Está acusado de “privación ilegítima de la libertad y robo agravado en poblado y en banda”

Policiales

Tras dos allanamientos

Detienen a un sospechoso de uno de los asaltos en el Barrio Residencial

28|04|21 07:42 hs.

Un sujeto con antecedentes penales por comercialización de estupefacientes fue detenido en la tarde de ayer por la SubDDI de nuestra ciudad, acusado de haber participado en uno de los últimos asaltos perpetrados en el barrio Residencial. 


Si bien en principio su identidad había trascendido de manera extraoficial en nuestro sitio web, a pedido de los propios investigadores, se informa en esta oportunidad por sus iniciales, C.T., de 41 años, quien fue detenido por orden de la jueza de Garantías, doctora Fabiana Brandolín, a instancias de un pedido del titular de la UFI Nª16, doctor Gabriel Lopazzo, quien previamente había solicitado la realización de dos allanamientos en el marco de la investigación iniciada tras un atraco cometido en la mañana del pasado 22 de marzo en una vivienda de la calle Roca al 800, donde reside una mujer y su familia. 

Ese día, la damnificada fue sorprendida por dos delincuentes que aprovecharon un momento para ingresar a la casa, amenazarla, atarla con un cordón y revisar el lugar en busca de dinero.

Finalmente se retiró con una cartera de la víctima y documentación. El sospechoso detenido ayer había estado preso en 2011 tras haber sido condenado por “tenencia de estupefacientes con fines de comercialización” y, por estas horas se encuentra imputado de “privación ilegítima de la libertad y robo agravado en poblado y en banda”, delito por el que estaba previsto que comparezca ante el fiscal de la causa según lo establece el artículo 308 del Código Penal.

El hecho 
El caso que se investiga fue cometido en la mañana del 22 de marzo pasado, cuando la víctima acababa de sacar su auto de la cochera de la vivienda donde reside en un inmueble ubicado en la parte delantera de un terreno en el que también tiene una casa su hija.

Tal como trascendió oportunamente, después de dejar el auto en la calle y permitir el ingreso de la niñera de su hija, dos delincuentes ingresaron a la casa (la puerta de calle tenía un pasador) y fueron directamente a la vivienda. 

Como la moradora estaba esperando que lleguen los albañiles que llevan adelante una serie de refacciones en el inmueble, la mujer no llegó nunca a suponer que estaba a punto de ser víctima de un asalto. 

Así, uno de los dos delincuentes, el más grande, la dio vuelta, le tapó la cabeza con una almohada y la ató con un cordón, antes de ir directo a una caja fuerte que estaba en la pieza.

Finalmente, cuando constataron que la caja estaba vacía, decidieron huir con la cartera en la que se hallaban los documentos y la llave de su auto.