La Región

Coronel Pringles

Conmoverdor abrazo por los que no pudieron volver a casa

16|07|21 20:00 hs.

Durante las primeras horas de la noche del miércoles 14, el intendente Lisandro Matzkin acompañó a los integrantes del equipo de salud que realizaron un abrazo simbólico al hospital municipal Dr. Manuel B. Cabrera como un mensaje de unidad, respeto y memoria de los pacientes con Covid-19 que no pudieron regresar a sus hogares.


 El mandatario municipal dijo a La Voz del Pueblo que se trató de “una convocatoria del mismo personal de salud que trabaja en el hospital; fue una experiencia de recogimiento y apoyo interno que después trascendió a la comunidad. Fue un momento sobrecogedor, muy lindo dentro del contexto de una pandemia, pero simbolizó la unidad; estuvo bueno, caló hondo en la sociedad”, expresó.



De todas maneras observó que dentro de la comunidad –como ocurre en otras- a quienes “no entienden lo que se está viviendo”. 

En el marco del encuentro además se realizó el aplauso simbólico del que también pudieron participar vecinos de la comunidad que aprovecharon para reconocer al personal de la salud pública pringlense. 

Durante esa misma jornada en la ciudad vecina –que transita la fase 2- se registraron tres nuevos decesos por coronavirus, llevando el total de víctimas fatales por la enfermedad a 84. 

De hecho se dejado trascender que el personal de salud se siente muy cansado y desmotivado por la triste situación que se está atravesando. 

Durante el emotivo encuentro realizado en el acceso al hospital municipal, al aire libre, integrantes del personal de salud se reunieron con velas y aplausos, para enviar fuerzas a sus pares en ésta difícil tarea por la pandemia de Covid-19; pero también en distintas partes de la ciudad se replicó la misma actitud. 


Frente al centro de salud se encontraban presentes el director del nosocomio, Dr. Nicolás Queti; el secretario de Salud, Dr. Esteban Berruet, y el intendente Lisandro Matzkin. 

"Esta gente está muy cansada, estresada, muy al límite en lo emocional y cada uno en su lugar tiene que hacer lo mejor posible para pasar este momento. La gente que le está poniendo el pecho necesita acompañamiento y respeto", dijo Matzkin a El Orden. 

Queti, por su parte, manifestó que sienten "impotencia" al no poder darles a muchos de los pacientes el resultado esperado.

 "(El aplauso) surgió espontáneamente luego de un día duro, fue autoconvocarnos para apoyarnos mutuamente. Recordarnos que somos un equipo, que nos apoyamos entre todos y acompañamos a los pacientes que han pasado, a quienes pudieron irse a su casa y a quienes no pudieron regresar". 

Berruet por su parte indicó que cada uno debe hacer lo que tiene que hacer para que los números, las estadísticas de esta enfermedad, caigan, según publicó el medio de la vecina localidad.

 


Add space 300x250x2