Claro, Reta y Orense

Hugo Cortes describió los motivos de la medida adoptada

Las razones del cierre y un llamado por el Museo Aníbal Paz

16|12|20 19:34 hs.

Tal como informó este diario en su edición de ayer, la comisión directiva del Museo Regional Aníbal Paz de Claromecó tomó la decisión de no abrir en temporada. Argumentó que esto obedece al fundamental hecho de no contar con recursos económicos ni personal para poder hacerlo. Al mismo tiempo, también dejará de actualizar la página de Facebook a raíz de dicha situación. 


Hugo Cortes, integrante de la mencionada comisión, dijo a este diario que “el tema no viene de ahora, si no que ya hace más de dos meses que la persona que teníamos con una asistencia técnica que nos daba el municipio para atender el museo, no seguirá más porque no le compensaba. Desde ese momento comenzamos a buscar y claro, no encontramos a nadie para atender. Y no es una tarea que se resuelva de un día para otro”. 


Fotos: Caro Mulder




Los tiempos de Cortes no son compatibles con los del museo. Otras personas de la comisión se han ocupado durante mucho tiempo, como es el caso de "Mincho" Massigoge por ejemplo, quien tiene más de 80 años. Desde el entorno entienden que ya no se le puede pedir más nada. 

En la comisión son siempre los mismos desde hace quince años. No se ha renovado porque no hay gente nueva que se interese en lo que respecta a este ámbito. Por este motivo, consideraron que se llegó a un punto en que no se lo puede seguir atendiendo más. 

En relación directa con esto, Cortes expresó que “en la última reunión de comisión acordamos que no nos quedaba más remedio. Lamentablemente tenemos que cerrar, hasta que se le encuentre una solución pero de momento no es posible eso. Es la primera vez que sucede esto porque siempre le hemos puesto el pecho. No es porque tengamos un problema con nadie, ni problema entre nosotros. Yo soy uno de los más jóvenes y tengo 70 años. Es algo que nos excede a nosotros. Tiene que haber una renovación”. 

En la jornada de ayer, Hugo Cortes estuvo en contacto telefónico con Julián Lamberti, delegado de Claromecó. Está tratando de ayudar, aunque todavía no existe una solución al tema. Se ofrece dar una ayuda económica pero también hay que encontrar una persona para atender el museo. Entienden desde el espacio que tiene que ser alguien que haya estado y que conozca el lugar. 

Predisposición
En este punto, Hugo Cortes resaltó que “el horario de mi trabajo no es compatible con el del museo. No tengo manera. De alguna forma, algunos allegados a la comisión van a colaborar. Si hay alguien experimentado para atenderlo y un poco que colabore la gente de la comisión por ahí haga que se pueda solucionar el asunto. Hoy se comunicó el delegado dispuesto a dar una mano así que pueda ser que podamos encontrar una solución. Nos duele muchísimo esta situación”. 

Lamentablemente el daño es para el pueblo de Claromecó. Se queda sin un atractivo para el turista, principalmente el que viene por primera vez que es el que más busca acercarse al museo y a conocer la historia. 

 La comisión ronda alrededor de las doce personas, que trabajan ad honorem desde hace muchos años y cada vez son menos los que van quedando activos.


Fotos: Caro Mulder


Aquí Cortes hizo hincapié en que “el museo también es privado. Tampoco le vamos a echar la culpa a la Municipalidad. Lo que pasa que ahora tomamos la decisión forzada en estos días porque ya no había otro remedio. En realidad, estuvo, casi todo el invierno cerrado por la pandemia que no nos dejaban abrir y luego vino la renuncia de la mujer que lo atendía. Ahora cuando comienza la época de atenderlo nos encontramos con que no estamos en condiciones de hacerlo”. 

Dificultades 
Económicamente también la situación es sumamente compleja y adversa. La entidad no tiene recursos y lo que recauda en base a los pocos socios que tiene y algo que se cobra de entrada alcanza para pagar los gastos del contador, que son obligatorios para presentar el balance una vez al año. 

 Por último, Cortes explicó que “tenemos que hacer la asamblea todos los años y nos cuenta un montón de plata. Juntamos para pagar los gastos y ni hablar de mantener un empleado. Son más los egresos que los ingresos. Esto es algo totalmente ad honorem, privado particular pero no es un negocio donde se recauda. Nosotros no tenemos manera de afrontarlo. Lamentablemente es así la realidad”, concluyó.        


Add space 300x250x2