El Museo Regional Aníbal Paz arribó a sus 34 años. El mismo reúne la historia de Claromecó a través

Claro, Reta y Orense

Claromecó

El Museo Aníbal Paz arribó a sus 34 años

11|06|21 10:33 hs.

Ayer, el Museo Regional Aníbal Paz de Claromecó arribó a sus 34 años. “El museo también tiene su historia y hoy la recordamos juntos” publicó el Facebook del Espacio de Arte Quelaromecó, junto a un video narrado por Rolando “Tolo” Florez, encargado del museo. 


En el relato, Florez repasó la historia de la institución: “Claromecó en sus inicios, en el año 1920 y las posteriores décadas, no tenía una referencia histórica sino que estaban realizando un pueblo, así que en las décadas del ‘30 y del ‘40 no se pensaba en los registros históricos” comenzó diciendo. 

Luego señaló: “Ya en el año ‘50 Aníbal Paz empezó a recopilar algún tipo de información junto Isidro Alonso Nieto. Luego en la década del ‘60 cuando Aníbal Paz recibía a sus parroquianos en el Bar El Farolito, la historia empezó a tener un poquito más de materiales y datos biográficos más concretos, fechas más fidedignas, fotografías e historias que le iban contando sus propios clientes”. 

Más adelante manifestó: “En el año 1986, que se realiza el Congreso Pedagógico Nacional, la comunidad de Claromecó presenta un proyecto para el reciclaje del casco de la estancia de San Francisco de Bellocq, eso crea al año siguiente la Comisión Pro Museo y Recuperación de la Historia de Claromecó” y detalló que la creación fue “el 8 de septiembre de 1986 y para la primera reunión de creación del museo propiamente dicho se toma la fecha del 10 de junio de 1987”. 

Finalmente indicó que “las primeras exposiciones del material, que estaban compuestas fundamentalmente por algo geológico y antropológico, se hacen en el año 1987 en la Escuela 11. Luego en el ‘88 la Casita de Merlo en la calle 9 hospeda al museo por 4 años hasta que pasa a la calle 28 donde está el Banco Provincia en estos momentos; en el año 2007 aproximadamente se muda todo el museo a donde está en la actualidad, donde era la confitería de la vieja terminal de ómnibus”. 

“El museo tiene historia y en su obra pujante vemos el futuro!” finaliza la publicación.