Policiales

Tiene 15 años y sería responsable de varios delitos

Disponen que un menor esté alojado en Bahía Blanca antes de su reubicación

05|12|20 10:31 hs.

Un adolescente tresarroyense que desde hace varios meses viene cometiendo numerosos robos y daños en comercios del centro de nuestra ciudad, finalmente fue capturado y, tras una disposición de la Justicia de Garantías del Joven, fue trasladado a Bahía Blanca. 


La medida que lo saca de las calles de Tres Arroyos tiene prevista una duración, en principio, de 90 días y se llevará a cabo en un centro de recepción de la vecina ciudad, donde permanecerá alojado hasta que se defina un nuevo destino. 

Según confiaron fuentes judiciales a LA VOZ DEL PUEBLO, la orden de detención la había librado la jueza Verónica Vidal a los efectos de hacer una audiencia con la Fiscalía de Menores ante un pedido del Ministerio Público, a raíz de los numerosos episodios en los que había sido denunciado o filmado por cámaras de seguridad de los locales vandalizados en los últimos meses. 

Tal como pudo saberse en la víspera, el procedimiento que culminó con la aprehensión del joven, se efectuó en el marco de otro de los ilícitos que lo tenían como sospechoso y, tras la realización del respectivo registro domiciliario, finalmente se logró su aprehensión. 

De acuerdo a lo informado a este diario por fuentes judiciales, la audiencia prevista se hizo ayer mismo e inmediatamente se trasladó al chico a un Centro de Recepción en la ciudad de Bahía Blanca, a la espera de algún cupo en otro lugar con espacio para jóvenes con este tipo de problemáticas. 

En ese sentido, las fuentes indicaron que se trata de un lugar de tránsito, una medida que tiene una duración prevista de 90 días y después lo trasladaran a otro lugar no determinado. 

El sospechoso, que ya había sido capturado en repetidas oportunidades, pero siempre liberado en virtud de lo establecido por la Ley de Minoridad, es inimputable por la edad (tiene 15 años) y su traslado constituye una medida de seguridad para menores en esa condición legal.

La misma se dio en el marco de la comisión de una larga lista de hechos delictivos contra la propiedad que se habían acumulado en su contra en varios meses, además de ser una medida de protección, ante la imposibilidad de hacerle un proceso judicial. 

Entorno violento 
El menor capturado en las últimas horas es un joven con problemas de adicciones en un entorno a todas luces desfavorable para su desarrollo social. 

Eso se desprende de los incidentes ocurridos durante el anterior allanamiento practicado en su casa de la calle Talcahuano, el pasado jueves 24 de noviembre, cuando una comisión de la DDI se acercó a su domicilio para trasladarlo a la audiencia que fue realizada ayer y terminaron siendo agredidos por la madre y la hermana del joven, quienes los atacaron con piedras que terminaron lesionando a uno de los efectivos y provocando daños en el móvil en el que se habían trasladado al lugar. 

Entre ese día y la víspera, el sospechoso fue mencionado en al menos otro delito contra la propiedad, y la presión sobre su captura o la existencia de medidas preventivas como las que finalmente se concretaron ayer, se habían intensificado.