Toda la familia unida. Una fórmula que no puede fallar, también en los negocios (C. Mulder)

Claro, Reta y Orense

Otra historia de vecinos que eligieron Claromecó

Apostar al crecimiento y en familia

03|01|21 13:27 hs.

Muchas son las familias que por distintos motivos han decidido establecerse en Claromeco a lo largo de sus jóvenes 100 años, en esta oportunidad nos toca conocer la historia de la familia Britez-Catini, bahienses los dos, hace 20 años que están juntos y, por la profesión de Andrés, en este momento Suboficial Segundo Balizamiento de la Armada Argentina, su lugar de residencia fue cambiando desde Bahía Blanca, Buenos Aires, hasta llegar a Claromeco. 


Llegaron a la localidad balnearia a mediados de febrero del año 2012, “vimos un mundo de gente y en marzo nos encontramos con que no había nadie, desde no tener lugar para estacionar en una cuadra y de repente tener toda la cuadra para nosotros” así nos cuenta Andrés que además agrega que durante todo ese año, fue un periodo de adaptación de la familia con el lugar. “arranco la temporada, Cielo (Cielo Catini, su esposa) trabajó en un lugar gastronómico y yo en una fábrica de hielo y haciendo distintas actividades.” 

Para ese momento, el proyecto de tener un emprendimiento propio fue tomando forma cuando se enteran que se liberaba una casa con local en calle 30, “nos mudamos ahí y armamos el local” continua; “esa fue la primera incursión en gastronomía como propietarios”.

Las tareas están bien divididas pero aceitadas para que el equipo funcione a la perfección, “el mundo de Cielo es la cocina, y el mío el mostrador. Y todo funciona mejor si sos familia, las ganancias son para todos y las pérdidas también”, continuó. 

Como anécdota nos cuenta que Lucas, su hijo mayor, a los 10 años tenía la tarea de atender a los viajantes, pero cuando estos llegaban, como era de esperarse preguntaban por su papá y decidían retirarse y volver cuando él estuviera. Hasta que el mismo Andres, les explica que el encargado de hacer los pedidos a los viajantes era el pequeño de 10 años. “Vos lo veías y era un enano, pero una máquina, él te reponía la heladera, sacaba el control, levantaba el pedido y al otro día esperaba con ansias al viajante para decirle necesito esto, esto y aquello, ¿qué me das?, ¿qué promoción tenés?, ¿qué descuento me haces”, sonriendo al recordar el momento. 

“El mundo de Cielo es la cocina, y el mío el mostrador. Y todo funciona mejor si sos familia, las ganancias son para todos y las pérdidas también”


Pasó el tiempo y por la profesión de Andrés lo trasladan a Buenos Aires y tuvieron que dejar el proyecto de seguir con el local propio, un nuevo traslado a Carmen de Patagones con posterioridad, sigue postergando el emprendimiento hasta que “en una de las vueltas de la vida, en agosto/septiembre me entero que había otro local que se liberaba, y encararlo en familia nuevamente fue la idea, ya con Angie de 10 años (hija menor del matrimonio) como un integrante más del equipo familiar”. 


Andrés y Cielo. Construyeron su propio mundo en Claromecó (Caro Mulder)


El equipo fue sumando integrantes, ya cuatro, un nuevo local, dejando de lado la opción rotisería y apostando a restaurant, Cielo en cocina con Lucas ayudándola y Andrés en mostrador y Angie ayudando en la atención de las mesas. 

Así nació lo que es hoy “La Trattoria”. Las ganas de crecer, de mejorar el servicio de apostar siempre a mas, fue lo que los llevó, en el pasado 2020 tan particular, a seguir agrandando el servicio, y el ver que, por una cuestión de protocolo, el antiguo local les quedaría chico. Así nos relata, “salió la posibilidad de licitar el club, y ahí tuvimos una reunión familiar, los cuatro en la mesa y les pregunte: ¿Qué hacemos? ¿Ponemos la cabeza en la guillotina o la sacamos?, todos apostamos que sí, y Lucas dijo que él se encargaría del otro local, pero que por capacidad seria Rotisería. 

“La Trattoria Almacén de comidas”, todo fue una decisión familiar, subrayó. Destaca que “el 70 % de todo el secreto esta en la cocina, para que esto funcione, la mercadería y lo que yo te estoy sirviendo tiene que ser bueno, tiene que tener el amor de cocinarlo, la forma, la presentación, nosotros buscamos que la gente este conforme.”

El mundo de Cielo 
Terminó el secundario y estudió trabajo social, profesión que ejerció por muy poco tiempo y por cuestiones de la vida comenzó a dar clases de cocina, si bien parecería estar desconectadas, pero el trabajo social en capacitaciones de cocina brindan una herramienta para poder generar un futuro, un nuevo emprendimiento, “con el tiempo me fui dando cuenta de que era por ahí el camino”. 

 “El 70 % de todo el secreto está en la cocina, para que esto funcione, la mercadería y lo que yo te estoy sirviendo tiene que ser bueno, tiene que tener el amor de cocinarlo, la forma, la presentación, nosotros buscamos que la gente este conforme” 


En ningún momento dejó de capacitarse, y el hecho de no poder realizar cursos presenciales y hacerlos en forma virtual, lo destaca como un gran beneficio “estuve haciendo una capacitación con el Gato Dumas, es uno de los beneficios de la virtualidad, poder tomar clases a distancia, la cocina es algo que va innovándose continuamente, puede que sigas una línea tradicional pero siempre hay que seguir innovando, desde el packaging, esta todo pensado nada esta librado al azar”. 

Todo pasa por sus manos y por su supervisión, “todo es un complemento, desde buscar una caja para las hamburguesas, para las empanadas, siempre pensando en la comodidad de la gente al momento de la comida.” 

Su trabajo se divide en la producción en la Rotisería de calle 9 y 26 y por la noche en el restaurant en las instalaciones del club, pero siempre capacitando gente, “uno de los chicos hoy me dice: “Cielo confía en mi que vamos a salir adelante” y su respuesta fue “obvio que confió en cada uno de ustedes” uno elige y busca siempre formar un grupo de trabajo para que esto funcione.

“Mientras yo esté a cargo hay cosas que no van a cambiar, por ejemplo la pizza de mozzarella tiene 300 grs. de mozzarella, no 260 ni 270. Siempre trabajamos con medidas y dar lo mejor para que la gente encuentre calidad al momento de elegirnos”.