Opinión

Por Griselda Collazos

Carta de lectores: Los derechos humanos en el país

26|03|21 14:39 hs.


Señora directora: 

Nací en el ’78, y cuando tenía un par de meses, en casa seguramente se miraba un Mundial arreglado, decorado para las cámaras del mundo, para ocultar los crímenes de Estado. Y se gritaban los goles y se festejaba. Como en todas las casas del país. No en todas las casas del país se leían libros prohibidos. En la mía, sí. Y se enterraban por miedo. Cuando tenía 4 años, recuerdo a mamá poniendo papeles en las ventanas para que los aviones no vieran luz en las ciudades de noche. Y mis hermanos llevaban cartas y chocolates a la escuela para los soldados. Todos sabemos lo que pasó. 

Y sabemos lo que vino después. Un juicio soberbio, en un momento clave de la historia. En ése momento fue un acto de coraje husmear en los calabozos y la mugre del poder. Y condenar la barbarie. Y en ése momento, también era valentía dar la vuelta a la plaza. 

YA NO. Pasaron 45 años. Nadie defiende los derechos humanos HOY en Argentina 2021. Si la APDH es sólo un grupo de personas que se reúnen a conmemorar un pasado muerto, su actividad no tiene más razón de ser que el grupo de Egresados 1996 del Colegio Nacional. Revolver el pasado. Condenar lo condenado. Llorar por lo sufrido no tiene sentido aunque planten arbolitos y el medioambiente (de rebote) se vea beneficiado. Como país, realmente, somos un caso de diván. 

Si conjugamos los derechos humanos solo en el pasado, estamos perdidos. ¿No tienen derechos los habitantes de Formosa recluidos sin motivo hoy? (recordemos que el 23 de marzo reprimieron en esa provincia) ¿No tuvieron derechos los que murieron en pandemia (no por Covid), sino por la interrupción de sus tratamientos de salud? ¿Y los que no pudieron acceder a ellos por cierre de fronteras en determinadas provincias? Tampoco cuenta el derecho de los adultos mayores a ver a sus seres queridos, el derecho de la gente a laburar, el derecho de los chicos a ir a la escuela. De eso, seguro que el miércoles nadie habló en su discurso. De Guido Insfrán tampoco, obvio. De los vacunatorios vip tampoco. Tuvieron más derechos los presos liberados por la pandemia que los ciudadanos recluidos en nuestra casa. Parece que sí, aunque Santiago Cafiero diga lo contrario, ‘hay que recordarles lo que son los derechos humanos’. 

Defienden derechos humanos de unos pocos, según el color político. Y, preferentemente, los de los muertos. A los vivos, el gobierno nos hunde cada vez más en la miseria, el endeudamiento, la paralización de la producción, la crisis, el desempleo, la ignorancia… 

Griselda Collazos 
DNI 26.468.497 


Add space 300x250x2

Te interesaría leer