Juan Vassolo, junto a su tío Miguel García Larriestra (izquierda) y su motorista José Fígaro

Deportes

.

Juan Vassolo, con apellido ilustre

15|08|21 09:43 hs.

El aroma a caucho, aceite, o nafta, envolvían el ambiente del Moto Club y lo convertían en el centro de competencia especial del automovilismo zonal. En una zona de boxes plagada de bellezas mecánicas, los Mar y Sierras A generaban ayer algo especial por su estética, símbolo de velocidad e historia; y en ese clima especial que el apellido Vassolo esté en competencia con la siempre recordada unidad que llevó a Miguel García Larriestra a más de una corona, potencia el espectáculo y revalida el sagrado recuerdo de la más “potente”. 


 Luciendo el N°38, Juan Manuel Vassolo, hijo del recordado y campeonísimo Diego Ricardo, está haciendo realidad el sueño de correr su primera carrera en el Moto Club, en lo que es su segunda competencia dentro de la divisional. “Es mi debut acá después de haber estado en San Cayetano; hacemos experiencia”, reconoció Juan con una sonrisa. 

Pero toda esta historia arma un presente especial. “Siempre la vi del otro lado, hoy cuando estábamos entrando al Moto Club le dije a Miguel ‘me estás cumpliendo el sueño de correr Mar y Sierras acá’. Cuando me llamó no dudé un segundo en sumarme a este desafío, es algo distinto a lo que yo manejo en Pila (ciudad ubicada entre Castelli y General Belgrano) donde fui dos veces subcampeón de karting 110 y tercero en 150; hasta el 2019 corría en la Limitada Belgranense, unas cafeteras del estilo de Mar y Sierras B, aunque con sólo 180 caballos de potencia. Estas tienen un poco más (risas), así que debo girar y aprender”, entendió. 

“Vamos mejorando”, repetía con satisfacción más allá de haber perdido dos tandas en la mañana, “la segunda por un problema en el motor, donde por suerte apareció José Fígaro que sin conocerme solucionó el problema en el botador y pudimos clasificar”. Las mejoras llegarán con “trabajo y más trabajo. Este auto estuvo mucho tiempo parado, venimos variando cosas en el chasis y este es el único motor 3 litros de la categoría, no son excusas pero sí realidades, como la que a mí me falta mucho aún”, confesó. 

Su padre Diego le pidió “que disfrute esta categoría porque para él el Mar y Sierras fue el mejor auto que manejó, incluso más que el TC, que me va a llevar un tiempo la adaptación pero que le dé para adelante, él me tiene fe, qué más puedo pedir. Acá yo soy feliz, lo de mi tío Miguel es increíble, ojalá no se arrepienta (muchas risas)…” Para que hoy el saldo sea positivo, sólo habrá necesitado “girar lo más posible, mejorar, mantener el auto sano para poder seguir en el campeonato”. En el perfil de su gratitud con orgullo salieron los agradecimientos para “mi tío Miguel que me dio la posibilidad, a José Fígaro, Miguel Roldán, Gastón Bona, los sponsors, a mis hermanas María Bautista y Milena”, valoró con una sonrisa, porque pese a quedar relegado, Juan Vassolo es de los pilotos que más disfrutan este fin de semana en el Moto Club.