Sandra Dalpra

B.Juarez

Pedido de ayuda

Multiplicar para vivir (video)

01|06|21 21:04 hs.

Sandra Dalpra oprime con su dedo lo que le queda de una gastada válvula fonatoria que le fuera colocada el año pasado, y se expresa delante de la cámara de un teléfono celular para dejar un mensaje, el cual espera que se viralice. Hoy, esa válvula filtrada y llena de hongos, le impide hablar, comer y especialmente beber. 


Incluso lo más preocupante para ella, y para su familia, es que mientras duerma pueda ahogarse. 

 La mujer que vive junto a su esposo y sus hijas más chicas en Villa Cacique Barker –distrito de Benito Juárez- fue operada de un cáncer en la garganta, y desde hace cuatro años no deja de pelear para que IOMA le cumpla con la entrega anual de dos válvulas. La última le fue colocada en marzo de 2020, y hasta ahora sólo le ha entregado 3. 

Por eso, con el apoyo de su familia, decidió recurrir a las redes sociales para conseguir multiplicar su pedido y sensibilizar a la obra social para lograr que se destrabe la compra de la válvula que ella tanto necesita, no por ‘capricho’ sino para seguir viviendo, como dio su esposo, Ramón Velardez, a La Voz del Pueblo. 

 “No cumple con las válvulas, es una válvula fonatoria, hace un año y medio que no se la dan. Ella hace cuatro años que está operada y son dos válvulas por año las que necesita, y sólo tres le dieron hasta ahora”, explicó sobre IOMA el compañero de vida de Sandra en un tono de amable y pausado. 

“Si no tiene la válvula se me muere. Ella no tiene la laringe, nada, le sacaron todo. Cuando la operaron le sacaron laringe, cuerdas vocales, todo le extirparon; entonces ella con esa valvulita puede hablar, es un medio de comunicación, no es un capricho es algo necesario”, expresó el hombre mientras explicó el miedo que sienten permanentemente por si llega a ahogarse con la válvula gastada -y en mal estado- que conserva en su garganta y que necesita cambiar para poder seguir viviendo. 

“Tiene colocada la última en marzo de 2020, está puesta pero ya tiene muchos hongos”, contó Ramón de acuerdo a lo que le diagnostica la doctora de Sandra, Laura Villalta. 

La familia, que no cuenta con asesoramiento legal, apeló a confiar en que las redes sociales tengan un efecto favorable en la necesidad que presenta el cuadro de salud de Sandra, después que los intentos formales y corrientes no estén surgiendo efecto. 

Con periodicidad las consultas hechas ante IOMA en Benito Juárez no han dado resultado hasta el momento. “Hoy a la mañana me dijeron que el pedido de compra está pero que no hay firmas que se presenten a presupuestar una válvula”, contó Ramón quien por otro lado valoró el apoyo y asistencia que cuentan desde el área social del municipio de Benito Juárez. 

A cuatro años de presentarle batalla a la enfermedad, Sandra que es madre de cinco hijos, aún no puede –ni quiere- bajar la guardia ante las consecuencias de la operación que le ayudó a seguir adelante. Pero ella y su familia –solos- no pueden. 

Con el dedo pulgar de su mano derecha, Sandra aprieta lo que queda de la válvula gastada que lleva en su garganta, y habla en un tono de voz apretado y débil. “Muchos de ustedes me conocen, saben bien que llevo años luchando con IOMA”, dijo al comienzo de un breve mensaje. 

Luego explica que hace cuatro meses realizó nuevamente los trámites para ver si le entregan “la famosa válvula fonatoria; solo me dicen que está ‘en compra’”. “Necesito que ustedes me ayuden a hacer viral este audio (video) yo ya no puedo más. No se puede dormir, comer, menos que menos tomar porque esta válvula está filtrando por todos lados”, describió la mujer con ojos amables y cansados.


Add space 300x250x2