Máximo Fjellerup mueve el balón. La buena producción del tresarroyense no fue suficiente para San Lo

Deportes

Liga Nacional de Básquet

Quimsa se quedó con el Primer chico de la final

07|05|21 12:09 hs.

La Liga Nacional de Básquet 2020/21 está en su etapa final, con los últimos partidos y el premio más importante al alcance de las manos de dos: Quimsa de Santiago del Estero y San Lorenzo.


Ayer se jugó el primer chico, y la victoria quedó en poder de la Fusión por 75 a 68 en un partido muy entretenido y que tuvo en cancha al tresarroyense Máximo Fjellerup con una buena producción y 16 puntos. 

La Fusión, el número uno de la temporada regular, se impuso frente al vigente tetracampeón de la Liga Nacional y presentó sus credenciales para sucederlo en el trono. 

El combinado de Sebastián González inclinó la balanza gracias a su defensa, impuso su ritmo y sus bases le ganaron la pulseada a los representantes azulgranas.

El domingo, también en el Templo del Rock, disputarán el segundo juego de una serie que empezó con todo y está prevista que se juegue al mejor de cinco. 

De movida, Silvio Santander apostó por el ingreso al quinteto titular de José Defelippo, dejando en el banco a Fjellerup que es un habitual titular pero por algunas molestias no había podido entrenar a la par de sus compañeros la última semana. 

El reemplazante del tresarroyense fue sobre Nicolás Copello, pero este definió el guión de la primera mitad con once puntos gracias a tres triples en seis intentos. También fue importante Brandon Robinson, incluso pese al entramado de ayudas constantes planteados por el combinado de Boedo.

El segundo cuarto fue una pesadilla para San Lorenzo, incapaz de marcar más de dos puntos hasta el tiempo muerto que Santander solicitó a falta de 3'25'' del entretiempo: "Seguimos con el mismo plan de no pasarnos la pelota. Seguimos encaprichados. La bola tiene que circular, metiéndola uno, la mete uno y va a estar contento uno. La fuerza que tenemos es la suma de las partes, no de a uno todo el tiempo. Ya probamos, no es ningún negocio. Se tienen que pasar la bola". 

El Ciclón, que hasta el tiempo solicitado apenas registraba dos asistencias, era víctima de sus propias falencias ofensivas y se mantenía en juego gracias a una defensa que argumentaba su resistencia.

Pero el Ciclón reaccionó tras el reto de su entrenador especialmente en un tercer chico en el que fue capaz de borrar los trece puntos de desventaja que había edificado Quimsa en el segundo cuarto e incluso llegó a ponerse por delante en el marcador.

Fue fundamental José Vildoza, líder de la remontada, con siete de sus 21 puntos y Fjellerup que se entendió a la perfección y terminó con 16 unidades y 7 rebotes en 21 minutos.

En el último cuarto, Quimsa respondió con un bombardeo para reencontrarse con la diferencia perdida: Franco Baralle, Brandon Robinson y Leo Mainoldi encadenaron sendos triples para construir un margen de nueve unidades. 

Quimsa impuso condiciones durante todo el primer juego, más allá de una pequeña merma durante el tercer cuarto. 

Con un goleo repartido y una mediacancha que funcionó a la perfección, su defensa brilló para domar al equipo más voraz de la temporada regular: San Lorenzo, que había promediado 83.7 puntos por juego en la temporada regular, apenas pudo anotar 68.