Carta de Lectores

Escribe Alicia Hurtado

El agua y yo

04|03|21 10:21 hs.

Señora directora:


Cuando era chica leí una novela norteamericana, cuya autora no recuerdo, titulada “”El Huevo y Yo”. Era muy graciosa y versaba sobre la vida de una familia que basaba su economía en la venta de huevos. Reitero, era sumamente graciosa. 

Si a mí se me ocurriera escribir algo similar basado en mis relaciones con el agua, sería totalmente diferente, casi diría que, en lugar de graciosa, se trataría de una novela de terror, sobre todo en momentos como estos, en pleno alerta por altas temperaturas y, también, en plena pandemia.

Desde el domingo 21 de febrero, y aún antes, se vienen repitiendo las faltas de agua, la baja presión, las quejas de vecinos que viven tanto a cien metros de mi casa como a más de veinte cuadras. ¿Lavar la ropa? Temerario. ¿Duchas? Nos hemos convertido en expertos en hacerlo en no más de seis o siete minutos. ¿Regar alguna plantita en maceta? Solo para garantizar que no mueran, pero lo justo. 

Explicaciones son lo que abunda, que hay dos pozos complicados, que la red es vieja (¡vaya novedad!), que, que, que… Hace mucho que venimos denunciando problemas, que vemos manantiales inexplicables en las calles. Las redes sociales abundan en fotos que certifican la existencia de estas pérdidas, las quejas de vecinos son constantes.

En nuestro país, quizás ocurra también en otros, pero lo ignoro, tenemos la costumbre de culpar de los problemas al que estuvo antes. Menem culpaba a Alfonsín, de la Rua a Menem y así seguimos, alegremente cargando al anterior con la responsabilidad de los problemas. 

La cosa no resulta tan fácil cuando el anterior y el anterior del anterior, y el anterior de este, son los mismos. Ahí ya no es tan simple quitarse el sayo. Son décadas de falta de una obra seria en la red de agua corriente, calculo que lo mismo ocurrirá con las cloacas, son décadas de parches mientras la ciudad crece, con obras autorizadas, en extensión y altura, con lo que no hay que ser muy lúcido para darse cuenta de que la frazada no va a tapar los pies si nos tapa los hombros… 

Tampoco se escuchan propuestas serias y concretas desde la oposición, con lo que parece que nuestro futuro no es muy luminoso políticamente hablando. 

Mientras tanto, no le deseo a nadie quedarse sin agua en un día bochornoso, sobre todo si la noche sigue sin agua y bochornosa. 

Alicia Hurtado


Add space 300x250x2