Cascallares y Copetonas

Señaló Miguel Barreras

“Lo mejor de la Cooperativa no figura en los balances”

21|03|21 20:33 hs.

La charla con Miguel Barreras se da en su estudio contable y bien entrada la tarde, luego de su visita diaria al campo. Miguel es contador de profesión y productor agropecuario por herencia. Pertenece a la cuarta generación de los Barreras que siembran la tierra de San Alberto, el establecimiento ubicado en la zona de La Tigra y que comenzó a trabajar su bisabuelo. De su padre Alberto recibió muy joven también otro legado: el sentimiento cooperativo y el sentido de pertenencia a la institución de Cascallares. 


“Mi papá fue un convencido productor cooperativista que toda su actividad como agricultor la desarrolló dentro del movimiento. Luego de su fallecimiento, junto con mi madre nos hicimos cargo de la actividad en la empresa agropecuaria familiar. En ese momento de mucha vulnerabilidad, yo era muy joven y ambos bastante inexpertos, encontramos en la Cooperativa de Cascallares un apoyo y sostén mayor al que hubiéramos imaginado, tanto en el aspecto empresarial y productivo, como en el humano”, cuenta Miguel sobre su ingreso al mundo cooperativo.

 “Así es cómo experimenté por primera vez y en primera persona algo que siempre resaltaba mi padre: el valor que tiene formar parte del movimiento cooperativo. Se podría decir que en el cooperativismo comencé por herencia o legado familiar, pero ahora continúo por convicción y convencimiento sobre la importancia de sus valores y principios”, agrega Miguel. 

- ¿Qué significa para vos el sistema cooperativo?
- El cooperativismo como sistema es virtuoso, sigue siendo algo superador. La cooperativa es una empresa que tiene que ser rentable y generar excedentes. La de Cascallares es un fiel reflejo de lo que tiene que ser una cooperativa, de generar excedentes y estar atenta a las necesidades de los empleados, asociados y la comunidad en la que se desenvuelve.

 Pese a su juventud, Barreras ya tiene una rica trayectoria como dirigente cooperativista. “Durante 15 años formé parte del Consejo de Administración de la Cooperativa, integré el órgano de dirección de ACA Salud, hoy soy el síndico de Avalian, y también soy consejero titular de ACA, en representación de las cooperativas del sudeste bonaerense”, enumera el actual auditor de la Cooperativa que está cumpliendo nueve décadas de vida institucional. 

Entonces, la charla vuelve a Cascallares y al inicio de su vínculo con la Cooperativa. “Además de apuntalarme en mis inicios como productor, la institución me dio la posibilidad de trabajar como contador al poco tiempo de haber vuelto a vivir a Tres Arroyos después de recibirme. Y justamente una de las cosas más importantes de la Cooperativa es que le da muchas posibilidades y oportunidades a quienes la conforman”, asegura. 

“La Cooperativa de Cascallares está siempre pendiente de que sus empleados y asociados mejoren y progresen, no sólo económicamente, sino también intelectual y culturalmente. Hay una marcada intención de elevar, de capacitar, de enriquecer a las personas”, completa. 

- Contaste que la Cooperativa fue fundamental en tu decisión de comenzar como productor. ¿Qué pasó después? ¿Cuánta injerencia tiene en tu actualidad? 
- Hoy el apoyo sigue siendo total, tanto para mí como para el resto de los socios. Más de uno dice que si no fuera por la Cooperativa ya no sería productor. Yo coincido. 

- ¿Qué virtud destacarías de la Cooperativa desde lo empresarial? 
- La Cooperativa está muy focalizada. Hace pocas cosas, pero las hace bien. Tiene pocas unidades de negocio, pero son eficientes, generan excedentes. No se enloquece por hacer de todo, por crecer. Si bien el crecimiento es un objetivo y es necesario en una empresa, crecer porque sí no está dentro del objetivo de la institución. De todos modos, si bien por mi función de auditor reviso habitualmente los balances, lo mejor de la Cooperativa no figura en una planilla, sino que es lo intangible: el respaldo en todo sentido que les da a los asociados, el apoyo a los empleados y el aporte que realiza en la comunidad. 

- ¿Por qué llega a los 90 años con esta solidez? 
- Haciendo un balance de toda su historia, está a la vista que hubo mucho trabajo, mucho emprendedurismo. Y Jorge Duchosal ha sido visionario en muchas cuestiones, como en haber hecho los canjes de cereal por maquinaria hace más de 30 años. Por otro lado hubo mucha capacidad de reacción para tomar decisiones. 

- ¿Qué ves de acá en adelante para la Cooperativa? 
- Lo que viene es desafiante. La Cooperativa por su situación está muy bien posicionada, es una empresa que tiene un pasado muy bueno, un presente excelente y un futuro desafiante. Lo que nos trajo hasta acá no significa que vaya a ser lo que funcione en el futuro. Y seguramente ahí volverá a salir a relucir lo que nos muestra la historia de la institución, el trabajo y emprendedurismo para seguir evolucionando. 


Add space 300x250x2