La fiambrería donde irrumpieron los delincuentes ayer por la mañana

Policiales

Le sustrajeron miles de euros y dólares

Un matrimonio terminó en el hospital luego de ser golpeados en un asalto

29|04|21 08:25 hs.

Un matrimonio de emprendedores que estaba desarrollando un negocio en el barrio Ranchos de la Virgen de Luján, sufrió una cuantiosa sustracción de dinero durante un violento atraco perpetrado en la mañana de ayer por dos sujetos armados y encapuchados. A raíz del hecho, una de las víctimas, identificado como Ariel Stadelman, de 42 años, permanecía internado en una sala de clínica médica del Hospital Pirovano.


Según confiaron a LA VOZ DEL PUEBLO fuentes familiares que acompañaban al matrimonio asaltado en el nosocomio tresarroyense, el episodio se desencadenó ayer alrededor de las 10 de la mañana, cuando Stadelman acaba de abrir el portón de la propiedad que adquirieron hace poco más de un año en Emilio de la Calle 1640, para poder modificarlo y armar el salón de la fiambrería y almacén que llevaban adelante junto a Eva Porras, de 50 años. 

A plena luz del día, dos delincuentes con al menos un arma larga, amenazaron a Ariel cuando éste volvía de los fondos del terreno y le exigió la entrega de dinero, no sin antes atarlos y comenzar a golpear a ambos. 

Durante el violento episodio, los delincuentes llegaron a colocarle a él una bolsa en la cabeza para torturarlo. “Lo golpearon en las costillas y ahora están muy shockeados los dos”, dijo una hermana de Ariel, que prefirió no identificarse, aunque confirmó que a la mujer le dieron el alta médica ayer a las 15, pero decidió quedarse junto a su marido hasta que se recupere. 

De acuerdo al parte médico que le habían entregado, eso sería en el transcurso de la jornada de hoy.

Cuantioso botín 
Sin llegar a precisar si los delincuentes manejaban alguna información acerca de la existencia de dinero en la vivienda, trascendió que llegaron a llevarse una importante cantidad de euros y dólares. 

Distintas versiones indicaban que el botín sería entre 14.000 y 52.000 euros, además de 1000 dólares, producto de las actividades que ambos habían desarrollado durante una estancia de cinco años en España, donde ella habría vendido una propiedad antes de viajar a Tres Arroyos, porque habían decidido radicarse poco antes del inicio de la pandemia, en 2020, y abrir el negocio cuyo nombre hacía referencia a Eva y su nacionalidad: “La Española”. 

En aquellos meses, comenzaron alquilando un local en Dean Funes y Güemes, antes que consigan una oportunidad de tener su casa en Emilio de la Calle, donde además del almacén, él complementa los ingresos familiares con la venta de autos. 

En esa dirección, se acomodaron para vivir y adaptar un ambiente para realizar su actividad comercial, la que planeaban modificar con la edificación de un salón y la colocación de un sistema de alarma y cámaras de monitoreo, que no habían terminado de instalar.

En la mañana de ayer, el arribo de dos delincuentes encapuchados se llevó los sueños de esta pareja de trabajadores que había elegido Tres Arroyos para desarrollar la empresa que sostendría sus vidas.

Fue un proveedor quien los encontró atados a una silla y en estado de shock. Inmediatamente se comunicó con la policía que, instruídos por la Fiscalía, realizaron dos allanamientos en los que se incautaron plantas de marihuana, pero ningún elemento vinculante con este dramático episodio. 

Anoche, los investigadores continuaban trabajando contrareloj a los efectos de registrar algún otro domicilio que les permita echar un poco de luz sobre la investigación de este hecho y la identificación de sus autores.