La Ciudad

Un vecino muy apreciado

Falleció Tito Otero

12|01|21 10:55 hs.


Este martes por la mañana, tuvo lugar el fallecimiento de Oscar Alberto Otero (Tito), a los 68 años de edad. El reconocido peluquero y ante todo, un vecino muy apreciado, tenía coronavirus, se encontraba internado en el Hospital Pirovano y su estado de salud era muy delicado.

Constituía un verdadero referente en su tarea, que desarrollaba con dedicación y mucho cariño. Con una trayectoria importante, logró un crecimiento que no hizo más que reflejar su inquietud permanente por avanzar, actualizarse e invertir para recibir de la mejor manera a sus clientes y amigos.

Formó a nuevos peluqueros, a partir de sus conocimientos y mediante una escuela que generó para preparar a futuros colegas. En las entregas de diplomas, quedaba en evidencia el vínculo y la manera en que los alumnos valoraban esta posibilidad.

Integraba la Peña Dale Rojo, como un hincha leal de Independiente de Avellaneda. También en este ámbito se destacó su predisposición por colaborar, llevar adelante iniciativas, hacer un aporte. Tito Otero tenía el perfil de un hacedor, aquel que se pone en movimiento para que las cosas sucedan.

Compartió un proyecto de vida con su mujer Vanesa, a quien conoció luego de una separación; "la vida me premia y me vuelvo a enamorar", destacó en una entrevista que La Voz del Pueblo le realizó en 2014, por el Día del Padre. 

Hablaba con orgullo de sus seis hijos., y de nietos que fueron llegando como una bendición a este gran hogar.

Tenía el don de la simpatía y la generosidad, A su paso, resultaba habitual que muchos se detuvieran a saludarlo, preguntarle como andaba, intercambiar algunas palabras. Un vecino absolutamente social y predispuesto a brindarse en el encuentro con los demás.

Como toda persona apasionada por su actividad, destinaba horas y horas a la peluquería, pero tenía en claro también "hay que tener tiempo para los afectos. Yo viví entre cuatro paredes con una tijera y un peine, enloquecido y corriendo". En este sentido, destacó que su segundo hijo Andrés "me enseñó a capitalizar mi tiempo".

Tuvo una infancia humilde y digna. En la mencionada nota, contó que "éramos cinco hermanos, yo uno de los mayores. Cuando mi padre queda sin trabajo, tengo que ayudarlo y no me siento mal por haber juntado botellas en un carro. Nunca nos faltó el pan en la mesa. Después mi lucha fue que mis hijos tuvieran una vida plena, que se realicen y por eso soy feliz".

Los restos de Oscar Alberto Otero, conocido por todos como TIto, serán trasladados a Necochea para su cremación,.



Te interesaría leer