Claro, Reta y Orense

Un libro "de lujo" por el Centenario

Objetivo cumplido

18|01|21 11:35 hs.


Germán Castro y Agustín Gómez Ferrari, autores del libro “Claromecó 100 años”, mostraron su satisfacción con el trabajo

En el mes de noviembre de 2020 se realizó la presentación del libro “Claromecó 100 años”. En diálogo con La Voz del Pueblo, Germán Castro y Agustín Gómez Ferrari manifestaron la satisfacción de haber logrado el objetivo que se propusieron hace tres años: Homenajear a Claromecó. 

“Creo que logramos cumplir con el homenaje a Claromecó” mencionó Germán Castro en sus primeras palabras, para luego revelar detalles de lo que fue su trabajo fotográfico: 

“En lo personal fue un desafío porque este es el cuarto libro que hago con fotos de Claromecó y de la costa atlántica del partido de Tres Arroyos. Fue un desafío mostrarlo distinto. Después desde lo artístico, yo venía trabajando en un libro hace cinco años con otro tipo de fotografía, más de autor, y no tanto mostrando el patrimonio natural o la idiosincrasia de Claromecó”. 

“Tomar la decisión de cuál sería la estética y mezclar las dos o tres épocas y los ejes que tiene el libro, fue bastante complejo. Creo que se logró hacer algo compacto y súper resumido desde lo histórico y lo visual también” sintetizó. 

La historia 
 “Con respecto a la fotografía histórica, fue un trabajo de edición complicado, porque hay mucho material y el desafío de vincularlo o de poner lo viejo con lo nuevo desde lo documental y desde el diseño es difícil, ponerlos juntos. Cuando haces un libro tiene que tener altibajos, desde lo emocional tiene que ir subiendo y bajando, tiene que tener una meseta, y desde el diseño también” entendió Castro. 

“Tenemos un soporte digital para tratar de meter todo ese material histórico que quedó afuera; no fue solamente trabajo nuestro ya que hubo mucha gente involucrada que le dedicó tiempo y escribió y que no pudo quedar en el libro. Tendríamos que haber hecho un libro de 500 o 600 páginas” lamentó. 

En tal sentido agregó que Agustín Gómez Ferrari y Silvina Quinzio se ocuparon de la parte textual del libro, “en el desarrollo de todo lo que se escribió, de los resúmenes; Silvina al tener esa formación de periodista, fue la que le dio la terminación a la parte histórica mientras que Hugo Cortés trabajó muchísimo para no permitir que cometiéramos errores históricos”. 

La portada 
“La foto de la portada es el resumen de Claromecó. Claromecó es mar” señaló Germán Castro, y agregó: “Creo que nosotros al mar este lo amamos. Tuvimos 3 o 4 tapas para definir, había muchas que resumían a Claromecó, Es decir, la foto tenía el mar, el Faro, la pesca, la costanera, pero fotográficamente eran imágenes más trilladas o que podrían estar en cualquier celular… la foto de tapa no está en cualquier celular y buscamos también esa singularidad”. 

Allí Agustín agregó que “buscábamos esa foto, esa curva, los colores que tiene esa ola, ese verde con ese cielo cerraba mucho más” y mencionó: “El mar es lo único que perdura igual o distinto, el mar siempre estuvo, y el resto fue surgiendo, creciendo y apareciendo en el concepto cronológico. El mar es algo que estuvo antes de su fundación y seguirá estando”. Sensaciones Toda obra despierta distintos tipos de sensaciones tanto para los autores como para quienes la consumen. 

En ese aspecto, Castro reveló qué sentimientos surgieron y cómo el libro lo conectó con su niñez en Claromecó. “Las fotos del Faro son todas fotos que tenía pensadas y nunca las había hecho. Llegó este desafío de cómo mostrar el Faro distinto a lo que se ha mostrado y en el libro lo único que hay más común desde lo fotográfico es la estética del caracol, después quería mostrar al Faro con las estrellas, la luna, el Faro no iluminando sino el Faro iluminado por el pueblo. Quería tratar de plasmar la magia del Faro, me quería meter dentro de la luz del Faro, que fue lo que hice”. 

“Una de las fotos que yo saco con la tripulación y el sol amaneciendo son imágenes que tengo desde chico, que nunca las había hecho y las quería hacer para el centenario… tengo todo un trabajo de eso y solo una foto fue al libro”. 

Las sensaciones se mezclan a la hora de trabajar y así lo explicó Castro: “Cuando apretás el gatillo van un montón de cosas, no solamente la técnica, la sabiduría y la madurez que puedo tener yo después de 25 años de hacer fotos, sino el sentimiento, que creo que es la diferencia de una buena foto; una foto que te diga algo y una foto que no te dice nada, aunque sea la misma imagen. Esa es la ventaja con la que corro yo acá en Claromecó como fotógrafo, puedo logar ese sentimiento, lo hago con pasión, no es como cualquier otro trabajo fotográfico, aunque sea lo que te gusta. Para mí no es lo mismo hacer fotos a un set de cine, que hacer fotos en Claromecó o a un producto. Al margen de que a mí me gusta, la naturaleza es lo que me define y me apasiona. Me gusta la fotografía, pero la naturaleza tiene el plus para mí”.

Agradecimientos 
En la parte final de la nota, Germán Castro agradeció “a toda la gente que colaboró y nos ayudó; son proyectos muy ambiciosos desde el ambiente artístico por el costo que tiene. Siempre insisto, la gente que no conoce, no es simplemente hacer un librito, dedicarle el trabajo que lleva, después a la hora de imprimir, si no te acompañan las empresas estos trabajos no se logran. Queremos rescatarlos porque hubo mucha gente que nos ayudó desde lo económico, desde lo profesional en el caso de la gente del museo”. 

Por su parte, Agustín Gómez Ferrari expresó que el libro está “dedicado a todos los que quieren Claromecó, enfocado a cada ser que realmente ama Claromecó y tiene ese sentimiento encontrado o desencontrado; no es una localidad que está de paso, es una ruta terminal que se llega hasta acá y no hay más nada, pero encontrás un todo. Y en ese final encontrar esta luz. Le recorto la frase a Sabina: “Al lugar donde has sido feliz, no debieras tratar de volver, es todo lo contrario; hay veces que no te querés ir”. 

Finalmente German Castro mencionó que “los claromequenses tienen que estar orgullosos ya que un libro de estas características lo tienen ciudades turísticas como Capital Federal o Mar del Plata… no vas a encontrar en ningún otro lado del partido de la costa un libro así. Claromecó tienen un libro como pocos lugares, de estas características, de lujo”.

Recordamos que el libro “Claromecó 100 años” se encuentra a la venta en los principales comercios de la localidad. Además, se puede solicitar en las cuentas de Instagram Libro Claromecó Cien Años y Germán Castro Fotógrafo, en el parador Posta del Faro y en las distintas librerías de Tres Arroyos.    

Te interesaría leer