Mariana Leguizamón y María Ibsen

La Ciudad

El martes cumplirá 97 años

El Hospital Pirovano que no se ve

25|07|21 10:53 hs.

El próximo martes 27 el Hospital Pirovano cumplirá 97 años, uno más del equipo sanitario cuidando la salud de los tresarroyenses. Allí se atienden más de 1000 personas por día, se recuperaron más de 6000 vidas del coronavirus, nacieron 300 bebés el último año y más de 600 personas que forman el equipo de salud afrontan una pandemia sin precedentes. 


El Centro Municipal de Salud ha aumentado la cantidad de prestaciones en los últimos 20 años en forma progresiva. Todo ello ha impactado en el funcionamiento del Hospital y en su infraestructura. 

En el año 2003 el Hospital comprendía unos 5192 metros cuadrados, con una arquitectura hospitalaria en forma de pabellones y con muchos años sin ser intervenido. Diego Rodríguez, director administrativo, y el arquitecto Cristian Casablanca, destacaron que “es entonces cuando se empieza a pensar en un Plan Director, vinculado a la necesidad de establecer una estrategia planificada de desarrollo estructural, con la convicción de buscar el modelo edilicio ideal para un hospital moderno, que responda directamente a las necesidades de la gente de nuestra ciudad”. 

Por este motivo, “se generó con la Dirección y personal de cada sector una agenda de reuniones para contemplar sus necesidades, funcionamiento del sector y su manera de trabajar y así se realizó este plan que abarca todo el sistema de salud pública, para planificar el Centro de Salud en función de un futuro crecimiento y que sirva para todos los integrantes del mismo y para la sociedad”. 

Así se inició un "plan de mejoras" con el personal propio para realizar el mantenimiento adecuado a cada sector, que va paralelo a las obras de infraestructura que también se realizan con la dirección de obra del arquitecto Casablanca y la ejecución del departamento de mantenimiento. 

En la actualidad el edificio se ha ampliado a 8010 metros cuadrados y se han refaccionado y restaurado a nuevo sectores existentes por 1719 metros cuadrados, que habían quedado obsoletos dentro del plan sanitario a nivel provincial. 


El arquitecto Cristian Casablanca y José González


En vísperas del 97º aniversario, es oportuno mostrar la dimensión del importantísimo rol que tienen servicios como Mantenimiento, Maestranza y Nutrición, Dietética y Alimentación en el desarrollo cotidiano del Hospital y la relevancia que cobran a la hora de brindar servicios de salud de calidad. Para conocer las distintas realidades dialogamos con sus referentes.

El arquitecto Cristian Casablanca comenzó a tener una mirada hacia la arquitectura sanitaria desde sus años de estudiante en Buenos Aires y La Plata. Luego en la Secretaría de Desarrollo Social fue jefe del área de emergencia habitacional durante 12 años y se involucró en el área de vivienda de interés social. Pero al mismo tiempo, relató que “sentía que me seguía faltando algo, que era lo sanitario”. 

Dijo que “paralelamente a mi trabajo en viviendas, empecé a capacitarme en el área de la Gerontología institucional y comunitaria, donde me cautivo su rama de especialidades, abarcando lo social, salud, psicología y arquitectura. Un dicho de un profesor que me quedó incorporado es ‘si nosotros los arquitectos interpretáramos que la arquitectura es para todos, es decir, si diseñáramos para los adultos mayores y para los niños, las ciudades serían para todos sin barreras".

Lo que buscan brindar en cada obra es accesibilidad y al mismo tiempo, calidad. Ejes fundamentales tanto para los pacientes como para el personal de la institución. En 2017 se incorporó a la Secretaría de Obras y Servicios Públicos, “a cubrir el espacio donde se encontraba el arquitecto José Pepe Duca, que se había jubilado, y así empecé a trabajar en forma conjunta con el sector de Mantenimiento en el Hospital”, mencionó.

Avances 
El Hospital cuenta con espacios de habitación y residencia, espacios administrativos, industriales, técnicos, incluso deportivos y todos ellos en una necesariamente ordenada relación interna. Tal es así que la calidad del diseño de un edificio hospitalario, pasa necesariamente por un adecuado esquema de la organización interna, correspondiente a estas complejas relaciones funcionales. 

En pandemia, el Centro de Salud ha logrado la remodelación integral de los quirófanos, del servicio de clínica médica, de la cocina central, una nueva farmacia y del CIC de Boca. Se encuentra en etapa de finalización la obra del Centro de Atención Primaria de Colegiales y la re funcionalización del servicio de Pediatría como también la puesta en valor del perímetro institucional. 

Además de las distintas readecuaciones realizadas para el abordaje específico del Covid-19, cuyos requerimientos son tan dinámicos y fluctuantes como el mismo impacto del virus y que demandó múltiples adecuaciones de infraestructura. 

En Mantenimiento 
Un ejecutor fundamental en estos logros que se enumeran es José González, jefe de Mantenimiento del Centro de Salud quien desde hace 36 años trabaja en el sector y rememoró como era el hospital que el transitó desde joven a este nuevo hospital que tenemos hoy.

Ama la institución y es un apasionado de su tarea y de ver cuánto se ha logrado. “Mi trabajo abarca todas las dimensiones, muchos de los muebles en hierro y madera que aún están en las oficinas fueron construidos por mi y por el servicio de Mantenimiento. Cuando yo ingresé hacíamos desde base las camas ortopédicas que hoy ya son electrónicas en su mayoría”, indicó. 

De ahí hasta la complejidad de colaborar en el reemplazo de la planta de aspiración que se utiliza en servicios claves como Covid, UCI y Emergencias. “Esto es lo que pudimos concretar hace unos días, que orgullosos realizamos el reemplazo de la vieja planta que yo también ayude a instalar el año que entré a trabajar con 19 años”, explicó.

En 1986 se inauguraron las áreas restringidas de Quirófano, Terapia Intensiva y Neonatología, ese es el comienzo de este modelo de Hospital, que hasta hoy se ha modificado casi en su totalidad. Las áreas conocidas hoy como Facturación o el Servicio de Emergencias antes eran Pediatría, Estadísticas o Laboratorio. 

En todos estos cambios José fue protagonista y artífice. “Antes por ejemplo tenías solo tres Centros de Atención Primaria y ahora tenés 18”, diferenció. 

También José y su equipo compuesto por 8 personas se encargan del mantenimiento de los Centros de salud de las localidades y realizan actividades tan disímiles como electricidad, plomería, arreglo de techos, cerraduras, entre otras. 

La construcción de un equipo 
El manejo de los residuos patogénicos, la entrega domiciliaria de tubos de oxígeno a los pacientes en préstamo y las mudanzas para la reestructuración de los sectores también son ejes de su servicio y que se agudizaron en tiempos de pandemia. 

Se fueron afectando y desafectando servicios y sectores de forma constante para el manejo del Covid-19. Todos estos sectores necesitaron de remodelaciones, mudanzas y desinfecciones a través de la pintura, antes y después de cada nuevo destino.

Cada uno de los integrantes del sector desde que ingresa al Centro de Salud hasta que se retira no cesa de resolver necesidades de los pacientes, del personal y además de generar un circuito ágil, para al mismo tiempo, realizar la ejecución de las obras de infraestructura dirigidas por el arquitecto Casablanca. 

Es un servicio cubierto las 24 horas, de 6 a 20 horas de forma presencial y luego mediante guardias pasivas. Explicó que “tratamos de estar para todo lo que nos necesiten y de resolver las necesidades, siempre con la mejor disposición”. 

La receta de la salud 
El Servicio de Alimentación y Dietética, a cargo de la licenciada Mariana Leguizamón, cocina 11.800 raciones por mes para la alimentación de los pacientes internados y personal autorizado a comer. 

Mariana explicó que “cocinamos para 400 personas por día y se indican 300 tratamientos de soporte nutricional especial por semana, esta es una modernización del servicio que implica ampliar el espectro de la alimentación”.

Todo este trabajo está a cargo del staff con 7 profesionales de la nutrición y además 11 agentes entre personal administrativo, cocineras y ayudantes de cocina. También se realiza atención de consulta ambulatoria en el Hospital y los Centros de Atención Primaria. 

Los menús se planifican de forma estacional para 3 meses y se contemplan especialmente días festivos, como por ejemplo Día del Padre, de la Madre, Navidad y Año Nuevo. “Podemos mencionar como ejemplo, para la última Nochebuena se cenó lomo de cerdo con ciruelas y papas fritas, con frutas a la crema de postre y las confituras clásicas de estas fechas. Por supuesto, respetando la dietoterapia de cada paciente en particular”, expresó.

El día comienza con la elaboración del desayuno a las 6.30 y luego se hace la recepción de alimentos frescos y el racionamiento para preparar el menú ya planificado. 

Puntualizó que “mientras tanto las nutricionistas vamos a la sala a evaluar los pacientes y recolectar la información de la alimentación indicada por los médicos”.

A las 8 llegan las cocineras, comienzan a preparar los menús y los tratamientos según las indicaciones. Las ayudantes acondicionan y sanitizan los alimentos recibidos temprano, limpian las instalaciones y preparan los postres y las guarniciones. 

Vuelven las nutricionistas de la sala y entregan a las cocineras las indicaciones. A las 11 se procede a la carga de los carros, en bandejas con menús ya identificadas con nombre y apellido. Cada uno de estos ciclos se repite a partir de la merienda. 

Alimentar con amor
En la cocina del Hospital la encargada de la administración de los alimentos y la recepción de los pedidos de los proveedores, es su encargada Silvia Aldaya. 

La licenciada María Ibsen detalló que “se adquieren 150 kilos de manzanas por mes y de cada una de las frutas, 200 kilos mensuales de acelga, por poner ejemplos cotidianos, y se incorpora harina integral en los alimentos, así como también se trabaja en disminuir al máximo el consumo de sal”. 

De pared a pared 
Ceferina Goycoa, Claudia Etcheverry, María Irigoin y Miriam Urrutia son quienes llevan adelante la coordinación de casi 100 personas entre mucamas y maestranza. 


Ceferina Goycoa y Claudia Etcheverry


Se encargan de la entrega de artículos de limpieza, de librería, de la cobertura de guardias y de la capacitación del personal de todo el Hospital, los Centros de Atención Primaria y de las localidades. 

Ellas distribuyen los elementos de limpieza, que por poner un ejemplo se adquieren en el Taller Despertar de Coadis 216.000 bolsas de residuos al año y 45.600 litros de líquidos de limpieza (entre lavandina, detergente, amonio y jabón líquido). 

Cosiendo con el corazón 
Este es otro de los servicios que vio modificada completamente su dinámica para enfrentar la pandemia. Ellas fueron las que en el mes de abril de 2020 confeccionaron durante días enteros los primeros equipos de protección personal que se utilizaron. 

Ellas cortaban piezas enteras de tela, brin, friselina, hule y comenzaron con la fabricación de camisolines, cofias, botas y barbijos. Luego cuando se formaron los equipos de voluntarias, a través de los cuales se recibió la colaboración de la comunidad fueron ellas quienes retiraban las piezas de telas de los proveedores, las cortaban y las repartían en los domicilios, previo y exhaustivo registro. 


María Irigoin y Miriam Urrutia, en el costurero


Agradecen la colaboración recibida en esta tarea de la licenciada Lucia Palma, personal de la institución y de todas las y los voluntarios que se sumaron al equipo. 

En este espacio Miriam es la encargada de confeccionar la ropa que se utiliza en el Centro de Salud. Abarca ropa de aseo, cortinas, batas y ambos y también los que ellos llaman los tambores de quirófano, que están compuestos de 18 piezas cada uno y se confeccionan 150 cada seis meses; esta es la ropa que se utiliza en las cirugías, en la que se destina casi toda la carga horaria de Miriam. 



El lavadero es otra área que se maneja desde este sector en el cual se acopia toda la ropa para las 151 camas del Centro de Salud, se envía al servicio de lavado y luego se distribuye de acuerdo a las necesidades. La limpieza de cada objeto que está dentro de los 8000 metros cuadrados que compone el Hospital está a cargo de este servicio, desde el piso hasta cada una de las paredes.

Todo se coordina y se cubre siempre. Así lo destacó Ceferina, jefa desde 2018. En estas historias, se destacan aspectos menos conocidos del Hospital y que son fundamentales para la atención y recuperación integral de la salud de cada una de las personas que han permanecido en situación de internación, siempre haciendo realidad el lema institucional “unidos construimos salud”.

   -0-0-0-0-

Comisión de Amigos
En el Centro de Salud siempre destacan la presencia y el apoyo de la Comisión de Amigos, especialmente en la figura de su presidente Eugenio “Coco” Galilea.

   -0-0-0-0-

Pese a la pandemia 
Diego Rodríguez, director administrativo del Centro de Salud, afirmó que “en 2020 comenzamos a planificar las obras en pre pandemia. Estamos muy orgullosos de decir que hoy y a pesar de los durísimos momentos que pasamos y todavía no hemos superado a nivel sanitario, pudimos completar la refacción de casi el 55 por ciento de los sectores que -según las evaluaciones arquitectónicas- aún presentaban un estado crítico. Estamos superando nuestras expectativas en cuanto a las metas propuestas”, señaló Rodríguez.