El inmueble de avenida Moreno, elegido luego para la construcción del edificio Dan

Sociales

El rincón de Andrés Errea

Tiempos de cambios (primera parte)

25|10|20 01:42 hs.

Los cambios en una ciudad abarcan distintos aspectos: su crecimiento poblacional, su desarrollo económico y una profunda transformación edilicia, están contemplados en ellos. 


En Tres Arroyos, como se ha expresado en distintas oportunidades, aquellos edificios y/o casonas que caracterizaron al final del Siglo XXI y comienzos del XX, algunos han sido reciclados, en el mejor de los casos, pero una buena parte de ellos directamente han desaparecido para ser reemplazados por modernas edificaciones. 


Una imagen del desarrollo de la obra del edificio, donde actualmente se encuentra la Asociación Mutual Dan


En algunas de esas casonas, no sólo descollaban en su estilo arquitectónico, las molduras en sus frentes, sus suntuosos zaguanes revestidos de mayólicas, sino que en su interior se podían apreciar espléndidos murales obra de artistas locales, como aquellos del pintor de origen italiano J. Lanfranchi. 


Yamó, donde posteriormente se incorporó la propiedad Jurado III


No menos destacables, eran algunos frentes en los que sobresalía el trabajo de herrería en sus puertas de acceso y balcones o aquellos cuyas rejas en las ventanas, les otorgaban una cierta impronta española. 


El edificio Jurado III


Del radio céntrico de la ciudad, donde se ubicaban varias de esas propiedades, ya han desaparecido la mayoría por demolición de las mismas; otras están muy deterioradas y una buena parte de ellas ya tiene estampado el cartel de “vende”, lo que da cuenta del futuro que les espera. 


El Vivero del Centro estaba en la primera cuadra de Pedro N. Carrera


Toda aquella ornamentación frentista, con diversos estilos que respondían a un momento de esplendor económico de nuestra Nación, contribuyó al crecimiento urbano horizontal; fue a partir de la década del ’60 (para Tres Arroyos) en que se inicia el proceso de “verticalización edilicia” y entonces, esta nueva “ola” arquitectónica comienza a reemplazar a aquellas hermosas residencias por edificios en torre.   


La construcción realizada donde se encontraba Vivero del Centro



En avenida Rivadavia, la sede de Colegiales dio paso a Aquática





En Betolaza, los talleres de La Previsión, y los departamentos ubicados en el lugar




Imagen 10


El Colegio Holandés funcionó en el actual templo de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días





En Sarmiento e Istilart, se incorporó un edificio, pero la fachada fue conservada






La emblemática Escuela 1, protagonista de la historia de Tres Arroyos