble; pero es el premio a un gran y largo trabajo, a un proceso que lleva tres años. Llegar hasta acá costó mucho, aunque todos sabíamos lo que queríamos, cuál era nuestro deseo”, destacó en referencia a su perfil profesional… 
 

“Acá hay un gran valor y mucho de merecimiento para los dirigentes que me respaldaron en todo momento, creyeron en el proyecto y nos dieron total libertad para trabajar”

 
Porque el perfil personal tenía un mensaje distinto, conmovedor. Mirando a la tribuna, deseando que ese fuera el lugar y el momento para compartir con su esposa Mariela Blanco, el técnico confesó: “Para nosotros esto ha sido difícil, por momentos muy duro; nosotros somos cuatro (con sus hijos Matías y Paula), ellos están en Mendoza y día a día nos apoyamos, nos damos fuerzas, nos mantenemos unidos como podemos. Ellos me dieron la fuerza necesaria para seguir. Este triunfo es también de ellos, los que me dieron la tranquilidad necesaria para seguir; pero es doloroso tenerlos tan lejos” dijo Juan con una mano en el corazón y los ojos lloros. 
 
Es que él y su esposa comenzaron hace muchos años esta relación de amor, una bella historia de vida cuando el Chaqueño arribó en la década del ’80 a Chaves para jugar en Ciclista y donde conoció a la chavense Mariela, quien pasaría a ser su gran compañera de vida. “No caben dudas que esto está en nuestros corazones; es la única razón que hizo posible podamos sostener esto estando a tanta distancia uno de otro. Hay un sentir especial por Ciclista, por el fútbol y especialmente por la ciudad donde conocí a mi esposa” valoró, como también reconoció que “la chance de poder trabajar en Ciclista fue irresistible, y mirá hasta dónde llegamos”, reflexionó. 
 
El DT campeón reconoció la comodidad y seguridad con la cual trabajó: “Acá hay un gran valor y mucho de merecimiento para los dirigentes que me respaldaron en todo momento, creyeron en el proyecto y nos dieron total libertad para trabajar. Todo lo que necesitábamos lo teníamos, siempre había una respuesta positiva ante cualquier requerimiento; pude desarrollar nuestra idea, los dirigentes me dieron la llave del club para que hiciera lo que creyera conveniente”, destacó orgulloso. Pero también admitió: “Los proyectos se sostienen a base de resultados, y nosotros fuimos dando pasos en firme; cada año evidenciamos algún crecimiento, la idea de juego se afirmó, el desarrollo de las inferiores lo mismo, y con la llegada de los refuerzos, más los chicos del club que entendieron todo, hoy llegamos a este título”, destacó con serenidad. 
 
En el Torneo Apertura, que ganó, Ciclista fue el mejor; en el Clausura no se le dieron algunos resultados y quedó algo relegado, aunque llegó a la finalísima fortalecido. “Hicimos un gran Apertura donde pudimos demostrar que fuimos los mejores; en el Clausura dejamos muchos puntos en el arranque, tuvimos varios empates seguidos, pero en el partido ante El Nacional el equipo hizo el clic que todos esperábamos y potenciamos nuestro juego, además de fortalecernos anímicamente”. 
 
En las finales, Ciclista estuvo a la altura “de un gran rival, porque Huracán te exige en cada jugada, en cada partido. Pero nosotros tuvimos muchísima personalidad, entiendo que también fuimos inteligentes, cuando pudimos hicimos nuestro mejor juego y convertimos en los momentos justos. No es fácil jugar ante un rival de esta magnitud, lo cual realza aún más el logro de mis jugadores”, afirmó. 
 

“Cada año evidenciamos algún crecimiento, la idea de juego se afirmó, y con la llegada de los refuerzos, más los chicos del club que entendieron todo, hoy llegamos a este título” 

 
En estos tres largos, pero venturosos y destacados años, Bermegui logró imponer su idea de un juego con pelota al piso, ocupación de los espacios, dinámica, presión y mucho respeto por el deporte, algo de lo que siente y lo cual le permitió llegar hasta la 4ª división de San Lorenzo de Almagro, desde donde vino al Globo, para más adelante integrar equipos del ascenso argentino, Real Potosí de Bolivia o Aucas de Ecuador, entre otros. Toda esa idea fue la que el campeón le agregó al histórico gen de Ciclista, donde si había que dejar la vida por la camiseta, se la dejaba. “Tuve un plantel muy inteligente que respetó la historia del club, pero que también introdujo nuestras ideas. Se armó un gran grupo y muy buen equipo; tuve en Cristian Acuña un PF de brillantes condiciones, gran capacidad y excelente persona; fuimos evolucionando y este año los refuerzos terminaron de darnos el plus que necesitábamos”, destacó mientras miraba emocionado al pueblo del Globo celebrar. 
 
Durante la charla saludó respetuosamente a simpatizantes, rivales, al propio Javier Villanueva que fue quien llegó con él desde San Lorenzo hace tanto tiempo. El respeto por Bermegui se lo palpaba en el ambiente, el DT genera un clima especial con su respetuosidad, amabilidad, educación, gran trato con los rivales, árbitros y fair-play. 
 
Y como si fuera poco, el rival que le abrió las puertas de la gloria tenía que ser Huracán, el mismo que al Chaqueño le dio tantas alegrías y lo posicionó para despegar a otro nivel. “Parecía que el destino nos estaba esperando porque en esa entidad pasé grandes años, conseguimos títulos, tuvimos grandes actuaciones con planteles de gran nivel. Yo llegué a Chaves y después de un par de temporadas pasé a jugar ahí, esa etapa de mi vida es inolvidable. De allí que haberles ganado a ellos esta final valoriza aún más la conquista” destacó. 
 
La emoción ya se había adueñado por completo de éste Bermegui campeón; en la despedida le dedicó la conquista a: “Mi familia, que fue la que me dio fuerzas en todo momento, a los chicos que trabajaron con gran profesionalismo y sumo respeto, a la gente que siempre creyó en nosotros y al amplio conjunto de dirigentes que nos brindó todo”. Nos dimos la mano y sentí la satisfacción de poder felicitar a una persona que demostró que con mucho trabajo y sabias decisiones, los proyectos pueden llegar hasta el éxito máximo. 

 

 

 
 
COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

No se encontraron noticias.

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR