¿Se llevó la pelota? Agustín Zubillaga convirtió tres goles en la goleada de Huracán (G. Fernández)

Deportes

Copa Aiello

El Globo tomó aire y es líder

05|04|21 11:36 hs.

Sacarle el invicto al líder y llegar al lote de punteros fue para Huracán un fuerte impulso en esta Copa Aiello que el propio Globo organiza, y que ayer escenificó su tercera fecha; pero conseguirlo goleándolo por 4-1 y cortando esa buena imagen futbolística que Alumni de Benito Juárez había dejado en las dos primera fechas, fue un necesario y tranquilizador respaldo para el equipo de Leonardo Gómez que tuvo una soberbia actuación de Agustín Zubillaga, autor de tres goles. 


Después de haber perdido el clásico ante El Nacional en la fecha pasada, Huracán buscó no dejar dudas con una actitud arrolladora. Y lo consiguió rápidamente, porque de movida salió a presionar, a plantarse en campo rival y a “ahogar” a un Alumni que no supo qué hacer en esos minutos. 

Y menos aún después del gol con el cual Elizondo de tiro libre abrió el marcador a los 5’, tras rematar al primer palo de un arquero Tifner que dejó muchas dudas con su reacción. Antes de eso, el Globo había avisado con un cabezazo del propio Elizondo que Domínguez sacó sobre la línea. 

Como si eso fuera poco, la superioridad del Globo se ratificó a los 10’ con el primer tanto de Zubillaga, tras recibir un preciso pase en la parte central del área. 

Los de Gómez justificaban la diferencia con una amplia tenencia del balón, pero y por lógica consecuencia, la presión dejo de tener tanta intensidad. 

Así, las acciones comenzaron a ser repartidas pese al nerviosismo de los juarenses que no encontraron su línea futbolística y se excedieron en las protestas; aunque desde la pelota aérea empezó a desnudar alguna falencia en el local, quien con el correr de los minutos se diluyó con un manejo de pelota ya no tan preciso y cada vez más lento y previsible, y también puso en peligro la tranquilidad de Carrozzi.

El partido, que parecía anodino y con escasas emociones, recobró la atracción a los 7’ del complemento con el golazo de Mansilla, quien definió con calidad por sobre la humanidad del “1” local. Y al minuto nomás, Binderup tuvo el empate pero su cabezazo se fue desviado. 

Ese fue el momento de la visita que dejó pasar y que ya no volvería a tener, porque Zubillaga (partiendo desde una posición muy discutida por Alumni) no dudó cuando enfrentó a un estático Tifner y puso el 3-1.

Todo estaba a pedir del Globo, máxime después de los dos remates de Binderup donde el palo izquierdo de Fernández le negó el gol. Y la tranquilidad total para Huracán llegó a los 26’ tras un desborde con certero centro de D’Annunzio a la cabeza de un intratable Zubillaga que le puso cifras definitivas al partido.