Una imagen de la fábrica de pastas "Don Andrés", de Andrés Gasaneo, que inició sus actividades en 19

Sociales

el rincón de Andrés Errea

Desde sus orígenes hasta nuestros días

03|12|20 21:47 hs.

Surgieron en otras épocas y atravesaron diversidad de circunstancias que vivió nuestro país. casos para recordar con información e imágenes

Seguramente, el asiduo lector de nuestras entregas juzgará a ésta, como carente de coherencia por los temas que en ella se tratan. Sin embargo, aquí hay un denominador común y ese, es la permanencia de estas tres empresas.

CELTA 

Para responder a las crecientes necesidades energéticas de una ciudad que comenzaba a prosperar, se comenzó a instalar la Compañía Luz Eléctrica Tres Arroyos S.A. en calle Sarmiento 411, generadora de corriente continua; sus motores se podían observar sobre la calle Pellegrini en permanente funcionamiento. 

La imagen que muestra la flota de camiones afectados a reparaciones y nuevos tendidos de cables, habla por sí sola de la antigüedad de la misma. El crecimiento de la ciudad, generó nuevas necesidades y los altos costos en materia de energía eléctrica trajeron aparejada la fundación de la Cooperativa Eléctrica Limitada de Tres Arroyos, cuyo edificio de la calle Castelli, fue inaugurado el 3 de julio de 1934, cuando comenzaban los festejos del Cincuentenario de la ciudad.

La Atómica

No resulta una novedad que las empresas metalúrgicas del pasado acompañaron el desarrollo económico de Tres Arroyos de la mano del sector agropecuario, pero, en honor a la verdad, hay que reconocer que el impulso que tuvieron en sus orígenes menguado por recurrentes crisis económicas y por otros motivos, marcaron una disminución en su producción, una transformación en las mismas y en el peor de los casos, su desaparición. En este particular, La Atómica de la firma Cerri y Aiello, se constituye en 1972, como un desprendimiento de otra empresa, Aiello y Bianculli, fundada en 1948. Siempre el domicilio fue San Martín 551 y el rubro, el metalúrgico. 

Con posterioridad, un nuevo cambio de firma, dejó a la familia Cerri en poder de La Atómica y a partir de allí la empresa se trasladó a la ruta 3 en el cruce con la 228, donde tiene su emplazamiento actual.


"Don Andrés" en sus comienzos funcionó en Chacabuco e Hipólito Yrigoyen



Su segundo local comercial y fábrica, situada en Dorrego y Pedro N. Carrera, se quemó en 1973. Hacia allí se había trasladado en 1948



Pastas Don Andrés

Toda una tradición en lo que al rubro se refiere, la fábrica de pastas Don Andrés, es una empresa familiar que se inicia en 1947; en un primer momento ocupaba la esquina de Hipólito Yrigoyen y Chacabuco. Con la adquisición de nuevo local, se instala en otra esquina, la de las calles Dorrego y Pedro N. Carrera, en 1948; allí permaneció hasta que en el año 1973, un incendio destruyó el edificio. 

La pérdida del local donde funcionaba la fábrica y el comercio de pastas, no fue escollo suficiente para que la empresa sucumbiera y se reinstalara en la calle Sebastián Costa 755, ya que desde allí sigue brindando el servicio a la comunidad y continuando su larga trayectoria familiar.


Parte de los integrantes de "Don Andrés" y las maquinarias para la elaboración de pastas





El motor diesel de corriente continua de la Compañía Luz Eléctrica Tres Arroyos S.A, en Sarmiento 411, y los camiones destinados a este servicio







Cerri, Bianculli, Aiello. Apellidos vinculados a distintas etapas de La Atómica, que durante mucho tiempo funcionó en avenida San Martín 551. Luego, Cerri quedó a cargo de la empresa, en rutas 3 y 228, mientras que Aiello tuvo su propio establecimiento
















Te interesaría leer