Florencia y Valeria, con sus hijos Dante y Mateo. Supermamás

Sociales

Día de la Madre

Supermadres

18|10|20 08:18 hs.

Por Juan Berretta


Florencia y Valeria llevan años dedicadas a la salud de sus hijos. Sus historias están escritas con dolor, soledad y, sobre todo, un amor sin límites. 

Es el que tienen por Dante (7) y Mateo (4), sus pequeños guerreros que le están haciendo frente a enfermedades letales. Uno padece inmunodeficiencia primaria, el otro epilepsia refractaria y síndrome de Lennox Gastaut. 

Las dos quedaron solas al momento de decidir desafiar los diagnósticos y dejaron sus vidas de lado en busca de la cura. 

Después de viajes, consultas, internaciones interminables y gastar el dinero que no tenían, lograron mejorar el escenario, en la medida de las posibilidades, de cada caso. 

Florencia le donó su médula a Dante, que hoy pelea para que su organismo empiece a funcionar. 

Valeria logró que a Mateo le coloquen un aparato para mitigar las consecuencias de las decenas de convulsiones que sufre a diario. Pese a que la situación es irreversible, pudo ofrecerle una mejor calidad de vida.