En lo que respecta a los cultivos de fina, hoy el potencial de rinde está

El Campo

Registros

La lluvia fue como un gol sobre la hora (registros actualizados)

24|11|20 09:02 hs.

Las lluvias de la noches del viernes 13 y la madrugada del sábado 14 habían sido fundamentales para aportar humedad después de un período sin agua. Y las precipitaciones de ayer sirvieron para darle el envión final a la fina, sobre todo a los cultivos sembrados más tarde, para esos lotes esta tormenta fue como un gol sobre la hora. 


“A las tardías sembradas más tarde esta lluvia les vino muy bien, porque están en grano lechoso / pastoso, así que para el llenado esta agua fue excelente. Y para los trigos también, porque ya están todos empezando el llenado, y estas precipitaciones, más que según indican los pronósticos se vienen unos 10 días con temperaturas no extremadamente altas, vendrá un llenado muy bueno”, explicó el ingeniero Luciano Piloni, que asesora campos en Tres Arroyos, San Cayetano y Gonzales Chaves. 

Una lectura similar del impacto de las lluvias hizo el ingeniero Darío Tumini. “A la fina le vino espectacular. “Para los cultivos sembrados más tarde, en agosto, les vino bárbaro porque venían más atrasados y el agua les cayó perfecto para terminar de llenar el grano”, indicó. “Además, las lluvias de hace dos semanas no habían sido generales, o en algunos lugares que estaban muy secos apenas recibieron 10 o 15 milímetros. Entonces estas lluvias eran fundamentales”, agregó. 

Para los lotes de fina sembrados en Coronel Dorrego, el escenario era similar. Y el beneficio del agua también. “Los cultivos tardíos eran los que estaban teniendo algún daño por la falta lluvias. Y estas precipitaciones ayudan a terminar de completar el ciclo. Con esto tendremos una cosecha decorosa, porque en cuanto a rindes será una trilla promedio de la zona, pero los commodities estás altos y eso ayuda”, analizó el ingeniero Gustavo Thiessen. Y le puso kilos al beneficio: “A partir de esta lluvia, pasás de cosechar 1800 a 2500 / 3000 de trigo, y en cebada tal vez te vas a 3500 kilos”. 

En lo que se refiere a los cultivos sembrados más tempranos, ya estaban definidos. “Si bien ya casi estaban llegando a madurez fisiológica, casi que se arreglaban con el agua que tenían, en algunos casos les vino bárbaro igual para terminar de llenar”, aportó Tumini. 

Según la evaluación que hace el ingeniero Piloni, “se viene una buena cosecha fina en la región. Hoy el potencial de rinde está”. 

A los ojos de Tumini, esta campaña fina ha tenido lluvias estratégicas. “Ha llovido para poder sembrar con humedad, después hubo precipitaciones para el macollaje, y ahora se dieron las lluvias para el llenado. Así que el agua vino en los momentos clave, cuando el cultivo tiene requerimiento hídricos y son momentos críticos que definen rindes”.

Registros en la zona, actualizados a las 8.00 horas de este martes
Aparicio 31 mm 
Barrow 54 mm 
Cascallares 48 mm 
Chaves 37 mm 
Claromecó 23 mm 
Cnel. Suárez 33 mm 
Copetonas 30 mm 
Cristiano Muerto 38 mm 
De la Garma 39 mm 
Dorrego 42 mm 
El Carretero 55 mm 
El Triángulo 43mm
Energía 22 mm 
Huanguelén 18 mm 
Indio Rico 97 mm 
Laprida 15 mm (ciudad) 
Lolen (Suárez) 100 mm 
Necochea 20 mm 
Ochandio 26 mm 
Orense 38 mm 
Oriente 26 mm 
Pringles 80 mm 
Saavedra 70 mm 
San Cayetano 30 mm 
San Francisco 40 mm 
Sierra de la Ventana 73 mm 
Tandil 26 mm 
Tres Arroyos 60 mm

Festeja la gruesa 
Este aporte de humedad será muy provechoso también para los cultivos de cosecha gruesa. “Si bien las plantas todavía están chiquitas (lo hecho más temprano), y mucho está recién sembrado y ahora naciendo, el agua les viene muy bien porque en muchas partes no había llovido casi nada. Con esto se logra una buena implantación y en el caso de los que ya están implantado para que se establezca bien el cultivo”, comentó Tumini. Piloni agregó que las precipitaciones cayeron justo “para los lotes de maíz que se están refertilizando”. 

En el caso del girasol, “en la zona de la costa –donde más se hace el cultivo- con esta lluvia más el agua guardada que tienen los lotes, con alguna lluvia más ya hay un buen piso de rinde asegurado”. En lo que respecta a la soja, esta humedad permitirá –una vez que haya piso- finalizar las siembras de primera.