Policiales

La DDI no los halló en su domicilio

Rugbiers: Ordenaron la detención de los mellizos Cozzi

30|12|20 10:07 hs.

La Justicia de Garantías ordenó la detención de los rugbiers acusados de provocar graves lesiones a estudiante tresarroyense de abogacía en la madrugada del domingo, tras una fiesta clandestina en la zona del Segundo Salto, en Claromecó. 


Se trata de los mellizos Lucio e Ignacio Cozzi, de 31 años, quienes luego de las primeras presentaciones de informes médicos particulares realizadas por la familia de Felipe Di Francesco (23), recaratuló la causa como “lesiones graves” y, por estas horas, la DDI tresarroyense se encuentra recorriendo los distintos inmuebles donde puede hallarse antes de considerarlos prófugos. 

Los hermanos Cozzi, dos rugbiers tresarroyenses y profesionales, que residen en la ciudad de La Plata, donde trabajan en las oficinas de ARBA, fueron denunciados por la familia de Felipe Di Francesco quien los identificó como las personas que, en la madrugada del domingo, mientras colaboraban con la limpieza de la playa tras una fiesta clandestina en un sector ubicado a 3000 metros del Faro, en dirección a Orense, tras un cruce de palabras, terminaron desfigurándole el rostro a golpes. 

En los primeros informes con los que cuenta la Fiscalía, fue constatada una fractura de tabique (fundamento principal de la calificación de “graves”), como así también el astillado de cuatro dientes. Mientras tanto, se aguarda la presentación del informe oftalmológico, un dato esperado por la Justicia, ante el compromiso que tenía en uno de sus ojos. 

Por otra parte, la fiscal Natalia Ramos tomó en cuenta la existencia de un antecedente violento en uno de ellos, quien fue imputado de “lesiones gravísimas” en 2009, luego de provocarle la rotura del maxilar al barman de un local nocturno en la noche de año nuevo de aquel momento.

Según dejaron trascender fuentes del Ministerio Público, la medida dispuesta por la jueza Verónica Vidal podría agravarse en futuras consideraciones, si es que no se produce la presentación voluntaria de ambos a derecho, ya que podría influir en futuras decisiones que tengan en cuenta el “peligro de fuga”. 

Al mismo tiempo, la actual vigencia de la orden de detención deja sin efecto la posibilidad de solicitar una eximición de prisión.