Policiales

Phishing

“¿Qué seguridad tenés hoy por tener la plata en un banco?”

20|06|21 09:25 hs.

Iris Goicochea es una vecina de Orense que, junto a su hermana, cuidan a Gladys Villavicencio, su tía de 83 años. El pasado jueves, mientras realizaba sus habituales quehaceres domésticos, recibió una llamada al fijo de su tía procedente de un número procedente de Capital Federal.


El interlocutor pretendía informar sobre la existencia de un turno para vacunarse a su tía, quien según confió la mujer, ya estaba vacunada. Cuando Goicochea, sin sospechar nada, le comenta esa circunstancia a la persona del otro lado de la línea, quien se identificó como el doctor Alfredo Molina, éste le pregunta si estaba vacunada y su apellido y la damnificada se lo indicó.

“Justo me agarró con la guardia baja porque hacía pocos días había fallecido mi suegra”, recordó explicando las razones por las que, asegura, no llegó a sospechar que estaba por ser víctima de un delito. 

Así, valiéndose de su persuasión para que no corte la llamada, hizo ir a Goicochea hasta la sucursal del Banco Nación que existe en la calle Josefina Pacheco de Riglos 54 de la delegación tresarroyense, y, después que ella entre en su cuenta con la tarjeta de débito, el desconocido le hizo generar una clave token (bajo la excusa de indicarle cómo conseguir un turno de vacunación) , con la que, posteriormente, desde un homebanking que tenía abierto supuestamente desde otra computadora, transfirió el dinero que tenía en su cuenta, unos 25.000 pesos, a otro banco en la provincia de Córdoba. 

A pesar de la desconfianza que siempre le generó el sistema bancario digital, la jubilada orensana terminó cayendo en la trampa, “no sé cómo me agarró. A mí, que nunca supe cómo es hacer una transferencia de un lugar a otro”, y estuvo cerca de caer en un segundo saqueo en pocos minutos, algo que finalmente no se dio gracias a la intervención un conocido suyo que trabaja en el banco. 

Después de haber hecho la denuncia, le confirmaron que el dinero había sido transferido a dos cuentas de bancos de la provincia de Córdoba, “una parte fue a una cuenta de una tal Abad y la otra, supuestamente, a la cuenta de este tal Molina”. 

“Encima, después que te pasan estas cosas, te enterás que el banco no se hace cargo de nada. Entonces ¿Qué seguridad tenés hoy por tener la plata en el banco?”, se preguntó en el cierre.