Actualmente asisten 18 operarios, divididos en dos grupos

La Ciudad

El Taller Protegido Despertar superó adversidades

El valor de no bajar los brazos

18|07|21 11:10 hs.

Por Luciano Moran     


Lea también: “El taller está abierto gracias a la Cooperativa de Cascallares”

El Taller Protegido Despertar está funcionando con dos burbujas de nueve operarios cada una. Algunos concurrentes, por distintos motivos, no han podido regresar todavía al trabajo. El contexto está lejos de ser el esperado por todos, pero pese a ello hoy cumplen tareas 18 de los 34 operarios, lo cual no es un dato menor.

Desde el inicio de la pandemia, no pueden recorrer las calles para vender su producción, aunque eso no es un impedimento para seguir en búsqueda de nuevos horizontes.

Bajo la supervisión de la Secretaría de Prevención y Salud del municipio, el taller funciona con dos turnos, ya que se dividió al total de 18 operarios en dos burbujas distintas. Y esto no es todo, también se les lleva tarea para hacer a los que viven en pensiones, que no los dejan salir para evitar contagios, y a los que están en sus casas y tampoco pueden salir por ser diabéticos o tener otras patologías. 

En diálogo con La Voz del Pueblo, la coordinadora del Taller Protegido Despertar, Verónica López, manifestó que “este año retomamos las actividades, tras un 2020 complejo. Armamos dos burbujas con un grupo reducido de operarios que, por aprobación y autorización de los padres, podían venir. Generalmente se firma un permiso y una declaración jurada. Nos ayudaron mucho el doctor Gabriel Guerra y la doctora Claudia Cittadino para armar todo el protocolo y establecer qué cantidad de operarios podían venir en cada turno”. 

Por la mañana trabaja una burbuja y por la tarde, otra. A la semana siguiente, rotan. Es un sistema que funciona de lunes a viernes. “En realidad nos está dando un excelente resultado. Tratamos de ir modificando la dinámica laboral en función de lo que podemos observar y ver en ellos, sobre todo”, agregó.

Donaciones 
El Colegio de Magistrados y de Judiciales de la Provincia de Buenos Aires, departamental Bahía Blanca, realizó recientemente una valiosa donación a Coadis.

Esa acción particular permitió la compra de distintos tipos de materiales para la confección de los productos, que luego, desde esta entidad se venden. Un gesto solidario y valioso para el taller, que brinda un espacio laboral para sus operarios, donde el objetivo principal es la contención afectiva, su inclusión social y laboral otorgándole un valor y un sentido a sus productos. 


Verónica López describió el funcionamiento del taller

“Fue un trabajo de hormiga desde el año pasado. Realmente hubo mucho de gestión para poder continuar”


En relación a esto, López expresó que “lo que siempre hacemos es asegurarnos, por sobre todas las cosas, los materiales para que los operarios puedan trabajar. Se compró lo que es polietileno, plantillas y fibra para que pudieran seguir haciendo los escobillones. Eso es algo prioritario ante cualquier tipo de donación que recibimos”.

Por otra parte, hace pocos meses Rotary Club Tres Arroyos Libertad donó un horno para disecar frutas, el cual se probó pero todavía, por toda esta situación, no lo pudieron poner a trabajar. La idea es que lo usen los operarios y tengan una nueva línea de producción para generar más ingresos, pensando a futuro.

“La perspectiva para lo que resta del año es poder volver a estar todos juntos. Queremos continuar trabajando y además generar otros proyectos laborales. Tenemos un horno deshidratador de frutas y verduras, donde apuntamos a ponerlo en marcha. La idea es salir un poco de lo que tiene que ver con la bolsa del escobillón, y la limpieza de tapas. Queremos ampliar el trabajo”, afirmó. 

Del mismo modo, le otorgó relevancia al acompañamiento otorgado por la Cooperativa Agrícola de Micaela Cascallares.

Complejidad 
El año pasado fue difícil en todos los aspectos. Tuvieron que suspender todas las actividades porque trabajan con una población vulnerable, por lo tanto no pudieron asistir a su punto social de encuentro. “Fue muy complejo. Lo que si buscamos fue organizar trabajo domiciliario, es decir, ya que no podían venir a la institución, implementar un lineamiento laboral que nos permita el trabajo domiciliario para los operarios que tenemos. Diseñamos kits de trabajo, sin pensar que esto iba a durar tanto tiempo. Las familias nos empezaron a apoyar mucho, porque realmente veían que daba resultado”, subrayó. 


La sede de Despertar se encuentra ubicada en Viamonte 143. Allí los operarios realizan diversas tareas


En 2021, el comienzo fue con mucha alegría y sonrisas en los rostros de todos. Y no es para menos. En este sentido, López resaltó que “el reencuentro fue con una energía tremenda que hace que el trabajo sea sumamente dinámico. Se cumple a rajatabla con el protocolo sanitario vigente, porque hicimos fuerte hincapié en el uso del barbijo o tapabocas, de alcohol en gel y de la higiene en las manos. Todo eso, este año, se vio plasmado porque cuando armamos el protocolo vemos que se ha cumplido de manera excelente y la familia acompañó desde un primer momento, sin dudarlo”. 

Reinventarse 
Si bien los operarios no pueden salir todavía a vender en forma domiciliario o callejera (como ellos le dicen), siempre hay pedidos por teléfono. “Desde el año pasado implementamos la modalidad de delivery. Veníamos a trabajar y la gente llamaba y te decía: no vemos a los chicos. Armamos pedidos a través del teléfono. Uno se tiene que ir reinventando y acomodando a la situación que le toca”, remarcó.



Por esta razón es que se pensó en la manera de poder estar cerca de los operarios y más aún en comunicaciones virtuales, por medio del manejo de las herramientas informáticas o grupos de Whatsapp en los que pueden manejar un celular. No siempre hay llegada a todos, pero se trata de buscar la manera. 

Aquí, López destacó que “realmente fue un trabajo muy arduo. Hubo mucha gestión institucional, porque también se logró formar parte de la Federación de Talleres Protegidos, tanto provincial, como nacional. Nos juntamos todos los talleres por esta situación que estábamos atravesando y la ayuda mutua hizo que podamos seguir con nuestras gestiones”. 

Vacunación 
Ante la Federación de Talleres Protegidos, lograron que las personas con discapacidad puedan tener prioridad en la vacunación respecto al Covid-19. “Fue un trabajo de hormiga desde el año pasado y recién lo pudimos lograr este 2021. Realmente hubo mucho de gestión para poder continuar. Nunca bajamos los brazos”, reiteró. 

Por último, se tomó un momento para agradecer a quienes siempre están presentes en una labor con mucho en juego. “El agradecimiento es a todos y a la comunidad en general. Uno siempre está agradecido desde el que viene a comprar, y valora el trabajo que acá se realiza, hasta las donaciones que se reciben y no sólo económicas. Hace poco pasó que una profesora mía de la secundaria nos donó dulces y para mí fue algo maravilloso. Hemos tenido un grupo que nos donó la pistola para tomar la temperatura, la gente que colabora con la rifa, los socios. Es un gracias para todos”, finalizó.