La Ciudad

Recordando en el 137° aniversario

El valioso legado del doctor Cereijo

24|04|21 11:10 hs.

El 3 de marzo de 2016 se produjo la desaparición física del doctor Hugo Cereijo, quien desarrolló una tarea muy importante en nuestra comunidad. Oscar Meijide, referente del grupo scout Santa Coloma, lo recordó en nuestra redacción el mes pasado al producirse el quinto aniversario de su fallecimiento y en esta fecha especial, es bueno tener presente su legado. 


Meijide dijo que “es innumerable la cantidad de gente que lo tiene en la memoria. Yo doy testimonio, pero son muchos quienes destacan todo lo que hizo”, 

Señaló que “en realidad lo empecé a tratar cuando se inauguró el monumento a Volponi, el avión en la rotonda de avenida Libertad y Güemes. Concurrimos con los scouts”. Puntualizó que “aparte de ser buena persona, servicial y predispuesto a darte hasta lo que no tenía, lo llamabas y te conseguía las cosas que precisabas. Era muy perfeccionista. A mucha le gente le resultado incómodo, a mí para nada, por el contrario te hacía sentir bien porque estaba en todos los detalles”. 

Cereijo tenía bien en claro las normas de protocolo. “Había hecho cursos -indicó Meijide-. Fue un verdadero maestro de ceremonias”. 

Al describir la inauguración del monumento en homenaje a Volponi, comentó que “la idea de él era que los chicos scouts estuvieran cubriendo el avión con una bandera nacional grande, con una soga, y al momento del descubrimiento convocar a las autoridades e invitados especiales. No se pudo hacer porque hubo un viento terrible esa mañana. Nos hizo parar en la silueta de las islas que están debajo del avión”. 

Pese a la diferencia de edad, lo consideró un amigo. Y agregó que se trataba de “una persona muy querida en todos lados”. 

Compromiso 
Al hacer referencia a su participación en la vida pública, mencionó que “fue secretario de Salud y también secretario de Acción Social del municipio”. 

En las instituciones, su labor fue muy activa. Meijide indicó que “estuvo en CELTA, en la comisión de Bomberos Voluntarios, en la Biblioteca Sarmiento, en la Sociedad Protectora de Animales, fue mucho tiempo presidente de la Comisión de Festejos y Homenajes de la Municipalidad, intervino en la Comisión de San Roque de la Iglesia del Carmen, en Lalcec”. 

Del mismo modo, comentó que “como integrante de la Asociación Sanmartiniana tenía muchos contactos y han venido granaderos o representantes de la casa sanmartiniana a Tres Arroyos. Formó parte del Instituto Browniano”. Otras entidades que contaron con su presencia o colaboración fueron “el grupo scout Santa Coloma y el desaparecido hogar de niños El Amanecer del Ejército de Salvación. Presidió la comisión administradora del Parque Cabañas, formó parte de la organización de la Fiesta del Trigo, y de la Comisión Amigos del Hospital, entre otros lugares”. 

Conocía en detalle la historia de Juan Bautista Istilart, sobre lo cual Meijide relató que “en uno de los homenajes, nos llevó a recorrer los lugares cuya existencia fue posible gracias al impulso y la visión de Istilart”. 

A muchas otras entidades, aunque no perteneció, les extendió la mano cuando requirieron su ayuda. Dos ejemplos, en este sentido, son la Junta Vecinal de la Escuela 18 y El Parquecito. Se mostró siempre atento con la agrupación de ex combatientes y los actos por el Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas. 

“Asistíamos con los chicos nuestros luego de la vigilia anual. Hugo Cereijo se encargaba de que la palma esté bien, la tela que cubre la placa, la soga del mástil, muy perfeccionista y a mí me gusta ser así”, valoró. 

Gestos 
Resultó muy especial el cumpleaños número 70 de Cereijo, en el salón de la Escuela Técnica, “con dos o tres personas de cada instituciones, así como familiares y allegados. 

El conductor, cuando empezó la fiesta nombró uno por uno. El había venido con amigos de Brasil, cuando podía viajaba. Generaba afecto”. 

Una anécdota, que menciona Meijide, describe cabalmente al recordado médico. “En el año 2015 la Asociación Scout Argentina, de la cual formamos parte, le hizo entrega de un premio a nivel nacional, y tuvo que viajar a Bahía Blanca. El premio se llama Siempre Listos, postulábamos a personas e instituciones, él salió elegido dentro de la zona nuestra, sur de la provincia”, indicó. 

Por entonces, “puso a disposición su vehículo para viajar y era tanto el detalle que tenía, fue un día antes de mi cumpleaños. Cuando llegamos de regreso a Tres Arroyos, ya era mi cumpleaños. No quería manejar demasiado, me cedió el auto para que yo manejara y cuando lo guardamos en la casa me dijo ‘Oscarcito en el baúl del auto tenés algo’. Había un obsequio, una botella de vino o de champagne, fue el primer saludo que recibía de mi cumpleaños en ese momento”. 

Asimismo, contó que “cuando nos invitó a su cumpleaños, con la jefa que teníamos de los scouts, Myriam Guzmán, no sabíamos que regalarle porque dijimos ‘supuestamente lo tiene todo’. Venía de una familia en buena situación económica. Conseguimos una caja de té muy sencilla, le grabamos su nombre y el saludo nuestro, cada vez que yo iba a hablar con él me decía ‘¡no sabes lo que quiero la cajita!’. La secretaría nos comentaba lo mismo. La calidez con la que recibió ese regalo”. 

Finalmente, observó que “los homenajes particularmente me gusta hacerlos en vida. Pero hay que reconocerlo. Son próceres actuales. Con el paso de los años, lo va a ser para Tres Arroyos” y expresó que “estoy en conocimiento de que está previsto que un área del hospital lleve su nombre. Se postergó por la pandemia, pero Hugo Cereijo lo tienen presente”.