Chaves

Reseña de cuatro décadas de teatro

“Permanecer 40 años en este país no es fácil”

04|03|21 22:38 hs.

Recientemente arribó a sus cuarenta años de actividad, con su taller mecánico y venta de repuestos, Heriberto Menna, quien recibió a La Voz del Pueblo para reseñar su actividad. 


Acompañado de sus hijos Kevin y Branko, recordó que comenzó a trabajar a los doce años de edad en el taller de García y Langhi, y que luego de esa experiencia pasó tener una sociedad con Roberto Grapassono que duró cuatro años. 

Tiempo después sobre calle Independencia al 450 construyó un galpón y puso en marcha una alineadora de dirección. “De ahí en más seguí trabajando hasta que logré comprar el actual edificio donde tengo el taller y venta de repuestos”, dijo a este diario en una mirada en retrospectiva sobre su actividad en la ciudad. 

Sin olvidar sus propios inicios, y especialmente los tiempos y la forma en que se fueron dando las cosas, Menna destacó a quienes lo apuntalaron. 

“Tengo que agradecer a toda la gente que me ayudó en el momento en que me inicié como Pocho Quinteros, Abel Tumini y otros tantos amigos que me han dado una mano para terminar el taller con mucho sacrificio, donde también estuvo involucrada toda la familia”, dijo al recordar a quienes siempre estuvieron a su lado. 

 A partir de todo el apoyo recibido, observó que con el tiempo las cosas “afortunadamente” le han salido bien como por ejemplo al incrementar su oferta en materia de repuestos y además con la adquisición del nuevo local que terminó por impulsarlo en el ámbito local. 

“Desde los inicios hasta el presente ha existido una gran evolución en los vehículos, antes era más fácil lograr repuestos porque había pocas marcas, hoy hay que tener una gran variedad pasando a ser un rubro muy difícil el de los repuestos por el stock que hay que tener”, expresó Menna acerca de las variaciones que el mercado del sector ha tenido con el paso del tiempo. 

En este sentido indicó que “toda esta evolución llevó a que nos tuviéramos que ir capacitando”, como por ejemplo en materia de inyección electrónica para lo que debió realizar un curso en los años noventa en la ciudad de Buenos Aires; y posteriormente otros más, siempre ligados a los cambios de la industria automotriz. 

Menna también explicó cómo el paso del tiempo ha dejado su huella en su forma de sostener el negocio. “Durante este tiempo hemos tenido años muy difíciles, hoy transitamos una tranquilidad porque lo estoy haciendo todo en familia, pero se pasaron años que no fueron fáciles -para nada- con un país inestable totalmente”. 

A todo esto el reconocido mecánico chavense trazó una mirada sobre lo que implica poner en marcha un emprendimiento en la actualidad, de las características que reúne su firma. “La expectativa es incierta para que alguien se anime a hacer algo, la gente tiene temor de hacer cosas y espera; y en lo laboral no se puede ocupar jóvenes porque lo que primero que preguntan es cuánto va a ganar, sin tener en cuenta lo que significa aprender un oficio, que es como ir a la universidad. Es muy difícil todo porque se ha hecho una cultura donde se ha perdido el respeto hacia el empleador”, explicó. 

Fuera de la actividad comercial compartió con este diario su gusto personal -aunque siempre ligado a los fierros- por la práctica del automovilismo deportivo al participar de los campeonatos zonales. 

“Doy gracias Dios, lo seguimos haciendo con mi hijo Kevin y ello me ha dado grandes satisfacciones porque he cosechado grandes amigos”, confió. 

Finalmente expresó su gratitud con sus clientes de la ciudad y de la zona. “Estos cuarenta años nos enorgullecen porque permanecer todo este tiempo -en este país- no es fácil, y seguimos día a día poniendo un granito de arena más, progresando en algo”, sostuvo Menna.  


Add space 300x250x2