Las mayores complicaciones en la comercialización de granos se dan los puertos de Bahía Blanca y Que

El Campo

Estimación de la Federación de Acopiadores

El paro de los transportistas generó pérdidas por más de US$ 100 millones

03|02|21 09:18 hs.

La protesta de los transportistas autoconvocados ingresa hoy en el día 19 y se estima que hasta el momento generó pérdidas por más de 100 millones de dólares, considerando el daño que significa que existan terminales portuarias que se han quedado sin cereales, e industrias que sufren desabastecimiento, como plantas avícolas, tambos y molinos, según la estimación realizada por la Federación de Centros y Entidades Gremiales de Acopiadores de Cereales. 


El número fue tirado sobre la mesa durante la reunión que mantuvieron la entidad, el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Luis Basterra, y su secretario de Agricultura, Julián Echezarreta. 

El encuentro giró sobre el análisis de “las acciones ilegales adoptadas por un grupo de empresarios transportistas que impiden el ejercicio del derecho constitucional de transitar libremente por las rutas del país”, difundieron los acopiadores en un comunicado. 

El dato sobresaliente fue que los representantes de los acopios le dijeron a Basterra que la medida implementada por los transportistas independientes, desde el 16 de enero, suma un costo que supera los 100 millones de dólares para el sector.

La protesta trae fuertes complicaciones, en particular en la comercialización de granos en el sur de la provincia de Buenos Aires.

Cabe recordar que el conflicto comenzó el 16 de enero y abarcó a casi todas las zonas portuarias del país, lo que impactó de manera grave en las exportaciones, al haber cortado los accesos a los puertos del Gran Rosario. 

En Santa Fe, luego de negociaciones y de que la Policía y la Justicia decidieran salir a liberar las rutas, las protestas no continuaron. Pero sí lo hicieron en el sur de Buenos Aires, donde permanecen complicados los puertos de Bahía Blanca y Quequén.

Durante la reunión con el ministro, el presidente de los acopiadores, Fernando Rivara manifestó su “profundo malestar por la extensión de los delitos y la pasividad de las fuerzas de seguridad, en especial de la policía de la provincia de Buenos Aires, ante hechos como la privación de la libertad a personas, la interrupción del abastecimiento a fábricas y puertos, y la imposibilidad de cumplir contratos, con la consecuente interrupción de los flujos financieros”.

“Es criminal que en un país tan necesitado de trabajo y generación de riqueza se atente contra la producción”, continuó Rivara. 

Ahora todas las fichas están puestas en la reunión que mañana se realizará en el ministerio de Transporte de la Nación donde se analizarán los cuadros tarifarios y los temas que hacen a la agenda del sector. De la misma participarán los representantes de los dadores de carga (Acopiadores y Mesa de Enlace) y de los transportistas. 

En este punto, aclararon que el gobierno nacional solo recibirá a las entidades y cámaras legalmente constituidas (Catac, Fadeeac y Fetra) y no al grupo de transportistas autoconvocados.

El costo del incumplimiento 
“El sector agro exportador, aunque es ajeno a ese conflicto, lamenta el impacto en las demoras de entregas de granos, problemas de cumplimiento de programas de exportación y la baja de categorización entre los puertos del mundo, así como el abastecimiento en el mercado interno”, advierten desde la Cámara que representa al 40% de las exportaciones argentinas. 

“Los mercados internacionales son temerosos de los incumplimientos. La Argentina pagará, en un momento difícil para su economía, con divisas no ingresadas, multas, trabajo no realizado y con la pérdida de participación en el mercado internacional”, indican desde CIARA (Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina) y CEC (Centro Exportador de Cereales). 

Bahía Blanca 
En este contexto, la Bolsa de Cereales y Productos de Bahía Blanca, elaboró un informe en el que advierte la profundización de las consecuencias adversas sobre la región de su influencia. Si bien el paro de Transportes Unidos de Argentina (TUDA) comenzó el 16 de enero a las 0 horas, la operatoria en el Puerto de Bahía Blanca se vio afectada a partir del martes 19. 

Al comparar la descarga desde el día mencionado hasta el lunes 1 de febrero, con la última semana de operatoria normal (11 al 18 de enero), se observa que el número de camiones se redujo en un 95% aproximadamente, pasando de 7.346 a 388 vehículos, lo que representó 208.740 toneladas menos. 

Por otra parte, la merma entre el 19 de enero y el 1° de febrero respecto a igual periodo del año previo es de 93%, representando una disminución de 156.960 toneladas. En tanto, las medidas adoptadas afectan la carga/completamiento de buques, demorando dichas labores o directamente impidiendo las mismas. 

En el período del 18/01 al 1/02, se embarcaron 284.174 toneladas, un 24% menos respecto de igual período del año anterior. Además, las actuales medidas de fuerza dificultan el fluido abastecimiento de granos, oleaginosos y subproductos para la carga y completamiento de buques, retrasando la salida de los mismos, con los consecuentes costos que esto implica.

Al día de la fecha, en el Puerto de Bahía Blanca, ocho buques se encuentran en fondeadero, mientras que uno está amarrado en el muelle, a la espera de completar carga y poder zarpar. 

En total, estas embarcaciones deberían cargar/completar 252.500 toneladas, equivalentes a un valor aproximado de 70,5 millones de dólares. 

A su vez, entre ayer y hoy estaban anunciados para ingresar al puerto cinco buques, con una carga total de 152.200 toneladas, equivalentes a 39,5 millones de dólares.