Héctor Rodolfo Cufré es conocido como Fito (Caro Mulder)

Claro, Reta y Orense

Fito Cufré y sus obras en Claromecó

El artesano de los tallados en madera

07|01|21 12:54 hs.

Héctor Rodolfo Cufré, más conocido como Fito, nació en Orense y a los 3 años se vino a vivir a Claromecó. Es maquinista en el Ente Descentralizado de la localidad, se encarga de manejar la retroexcavadora. Pero no es precisamente por ese trabajo que La Voz del Pueblo lo entrevistó, sino por su gran aporte a Claromecó en lo que respecta a cartelería tallada en madera.


“Arranqué a hacer artesanías, en una época tuve un puestito en la plaza, me gusta trabajar la madera. En un momento del período en que Carlos Avila fue delegado, un día fuimos al arroyo y me contó lo que pensaba hacer con el paseo y los carteles que quería que hiciera tallados en madera”, recordó. 

En todo ese recorrido por el arroyo, también en el Paseo de Las Acacias y en la Oficina de Turismo, se pueden observar los carteles tallados artesanalmente por Fito, además de los bancos y mesitas tanto en Costanera como en otros sectores. Su formación surgió a partir de la propia experiencia. 

Sostuvo que “aprendí solo, soy autodidacta. Mirando fotos, es como aprendí”. Realiza trabajos de características muy diversas. Al respecto, indicó que “hago lo que se te ocurra, desde un mate, tablas para picadas, mucha cartelería, todo lo que me pidan. La gente pregunta por Fito y saben dónde encontrarme”, afirmó. 

El próximo proyecto que tiene es nada más y nada menos que tallar cuadros que representarán cada una de las estaciones del Via Crucis, que año tras año se realiza en la Estación Forestal. 

En tal sentido, contó cómo fue que Cristina Caballero, la directora del Grupo de Teatro Independiente de Claromeco, le propuso que él fuera el encargado de tallar dichos cuadros del tamaño de un metro por un metro. “Para los cuadros referidos al Via Crucis me vino a ver Cristina y le dijo ‘bueno, tráeme algo y te lo hago. Vemos como queda’. Pero resulta que no me trajo algo, sino todo. Y me dijo ‘quiero esto así’. Le hice uno y le encantó”. 

La madera que utiliza es “pino que se compra en las madereras. En ese tamaño no vienen, por lo que Reynaldo, quien trabaja en la Estación Forestal, se encarga de encolar las placas de pino”.

Respaldo 
Valoró y agradeció la libertad que le brindan en el Ente Descentralizado. “Lo bueno de todo esto es que yo propongo una idea y tanto Carlos (Ávila en su época de delegado) como Julián (Lamberti, actual delegado) te aceptan las ideas, te dejan laburar tranquilo, con libertad, se me ocurre o planteo la necesidad de colocar un cartel, por ejemplo en la virgencita, y lo aceptan”, expresó. 

En forma definitiva 
En su pequeño taller, se puede apreciar una caladora, un torno, mechas, entre otros elementos. Pero más allá del equipamiento, es fundamental el apoyo de su señora Miriam, quien lo ayuda a lijar; “ella siempre está”, manifestó con énfasis. 


Héctor Rodolfo Cufré es conocido como Fito. Es maquinista en el Ente Descentralizado y además trabaja en madera en su taller particular (Caro Mulder)


Trabaja con los dibujos que luego va a calcar, debido a que –según admitió- “soy muy malo dibujando”. Surgirán así las placas de madera talladas, artesanalmente, por un claromequense y que formarán parte del Via Crucis. Quedarán de forma definitiva en cada una de las estaciones en el Vivero. Si la situación epidemiológica lo permite, el Via Crucis volverá a tener su desarrollo histórico. 

De lo contrario, será virtual como anticipó Cristina Caballero, directora del Grupo de Teatro Independiente, en una nota publicada por este diario el sábado pasado.  


Add space 300x250x2