El jefe interino dispuso el inminente comienzo de refacciones para reforzar la seguridad del lugar

Policiales

Tras el robo de armas en Lamadrid 1900

Relevaron al titular del Centro de Reentrenamiento y hacen reformas

08|06|21 10:11 hs.

A una semana del escandaloso robo en la armería del Centro de Reentrenamiento de la Policía de Tres Arroyos, arribó a nuestra ciudad la autoridad que cumplirá funciones de manera interina hasta los próximos días, cuando se nombre al nuevo titular que designe la Dirección Provincial de Centros de Reentrenamiento tras el relevo de su anterior responsable y el guardia que debía estar en su puesto al momento del hecho delictivo que motivó los traslados. 


El subcomisario Luciano Rodríguez Oviedo, proveniente de Mar del Plata, no se demoró en activar las primeras reformas edilicias en las antiguas instalaciones del ex hotel ubicado en la calle La Madrid al 1900, donde además funcionan las oficinas de la Zonal Tres Arroyos del Comando de Prevención Rural, Drogas Ilícitas y la Planta de Verificación Policial. 

De esta manera, ayer desde las 8.30 comenzaron las tareas destinadas, en su mayoría, a reforzar la seguridad del edificio que, en entre la noche del domingo 30 y el lunes 31 de mayo fue violentado por sujetos desconocidos que luego se llevaron armas, elementos electrónicos e instrumentos de logística que fueron encontrados más tarde en las inmediaciones y otros dos allanamientos exitosos realizados al día siguiente por orden del Juzgado de Garantías.


El jefe interino dispuso el inminente comienzo de refacciones para reforzar la seguridad del lugar (E. Mendiberri)


Las tareas fueron llevadas adelante entre el personal municipal de Tres Arroyos que ya estaba abocado a la realización de refacciones en el techo de las instalaciones que la policía usa desde el año 2003, a quienes se sumaron efectivos de Mar del Plata, Necochea, Olavarría y Bahía Blanca, a los efectos de darle una pronta solución a una necesidad que ya no podía hacerse esperar más.

Déficit estructural 
El robo de armas del Centro de Reentrenamiento fue la gota que colmó el vaso. Ubicados desde el año 2003 en esa dirección alejada del radio urbano local, tanto los funcionarios de esa área, como los de las demás carteras, salvando el CPR, todos tenían arreglos pendientes, como así también déficit en los servicios de luz, agua y cloacas, que aún permanecen en agenda. 

No obstante, la regionalización del servicio de seguridad que protagonizó el CPR meses atrás, donde Tres Arroyos se transformó en cabecera de una importante región, aceleró los trámites y la inversión en la realización de sus techos nuevos. 

Algo que ya tenía continuidad en las áreas vecinas (cuando se acude al lugar se pueden ver los tirantes) y por estas horas aguarda el arribo de las chapas correspondientes para ser colocadas, se indicó. 

Sin embargo, el robo en la armería expuso la fragilidad de seguridad que, a pesar de ser producto de la conducta irresponsable de un oficial de guardia que se retiró sin avisar de su puesto de trabajo, obligó a que ayer se refuercen con rejas todas la aberturas del lugar. 

Con respecto a las medidas disciplinarias que tomó la Dirección Provincial de Centros de Reentrenamiento, se dispusieron los traslados del anterior titular, Pablo Faure, y el del oficial de guardia que, con su ausencia propició la comisión del delito (su identidad no fue informada). 

Con ambos fuera de la ciudad, se produjo el nombramiento de manera interina del subcomisario Rodríguez Oviedo, quien mientras supervisa la tarea de los efectivos, aguarda órdenes de La Plata para recibir al nuevo titular del área.  

  -0-0-0-0-0-

Galván y Ramos quedaron detenidos
Los dos detenidos tras los allanamientos que completaron el hallazgo de armas y municiones sustraídas de la armería del Centro de Reentrenamiento de la Policía de Tres Arroyos, quedaron detenidos por orden de la jueza de Garantías, doctora Fabiana Brandolín. Se trata de Juan Sebastián Galván, de 25 años, y Cristian Ramos, de 18. 

El primero, con numerosos antecedentes por delitos contra la propiedad, mientras que el segundo, con distintos ingresos en la Comisaría como menor de edad y sindicado como sospechoso de no pocos episodios de inseguridad en el barrio Ruta 3 Sur. 

Galván, el más comprometido de ambos, fue arrestado luego de encontrarse una huella suya en un monitor recuperado, mientras que Ramos, fue vinculado a la causa ya que en un terreno lindero con el domicilio donde se lo allanó, aparecieron las dos armas que faltaban recuperar, como así también distintas municiones.

Tal como informaron fuentes judiciales, ambos acusados de “robo agravado por efracción” se presentaron ante el fiscal Gabriel Lopazzo. Galván se negó a declarar y Ramos hizo uso de su derecho a brindar testimonio. 

Tras eso, se pidió la conversión en detención de su situación judicial, requerimiento que aceptado en las últimas horas por el Juzgado de Garantías.