José Vespa junto a sus representantes legales, los doctores Germán Michelet y la doctora Laura Perey

Policiales

Juicio en el Tribunal Oral Criminal

Lesiones a un bebé: la Fiscalía pidió 15 años de prisión para José Vespa

31|03|21 12:30 hs.

La Fiscalía de Juicio pidió 15 años de prisión para José Vespa, a quien considera penalmente responsable del delito “lesiones gravísimas agravadas por alevosía” en perjuicio de un bebé de 10 meses, hijo de su ex pareja. El pedido de pena fue formulado en horas de la mañana durante la realización de los alegatos del juicio que se inició el pasado jueves en la sala de audiencias del Tribunal Oral Criminal N°1, a cargo de manera unipersonal de la doctora Fabiana Brandolín, ante quien la Defensa Oficial, a cargo de la doctora Laura Pereyra y el doctor Germán Michelet, solicitó la libre absolución por no considerarse probada la responsabilidad del imputado en el hecho y, de manera subsidiaria, la pena mínima para el delito de “lesiones culposas”. Por su parte, el doctor Michelet, adhirió al pedido de absolución de su colega y, además, pidió que no se considere la existencia de la carátula de “lesiones graves” en este caso, ya que entiende que las lesiones que padece el niño podrían ser recuperados con distintos tratamientos de rehabilitación. 


Tras la extensa presentación de fundamentos, sobre todo por parte de la Defensoría Oficial, el imputado repitió su voluntad de no declarar antes de dar por cerrado el debate. 

La doctora Brandolín fijó como fecha de lectura del veredicto el próximo martes 6 de abril a las 11. 

¿Por qué Vespa? 
Según consideró la fiscal Natalia Ramos durante sus alegatos, las razones que motivaron el pedido de esa pena están basados en el hecho de que, según sus conclusiones, la víctima no se recuperará más de las lesiones padecidas en este episodio, como así también la existencia de fotos y mensajes previos de la niñera a la madre del niño, donde constaría que éste gozaba de buena salud antes de entregárselo a Vespa en la noche del 24 de julio de 2018. También, la representante del Ministerio Público, consideró la actitud de Vespa en la clínica una vez que el bebé fue internado y distintas marcas en el cuerpo que, según su teoría, no existían antes de que éste tome contacto con él. 

“¿Por qué Vespa?”, se preguntó la fiscal antes de explicar las razones que la motivaron a imputarlo del delito por el que lleva más de un año privado de su libertad, después de constatar la existencia de lesiones conocidas como "síndrome del bebé sacudido", “el primer motivo es porque las únicas dos personas que estaban cuando ocurrió todo eran ellos (por el imputado y la víctima). Y el propio testimonio de Vespa (en la instrucción), además de la incorporación de las conversaciones que (Vespa) tenía en su celular. En esa pericia reconoce que estaban ellos dos solos”, dijo. 

Asimismo, entre las razones de la pregunta inicial agregó, “las fotos (de la víctima) dos horas antes del hecho, indican que estaba bien, que no tenía nada”, sostuvo, antes de deslizar que, “existen estudios de que el llanto del bebé irrita a la gente” para referirse a la pericia del celular de Vespa, donde observó que, “un tema reiterado entre Vespa y su pareja era si (el bebé) lloraba o no”. 

También destacó como segundo punto clave, “la actitud de Vespa en la clínica. No quiso acompañarlos, hay incoherencias en su relato, no le dijo a la enfermera ni a la médica clínica que le hizo RCP al bebé cuando notó que no respiraba e intenta justificar los moretones que tenía (el bebé) aduciendo que le había hecho RCP, pero eran anteriores”, comentó antes de sostener que, “hasta que (la criatura) vivió con el señor Vespa no había tenido nada. Vivió con Vespa y empezó a tener moretones y hematomas”. 

Posteriormente, argumentó que, “son lesiones irreversibles, son una enfermedad mental y corporal incurable. El niño va a necesitar rehabilitación de por vida, y no va a recuperar la visión de su ojo derecho. No existe duda de que las lesiones son gravísimas. No va a recuperar la calidad de vida que tenía antes del hecho”, describió al referirse a lo que consideró, “el fin de un proceso que se dio por un maltrato de Vespa hacia el niño”. 

“Vespa no quería matarlo, pero si entiendo que no es posible creer que si vos sacudís a un bebé no podés no sospechar que le podés provocar alguna lesión”, agregó antes de mencionar jurisprudencia al respecto y sostener que, “la actitud de Vespa debe tenerse en cuenta como dolosa”.

 Así, luego de solicitar que el caso sea calificado “lesiones gravísimas agravadas por alevosía” y se le dé la pena máxima para ese delito (15 años de prisión más accesorias legales y costas), defendió la imputación afirmando que, “no importa la pena, porque cuando Vespa salga, (el niño) va a tener que seguir rehabilitándose. Nunca va a ser lo mismo”. 


La doctora Natalia Ramos. La Fiscal de Juicio pidió el máximo de la pena por “lesiones gravísmas agravadas por alevosía”




Más sospechas 
Por su parte, la Defensa Oficial entendió que el grado de certeza que sostiene la Fiscalía a la hora de imputar a Vespa “no se ha podido comprobar” y, sin acusarlas, consideró insuficiente la investigación realizada por el Ministerio Público sobre la madre y la niñera, quienes habían tenido a su cargo el cuidado de la criatura antes que Vespa tome contacto con él, mientras la madre trabajaba en un geriátrico. 

En esa línea, primero la doctora Laura Pereyra y luego Germán Michelet, pidieron la libre absolución por no estar acreditada la responsabilidad del imputado en el hecho, “no hay prueba alguna de que José Vespa actuó sobre ese niño para provocarle esas lesiones”, dijo la primera, antes de indicar que, “subsidiariamente debe hablarse de un delito culposo y por qué no de un estado de necesidad. Fue para salvarle la vida, un justificante que quita de responsabilidad a las personas”, al mencionar el hecho de que las marcas en el cuerpo del niño serían producto de los intentos de Vespa por practicarle RCP cuando notó que la criatura no podía respirar.

 “Trato de reanimarlo, no sabemos si eso puede provocar algún tipo de necesidad con el objetivo de salvar la vida de ese bebé”, señaló la defensora, antes de solicitar que, de manera subsidiaria, se aplique una figura culposa con el mínimo de pena del delito de “lesiones culposas”. 

Como atenuante se mencionó el hecho de que Vespa no tiene antecedentes, también solicitó una pena en suspenso, y que se considere el hecho de que hace un año y medio que está preso, “más alla de las presiones mediáticas que ha habido por parte de la familia, al punto tal de que tuvo que actuar la Asesoría de Incapaces para resguardar la intimidad de un niño que estaba expuesto en los medios de comunicación”, concluyó Pereyra en su alegato.