Elba Domínguez. “Nosotros (por ella y Hugo) estábamos muy bien, no estábamos enfermos"

Policiales

A un año del asalto que se cobró la vida de Hugo

La nueva vida de Elba sin Hugo a un año del día en que todo cambió

10|12|20 09:15 hs.

El 10 de diciembre de 2019 todo cambió para Elba Domínguez. Esa reunión con familiares fue la última que disfrutó junto a Hugo López, ya que al regresar a su casa, en la intersección de Rondeau y Alsina, los esperaba una pesadilla. Una banda conformada por entre tres y cinco delincuentes, los aguardaba escondidos en el interior de la vivienda. Al ingresar, ambos fueron sometidos a una brutal golpiza cuyo saldo fue trágico. 


Tras 21 días en coma farmacológico, él dejó de existir. A un año del primero de los tres hechos de desenlace fatal de los últimos 12 meses, existen sospechas, pero la causa aún no cuenta con detenidos. 

Para Elba Domínguez, los días siguientes fueron los primeros de su nueva vida, en otro lugar, lejos de los recuerdos que no la dejaban recuperarse, “este año la pasé encerrada en mi nueva casa, porque donde estaba antes no podía vivir. Acá me siento más segura. Pasé mucho miedo en los días siguientes, fue un año muy difícil”, le comentó a LA VOZ DEL PUEBLO en el nuevo departamento donde se mudó. 

Cuando mira hacia atrás, identifica dos momentos: el tiempo inmediatamente posterior al robo y el que le sigue a la muerte, “recién desde el 1 de enero (su esposo falleció en la noche del 31 de diciembre) en adelante se empezaron a mover (las autoridades). La muerte fue lo único que activó la investigación”, reconoce con resignación. 


Hugo López y Elba Domínguez


Ahora, las esperanzas acerca de un esclarecimiento no son muchas, “no sé, porque fue muy grave y, sino pasó en el momento, mi esperanza es que caigan por otra cosa y que se descubra que son los mismos”, analizó, antes de reconocer que, a pesar del esclarecimiento, poco va a cambiar en su vida, “yo le dije a la policía, a mí esto no me va a cambiar, pero no quiero que se les haga todo tan fácil a ellos (por los delincuentes). Matan a una persona y siguen robando, no pasa nada”. 

Hoy, cuando se cumple un año de aquella noche trágica, Elba explica con un recuerdo cómo cambió su vida, “fue en la manera de pensar, en la manera de obrar. No se puede seguir cómo era uno. Nosotros (por ella y Hugo) estábamos muy bien, no estábamos enfermos, no teníamos nada, estábamos muy contentos, éramos personas mayores y estábamos los dos”. 

Con la inseguridad como factor clave en esta historia, Elba no hace autocrítica. Ellos siempre se cuidaron, tomaron sus precauciones, pero parece que el destino estaba escrito, “hacíamos todo lo que teníamos que hacer. Nos sentíamos re seguros, teníamos rejas, siempre nos preocupábamos por dejar la radio prendida, la persiana baja, una luz prendida, pero no sirvió de nada”, dijo, antes de subrayar que, en la actualidad, sigue tomando sus precauciones, “yo me cuido cuando salgo a la calle, me parece que siempre me puede pasar algo”. 


Elba Domínguez. “Nosotros (por ella y Hugo) estábamos muy bien, no estábamos enfermos, no teníamos nada, estábamos muy contentos, éramos personas mayores y estábamos los dos”


Cuando piensa en el apoyo que los vecinos le dieron tras conocerse el fallecimiento de Hugo, la mujer que aún sufre las secuelas de aquella golpiza, entiende la magnitud del episodio que hoy tiene una marca en la historia criminal de Tres Arroyos, “la gente todavía se acuerda de nosotros. Somos el ‘Caso López’, se acuerdan de mi cara. Hoy, gracias a la gente, esto se hizo muy grande, y por eso no queremos que quede en el olvido”, concluyó.

La investigación 
El caso por “homicidio en ocasión de robo” está en manos de la instructora Mariel Di Rado, de la UFI N°13, cuyo titular es el fiscal Carlos Facundo Lemble, de licencia médica desde hace tres meses. 

Ayer, la investigadora atendió a este diario y compartió la actualidad del expediente, donde el resultado de una serie de estudios demorados por la pandemia, la tienen en espera, “tenemos varias pericias que se han retrasado por la pandemia, pero que habían sido ordenadas previamente. Durante esta semana y la anterior se reanudaron las tareas, así que esperamos que en el próximo mes tengamos nuevos resultados sobre eso”, comentó. 

Entre esos estudios, la representante del Ministerio Público reconoció que hay una pericia de ADN pendiente a un sujeto detenido por otro robo calificado, como así también distintos análisis de teléfonos y elementos electrónicos secuestrados en los tres allanamientos realizados oportunamente, “si bien fueron incautados en enero, a raíz de las demoras de la pandemia, comenzaron a analizarse en el mes de agosto”, indicó.