La Ciudad

Buscan sumar 10.000 árboles en Tres Arroyos

Los ingenieros agrónomos iniciaron un plan de forestación de 20 años

22|08|21 11:57 hs.

El Centro Regional de Ingenieros Agrónomos de Tres Arroyos (CRIATA) dio inicio a un plan de forestación previsto a 20 años, que se extenderá hasta 2040. Tiene como finalidad realizar una forestación en espacios públicos que lo requieran. 


Según puntualiza un material explicativo del proyecto, se busca “plantar cada año unos 500 árboles, logrando así un bosque de al menos 10.000 árboles diseminados por los espacios públicos de la ciudad que hoy no están”. 

La iniciativa se apoya “sobre una mesa de tres patas compuesta por el CRIATA, el municipio y el barrio donde se realizan las plantaciones. 

Por este motivo, La Voz del Pueblo dialogó con los ingenieros agrónomos Pablo Errazu, Jorge Di Luca, Hernán Arispe y Marcos Carbajo, integrantes de la subcomisión de arbolado de la entidad. 

Jorge Di Luca explicó que “es un plan que nace como un proyecto del Colegio de Ingenieros Agrónomos y Forestales de la provincia de Buenos Aires. Trabaja muy estrechamente con todas las asociaciones de ingenieros agrónomos de ciudades de la provincia”. 

Tres Arroyos pertenece a la Región Sur del Colegio, donde hay seis asociaciones y una de ellas es el Centro ubicado en nuestra ciudad, cuya área de alcance es Tres Arroyos, San Cayetano, Gonzales Chaves y parte de Coronel Dorrego. 





El trabajo específico planificado desde el CRIATA cuenta con profesionales de nuestra ciudad, así como colaboradores en las localidades y en los municipios de la región incluidos. “Siempre hay un colega o grupo de colegas en las localidades que ayudan en esta iniciativa”, puntualizó Di Luca. 

Se dieron los primeros pasos y ya es visible la intervención que se concretó en avenida Constituyentes. “La idea es con el municipio, con los vecinos y con los colegas desarrollar el proyecto. Que cada una de las tres patas de la mesa realice su parte, para que entre todos logremos éxito”, expresaron los entrevistados. 

Las inversiones en las especies son importantes. Observaron que “lo más fácil es plantar y lo más difícil es que llegue a buen término, lleva dos o tres años que los árboles se arraiguen e independicen de las condiciones ambientales y del control de plagas”. 

 Otro aspecto a tener en cuenta es que “las condiciones en esta zona no son fáciles, por la capa de tosca que hay en muchos lugares, así como debido a los veranos calurosos con vientos fuertes, período en el que suele haber déficit hídrico”. 

La definición de la cantidad de plantas previstas por año obedece a las posibilidades de hacer un seguimiento. “Son 500 para Tres Arroyos, es lo que se programó, con un total aproximado de 10.000 en dos décadas. Creemos que es un número que nos permite hacer un buen control de la plantación”, argumentaron. La primera etapa consistió en la planificación y obtención de las especies. 

La Municipalidad se encargó de realizar los pozos y la plantación, que tendrá un sistema de riego. “Va avanzando bien”, destacaron. 

Las especies que se están incorporando en el mencionado sector de Constituyentes son Crespón Blanco, Acacia Visco y Fresno Rojo. Marcos Carbajo explicó que “hay un listado de 20 especies, con características que se adaptan a distintas alternativas”. 


Los ingenieros agrónomos Pablo Errazu, Jorge Di Luca, Marcos Carbajo y Hernán Arispe




El personal municipal “debió hacer un pozo de un metro cúbico -puntualizó Di Luca-. La tosca está a diez o quince centímetros, hay que romper la capa de tosca, llenar con tierra negra y ahí recién hacer el plantado de la especie que corresponde”. 

 A modo de ejemplo, mencionó que “en otras zonas, en Orense por citar un caso, la plantación se realiza de una manera mucho más simple. No hay necesidad de hacer un trabajo tan grande con un martillo neumático”. 

El proyecto en la citada avenida “tiene riego incorporado. Nos asegura que en el verano, si funciona bien, estamos cubiertos. Es la época del año donde tenemos un cuello de botella con el personal, porque está trabajando como refuerzo en la costa o de vacaciones”. 

El control de plagas tendrá lugar entre los vecinos y los ingenieros agrónomos. De todos modos, “vienen elementos para la protección de plagas, está previsto colocarlos”. 

 Los ejes 
Un aspecto destacado es la mirada estratégica que abarca dos décadas, un tiempo que excederá a la actual conducción del CRIATA y también del municipio. 

 Hay tres instancias claras en la organización, descriptas en los lineamientos de trabajo. 

El CRIATA, en forma conjunta con el municipio o delegación local definirá una secuencia de forestación para los años subsiguientes en los espacios que así lo ameritan. Así cada año se sabrá qué lugar será forestado al año siguiente. Es decir que este año se debe saber que se forestará en 2022. 

 Una vez definido el espacio, el Centro sugiere desde el punto de vista técnico, que especie forestal seria la indicada para dicho espacio. 

Asimismo, en forma conjunta y con la intervención de Desarrollo Social del municipio, se aspira a incentivar “la formación de una comisión barrial que acompañe sobre todo el mantenimiento diario, durante los primeros años de vida de dicha forestación”. 

 Seguimiento
La planta urbana va incorporando nuevos espacios, que necesitan una forestación apropiada. No toda podrá ser cubierto mediante esta iniciativa, pero sí constituirá un aporte significativo, con cambios que se empezarán a percibir en los primeros años. Los ingenieros agrónomos comentaron que “en localidades del distrito se hicieron ya algunas plantaciones. Están organizados, vamos a hacer el seguimiento y queremos asegurarnos de que tenga un alto porcentaje de éxito. Es lo más difícil en el primero y segundo año de vida de la plantación”. 

Dentro de las actividades en la región, “uno de los proyectos en Adolfo Gonzales Chaves contempla forestar el acceso al Parque Industrial y la salida a la ruta 75. Eso ya está concluido”. 

Días después de que el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de la ONU advirtiera sobre el “impacto irreversible” del calentamiento global, este trabajo implica una manera de “mitigar los efectos” y ayuda a mejorar el entorno.    


           -----------------------------

El equipo

El grupo de ingenieros agrónomos que se desempeñan en el proyecto de arbolado quedó formado de la siguiente manera: 

-Tres Arroyos: Jorge Di Luca, Fabricio Lazzarini, Pablo Errazu, Marcos Carbajo, Mariana Di Salvo, Roxana Iaconis, Hernán Harispe y Zulema Copperi. 
-Adolfo Gonzales Chaves: Mariana Albertsen y Luis Fossati 
-San Cayetano : Aldo Gargaglione 
 -Orense: Tomas Valsangiacomo 
-Copetonas/Reta : Natalia Ross/Irene Zubiaur 
-Bellocq: Adrián Etcheto -Claromecó: Carlos Carabio 


          ------------------------------

Roles bien definidos

En el proyecto elaborado por el CRIATA, que comenzó a ponerse en práctica, se describe la intervención por parte de los ingenieros agrónomos, el municipio y los vecinos. 

Los ingenieros brindan el conocimiento técnico para la elección de la especie destinada al espacio público definido; hacen el pedido de presupuestos, control de calidad y características de las especies. También están a cargo de la gestión de los recursos financieros para la adquisición de las plantas. 



Otra actividad contemplada es preparar un protocolo de labores como “definición de un cerco en caso de ser necesario, riego por goteo, confección de hoyos, fertilización previa y todo tipo de tarea inherente a una correcta plantación”. Igualmente, podrían elaborar un protocolo “de poda de formación y mantenimiento, en caso que la especie en cuestión lo amerite”. 

Van a llevar a cabo el seguimiento durante los primeros cinco años en temas como riego, control de hormigas, roedores, enfermedades o fauna zonal que pueda afectar estos lugares. 

Por su parte, el municipio aporta “la mano de obra y materiales para el riego por goteo (en caso de ser sobre uno de los arroyos confeccionar una toma aguas arriba, regando así de forma natural y sin costo de energía)”. 

También maquinaria para la preparación del espacio a forestar en caso que así lo demande y la mano de obra para la confección de hoyos y plantado de los árboles. 

 Se propuso igualmente que designe a “uno o más responsables del seguimiento de la forestación de los próximos 4 o 5 años”. 

Para el barrio donde se realiza la incorporación de especies, queda “la sencilla y trascendental labor de seguimiento diario de la forestación durante los primeros años de vida. Que no entren caballos, aparezcan hormigas, que falte o sobre el agua, etc. es sumamente necesario para el éxito de la plantación”.