La Ciudad

El miércoles 9 se realiza una colecta

Una actitud que puede salvar vidas

05|12|20 11:42 hs.

Con motivo de celebrarse los 6 años de la creación del centro de captación de donantes de médula ósea, la ONG Tres Arroyos Dona Médula organiza una colecta de donación voluntaria de sangre y de inscripción en el registro de médula ósea. 


Guillermo Jaime, quien impulsó la ONG junto a su esposa Verónica, indicó a La Voz del Pueblo que el Centro Cultural La Estación ya ha quedado preparado para desarrollar esta actividad el miércoles 9 desde las 8.30 horas. 

Recordó que “el 13 de diciembre de 2014 se firmó el convenio entre el Centro Municipal de Salud e Incucai para declarar a Tres Arroyos como centro de colecta de potenciales donantes de médula ósea. Desde esa fecha hasta ahora más de 700 personas de Tres Arroyos se hicieron extracción de sangre y la gran mayoría ya figura en el banco mundial”. 

Citó el caso de Nahuel Borcano, quien ha sido un donante efectivo de médula ósea. Comentó que “en una feria de artesanos, en nuestro gazebo, se acercó para decirnos que tenían la inquietud de ser donantes con la esposa. Los anotamos, les explicamos cómo era”. 

Se vivió una situación muy especial, reflejada por La Voz del Pueblo en un artículo publicado el 31 de diciembre pasado, que fue protagonizada por Nahuel y Germán Topete. “Nahuel acompañó al amigo a recibir un trasplante de médula y después el amigo acompañó a Nahuel a que sea un donante efectivo”, señaló Guillermo Jaime. Son experiencias e historias que inspiran, motivan y muestran la trascendencia de donar médula. 

Dos métodos 
Un aspecto central es que constituye una práctica muy sencilla. Puntualizó, al respecto, que “en Argentina se utilizan dos métodos. Uno que es poco usado, pero que en algunas circunstancias el médico propone, y consiste en la punción de las crestas ilíacas (hueso de la cadera). Y la mayoría de las extracciones de cédulas madre es por áferesis”, una técnica para separar componentes de la sangre a partir de la extracción en un brazo, se seleccionan los necesarios para su aplicación en medicina y el resto se devuelven al torrente sanguíneo. 

Las consecuencias de esta actitud son muy concretas: “mejorarle la calidad de vida a un nene o curarle la enfermedad definitivamente”. 

Capacitación 
Guillermo Jaime puso de manifiesto que “con las charlas que brindamos y a través de las capacitaciones, buscamos hacerle entender a la gente que es un procedimiento muy sencillo. Con ser donante, le podés salvar la vida a alguien”. 

Debido a la pandemia, “de más de 30 charlas que dimos en 2019, este año hicimos solamente dos o tres por Zoom”. 

Como contrapartida, accedieron a “muchísimos cursos. Vamos a recibir los certificados que nos habilitan como promotores en el territorio argentino”. 

En un curso de Incucai, fue uno de los oradores ante más de 60 ONGs de todo el país, y formó parte de la organización del cuarto Encuentro Nacional sobre Sangre y Médula Ósea en la Argentina. “Pude hablar de lo que nosotros hacemos y ver si se puede replicar en otros lugares”, explicó. 

Asimismo, dijo que “ahora estamos terminando de hacer un curso de medicina transfusional cuatro integrantes, lo brinda el Ministerio de Salud de la Nación. Tuve la oportunidad de ser parte de un encuentro iberoamericano, con asistentes de 16 países; Vero está haciendo un curso de educación que se llama aprender y enseñar, una ONG de La Matanza junto con el Hospital Garrahan, para que estos temas se empiecen a hablar en las escuelas primarias y secundarias”. 

Valoró, del mismo modo, que “otra chica que está en la ONG hizo un curso sobre organización de las asociaciones civiles, porque presentamos toda la documentación correspondiente a Dona Médula”. 

Ganas y conocimiento 
En su análisis, sostuvo que “estamos convencidos desde el primer día de que a las ganas le tenés que incorporar conocimiento. Este fue un año de muchísimo aprendizaje, los números de la ciudad nos avalan y dan fuerza para seguir, creemos que vamos por el buen camino”. 

Con satisfacción, contó que “el miércoles 9, que hacemos la colecta, van cinco chicos de 18 años recién cumplidos a donar. Nuestro hijo Juan Pablo mañana (por hoy) cumple 18 años y el miércoles dará sangre para ser potencial donante de médula ósea. Después son algunos compañeros de la secundaria y una chica, que cuando tenía 12 años nos escuchó en una de las primeras charlas que dimos en el colegio de hermanas, después se pasó a la Escuela Agropecuaria, nos escuchó en dos charlas más. Ella también va a ser una de las que se hará la extracción y forma parte de nuestro grupo”. 

Tres Arroyos Dona Médula ya tiene doce integrantes estables. “Es una filosofía de vida para nuestra familia y el grupo”, afirmó. 

Los orígenes 
El 10 de noviembre de 2013, cuando tenía cinco años de edad, falleció Matías, hijo de Guillermo y Verónica, víctima de leucemia. “Nos tomamos cinco meses y arrancamos a trabajar en este tema. El 3 de marzo de 2014, fue la primera charla que tuvimos con la doctora Capellari; ese mismo año, nueve meses después, se logró que Tres Arroyos firmara el convenio con Incucai”, indicó. 

En una evaluación del recorrido realizado, planteó que “siempre destacamos la importancia de que la doctora Capellari haya sido extremadamente abierta con nosotros, y nunca puso un pero, al contrario”. Hizo extensivo este agradecimiento hacia todos los directores del Hospital y secretarios de Salud que se desempeñaron con posterioridad. 

 Consideró, también con gratitud, que “el rol de los medios de comunicación es fundamental” y en el cierre de la entrevista, le otorgó relevancia a todos los gestos de respaldo y acompañamiento que reciben en la comunidad.