Las sesiones de votación del presupuesto 2021 generaron cortocircuitos en el arco político local

La Ciudad

Tras la votación del presupuesto

La oposición le respondió a Sánchez

02|01|21 08:55 hs.

Tras las declaraciones del intendente Carlos Sánchez, quien acusó al arco opositor de querer destruir al Movimiento Vecinal tras lo que fue la votación del presupuesto de este año, desde el Frente de Todos y de Juntos por el Cambio le respondieron al jefe comunal. 


En esta ocasión, quienes salieron al cruce de la máxima autoridad del distrito fueron el concejal Enrique Groenenberg (Juntos por el Cambio) y el diputado provincial Pablo Garate (Frente de Todos), quienes expusieron, con sus respectivos posicionamientos, sus desacuerdos ante la postura del intendente, que en declaraciones a este diario había manifestado, entre otras apreciaciones, que la oposición solo busca destruir al Movimiento Vecinal. 

“Nos llamó la atención la forma en la que se expresó el señor intendente. Nadie tiene intención de voltear a ningún partido. Creo que la pluralidad en la política es lo que hace fuerte a la comunidades”, indicó el presidente del bloque de concejales de Juntos por el Cambio. 

El edil, en tanto, todavía tiene en su memoria lo que ocurrió en el tratamiento del presupuesto 2020, que se llevó a cabo a finales de 2019. “Cuando se aprobó el presupuesto, nosotros fuimos convidados de piedra. El oficialismo acordó con el Frente de Todos para que se apruebe ese proyecto. En ese momento, nosotros hicimos varias propuestas y ni siquiera fueron escuchadas”, señaló. 


“Nadie tiene intención de voltear a ningún partido. Creo que la pluralidad en la política es lo que hace fuerte a la comunidades” 

Enrique Groenenberg, concejal de Juntos por el Cambio 


Sobre lo que sucedió en ese entonces, dijo: “Nuestro bloque aceptó eso, como corresponde, ya que son así las reglas del juego. Ahora, en lo que fue el presupuesto 2021, volvimos a presentar nuestra propuesta, con la cual buscamos generar empatía con el ciudadano tresarroyense, ya que nos parecía una exageración el aumento de tasas que había previsto el oficialismo”. 

“Desde el bloque volvimos a hacer nuestras propuestas. Teniendo en cuenta la inflación prevé Nación y Provincia, y considerando que el aumento de la pauta salarial para los trabajadores municipales iba a ser del 29% en tres tramos, acordamos con el Frente de Todos que la suba de las tasas sea del 27%”, remarcó. 

Y agregó: “También, con la idea de empatizar con los tresarroyenses, propusimos una baja de salarios políticos y un congelamiento. Creo que el intendente se equivoca y mucho cuando dijo que la oposición quiere voltear al vecinalismo. Nunca nuestra intención es la de querer voltear a un partido político porque consideramos que la pluralidad en la política engrandece a las comunidades”. 

Entre sus apreciaciones, Groenenberg mencionó: “Si con las medidas que aprobaron en torno al aumento de tasas se piensan que queremos destruir al vecinalismo, entonces el Movimiento Vecinal está muy débil. Las únicas personas que lo están debilitando son las que lo están dirigiendo. Nosotros no nos vamos a hacer cargo de eso”.

El Concejo “era una escribanía” 
Para el edil de Juntos por el Cambio, el Concejo Deliberante, en la época con mayoría de concejales vecinalistas, “era una escribanía. Ahora, con esta composición, la realidad es otra. El vecinalismo no supo negociar”. 

Posteriormente, Groenenberg señaló: “Hay que mejorar la cobrabilidad. Por ejemplo, vemos que hay muchas deudas por tasas en cada manzana, lo cual se sigue acrecentando. El Ejecutivo había planteado una suba en las tasas del 46%. También había dicho que la cobrabilidad no era fácil. Entonces, ¿qué seguridad hay si se iba a recaudar lo mismo aplicando un 46% de aumento? No hay empatía de parte del municipio”.

“Estamos seguros que con ese 46% que habían propuesto, nunca iban a recaudar lo pensado. Finalmente, se aprobó el 27. Nunca pensamos ni hablamos de desfinanciar al Estado municipal, tal como lo mencionó el intendente. De hecho, al presupuesto de 3018 millones de pesos lo aprobamos, pero pedimos que busque otros elementos para recaudar, por ejemplo, aumentando la cobrabilidad, tanto en la ciudad cabecera como en las localidades", indicó el concejal, quien agregó: “No puede ser que haya funcionarios municipales que deban impuestos”. 

Garate, en desacuerdo 
Por su parte, y ante las declaraciones realizadas en forma reciente por el jefe comunal, Pablo Garate expresó: “El presupuesto propuesto por el intendente pretendía aumentar hasta un 50% las tasas municipales. Por eso, leyendo algunas declaraciones efectuadas por Sánchez, no comparto para nada su visión, principalmente en el punto más importante, ya que no se trata de política, ni política partidaria, ni elecciones. Se trata de pensar en el vecino, en este año de emergencia económica, en un año en el cual los tresarroyenses, como en todo el mundo, han sufrido la pandemia que afectó y aún afecta la salud y la economía de las familias”. 


“Mientras le pedían un excesivo esfuerzo a los vecinos, los funcionarios municipales no estaban dispuestos a hacerlo y bajar los grandes sueldos que cobran” 
Pablo Garate, diputado provincial del Frente de Todos 


Asimismo, el diputado expresó: “Nuestro objetivo es cuidar a todos los tresarroyenses para que los trabajadores y comerciantes no paguen un aumento impensado de tasas, y que el vecino no sea, como siempre, la variable de ajuste sin beneficios reales. Además, en el proyecto de ordenanza no hay medidas que fomenten la realización de obras propias, ni programas que mejoren la situación de la ciudad ni las localidades, no hay ni una mejora en los servicios brindados”. 

Y agregó: “Mientras le pedían un excesivo esfuerzo a los vecinos, los funcionarios municipales no estaban dispuestos a hacerlo y bajar los grandes sueldos que cobran”. 

“Es momento de poner las prioridades donde van. Queremos darle tranquilidad al intendente que estamos para defender a los vecinos y a Tres Arroyos”, finalizó el legislador.