Policiales

La víctima tenía 5 años al momento de los hechos

Nueve años de prisión por abusar de la hija de su pareja

10|09|21 08:41 hs.

Un joven tresarroyense que se encuentra detenido hace poco más de un año, fue condenado a nueve años de prisión tras haber firmado un acuerdo de juicio abreviado por el abuso sexual de la hija de cinco años de su pareja. 


La pena recayó sobre Santiago Facundo Maldonado, de 19 años, quien fue condenado tras haber aceptado un acuerdo de juicio abreviado en el marco de una causa caratulada “abuso sexual con acceso carnal agravado por ser encargado de la guarda reiterado (en al menos tres oportunidades) y lesiones leves en concurso real” entre él, su abogado defensor, el doctor Sebastián Martínez, y la fiscal del caso, la doctora Natalia Belén Ramos, el cual fue aceptado por la doctora Fabiana Brandolín, en su carácter de jueza unipersonal del Tribunal Oral en lo Criminal de Tres Arroyos. 

En la sentencia también fue castigada su pareja, una joven identificada por sus iniciales como F.J.A. (su nombre se preserva para proteger a la menor víctima), quien recibió una pena de tres años de prisión en suspenso tras haber sido hallada penalmente responsable del delito de “abandono de persona agravado por la calidad de su autor”. 

El caso por el que fueron condenados Maldonado y su pareja, fue denunciado a mediados de 2020 por la abuela de la víctima, una nena de cinco años. 

Tal como trascendió oportunamente, Maldonado fue condenado luego que la Justicia entendió que abusaba de la niña y le provocó lesiones que su madre debería haber advertido en situaciones cotidianas, como cuando era bañada, pero nunca denunció sus sospechas. Algo que efectivamente realizó su abuela, cuando tomó contacto con las mismas mientras aseaba a la pequeña. 

F.J.A. es apenas un poco mayor que el sospechoso, quien fue arrestado en la tarde del martes 14 de julio de 2020, tras una orden dispuesta por el Juzgado de Garantías a la luz de las pruebas presentadas en tal sentido por la Fiscalía de Género de Tres Arroyos. 

Para el avance de la IPP y el respectivo pedido de prisión preventiva, pudo saberse que fue clave el resultado de la Cámara Gessell, una pericia en la que la niña pudo relatar los vejámenes que habría sufrido a manos del joven que, a pesar de la denuncia y las actuaciones judiciales que lo tuvieron como objeto, mantuvo el vínculo con la madre de la nena.